Canciones y juegos con los dedos para bebés

Jugar con tu bebé es sencillo, divertido y ¡ayudas en su desarrollo!

¿Sabías que el desarrollo de tu bebé pasa por sus manos y sus dedos? A través de juegos muy sencillos y cancioncillas puedes no solo distraerlo, sino también estimularlo.

Para tu hijo, jugar con los dedos en más que una diversión. Gracias a esos juegos, le transmites ternura y eso le permite ejercitar su lenguaje y su inteligencia. Aquí tienes algunos juegos que le encantarán.

El tacto también desempeña un papel importante en el desarrollo de la inteligencia de tu bebé. Aprenderá antes a llamar a los objetos por su nombre si puede cogerlos con la mano. Y durante toda su vida sentirá la necesidad de estimular los dedos: manosear, acariciar, amasar… De modo que, además de proponerle juegos con los dedos, ofrécele materiales muy diferentes para que pueda tocarlos.

Si tu bebé todavía es muy pequeño, empieza, por ejemplo, con una pelota o un sonajero. Más adelante, no habrá límites para la exploración de los sentidos: papel de seda arrugado, telas esponjosas, cuentas de collar en un lazo bien anudado…

1. La hormiguita que sube por el brazo

Una hormiguita que sube por aquí, por aquí y… ¡aquí está!

  • Al pronunciar estas palabras, pasea los dedos a lo largo del brazo de tu bebé, partiendo de la muñeca hasta llegar a la base del cuello.
  • Al final del movimiento, uno de tus dedos roza suavemente su naricita, cogiéndolo por sorpresa.
  • Si además le haces unas cosquillitas por todo el cuerpo, seguro que se parte de risa.

2. Buenos días, señora… Buenos días, caballero

Alguien sube por la escalera, llama a la puerta, toc, toc… Buenos días señora, buenos días caballero.

  • Cuando repitas estas palabras por segunda vez, dale unos golpecitos en la frente.
  • La tercera, tírale suavemente de la oreja y la última vez atrápale la punta de la nariz y estira con cuidado.
  • Al canturrear la primera frase, hazle cosquillas con el dedo en la tripita y en el pecho.
  • Este juego proporciona a tu bebé unas sensaciones físicas muy intensas.

3. Este fue al mercado

“Este fue al mercado, este compró un huevo, este lo frió, este le puso la sal y este pícaro gordo ¡se lo comió!”.

  • Para jugar a este juego, tienes que estirar suavemente los dedos de tu hijo, uno tras otro, empezando por el meñique.
  • Si haces una pequeña pausa antes de llegar al dedo pulgar, lograrás incrementar la tensión. Tu bebé la capta porque el tono de tu voz sube sin que te des cuenta.
  • Generalmente, el pequeño se echa a reír antes de la última frase, de simple excitación, porque ya recuerda lo que viene después.

4. Por aquí pasa un camino…

Por aquí pasa un camino, por allí cruza un puentecito. Por aquí salta un pájaro y por allí un conejito. Por aquí crece la hierba y por allí hay un patito.

Para empezar, puedes seguir las líneas de la mano de tu bebé y luego darle golpecitos en la palma o estirar de los dedos con cuidado.

  • Además de sentir unas cosquillitas muy agradables, también está adquiriendo el sentido del tamaño y de la textura de su mano.
  • Para que aprecie bien este juego, es aconsejable que la luz de la habitación sea tenue para que pueda concentrarse totalmente en la percepción de su cuerpo.

5. La familia de hormigas

“Primero aparece el papá hormiga. Luego viene la mamá hormiga y, detrás, muy pegaditas, aparecen sus hijitas hormiguitas”.

  • Recorre el brazo de tu hijo hasta el cuello con firmeza: es el papá hormiga. La mamá da pasos más suaves y las hormiguitas le hacen cosquillas y corren por su cabecita.
  • ¡Verás cómo disfruta tu bebé!
  • ¿Te han gustado estos juegos con los dedos? ¡Pues anímate a crear los tuyos propios!

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!