Beneficios de esconderle cosas al bebé

Además de ser divertido para el bebé, estos juegos tienen todos estos beneficios.

Tu pequeño adora los juegos en los que algo (incluso tú) desaparece ante sus ojos y luego vuelve. Le ayuda a comprender la noción de "permanencia del objeto" y a aceptar mejor las separaciones.

Lo que cambia tu bebé

Antes de los 9 meses aproximadamente, tu hijo no busca una pelota que escondes bajo un cojín delante sus ojos. Para él, si la pelota ha desaparecido, es que ha dejado de existir. Pero, poco a poco, a lo largo de los meses, va interesándose más y más y va tomando conciencia de que las cosas no son tan sencillas. Hasta que, al final, busca la pelota debajo del cojín y la hace reaparecer. ¡Felicidades!

¡Qué progreso!

A partir de ese momento, tu pequeño sabe que los objetos existen, incluso cuando están lejos de su vista. En adelante, comprenderá que cuando cruzas el umbral de la puerta puedes reaparecer en cualquier momento. "Este descubrimiento es pues fundacional, sobre todo porque le va a permitir soportar mejor tus ausencias", señala la psicóloga Emmanuelle Rigon.

Ansiedad controlada

Durante esta etapa, cuando juegas a hacer desaparecer y reaparecer un objeto o a cubrir y descubrir tu cara con la mano, tu pequeño no se cansa nunca.

Por ejemplo, con el juego del cucu-trás, tu bebé aprende a controlar algunas situaciones que le inquietan y a resolver la ansiedad provocada por tu ausencia. De este modo, logra reforzar su sensación de seguridad, algo fundamental para la construcción de la realidad: lo que vale para la pelota escondida, valdrá también para todos los objetos del mundo. ¿Cómo podrías vivir olvidando que tienes un hijo? ¿Una casa? ¿Un trabajo que entregar?

Safia Amor
© Enfant Magazine

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!