Mi bebé ya no quiere ir a la guardería o con la niñera

La pediatra Béatrice Di Mascio nos explica por qué sucede esta crisis.

"Mi hija de 9 meses ya no quiere ir a casa de su niñera, ¿qué puedo hacer?". Nuestra especialista, la pediatra Béatrice Di Mascio, responde a la pregunta de Marie-Alexandra.

El llanto es un medio de comunicación que permite al bebé expresar una necesidad, una emoción, una sensación, un malestar, un dolor... Los padres tienen que analizar el modo en que se produce.

A los 9 meses, el niño atraviesa una etapa difícil y fundamental de su desarrollo llamada la crisis de la separación. En ese momento, toma conciencia de que existe de por sí mismo, que no forma parte de su madre. Se desune. De pronto, cuando no está con su madre, tiene miedo de no volver a verla. Por eso, hasta los 13 ó 14 meses, el niño vive las separaciones con dificultad.

Para ayudarle a superar esta etapa, hay que trabajar con el bebé la permanencia del objeto. Escondemos un objeto que reaparece. Así, poco a poco, el niño comprende que aunque dejemos de ver una cosa o a alguien, eso no significa que sea para siempre, incluida su mamá.

Por la mañana, cuando lleves a tu bebé a casa de la niñera o a la guardería, tómate más tiempo y no olvides dejarle sus objetos transicionales: el peluche, el trapito, el chupete... Y si es su padre el que la lleva, todavía mejor.

Declaraciones recogidas por Frédérique Odasso
© Enfant Magazin

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!