Cómo elegir juguetes para bebés según su edad

¿Qué juguetes le divierten más al bebé? ¿Son apropiados para su edad?

Tu bebé se toma tan en serio el juego y se aplica tanto a él como tú al trabajo. Es normal, porque gracias al juego, el niño se desarrolla de forma equilibrada desde un punto de vista intelectual, afectivo y físico. Descubre todo lo que tu bebé aprende gracias a sus juguetes o a los juegos.

>> 0-6 MESES

Ideales para estimular sus sentidos: el sonajero, el pórtico, la alfombra...

El bebé empieza por observar sus primeros juguetes con mucho interés. ¡Cuántas formas y colores! Aguza el oído porque siente curiosidad por los sonidos que emiten. Incluso intenta alcanzarlos con la mano, agarrarlos. Una vez asidos, los agita, los golpea, los tira y los chupa.

Aprende con su cuerpo

Frente a un sonajero, un pórtico o una alfombra de actividades, todos sus sentidos están en alerta. En primer lugar, la vista, que aún no está totalmente desarrollada. Al observar sus elementos, tu bebé aprende a distinguir los contrastes, las formas, los colores y los límites de un objeto. Cuando lo agita delante de la cara, se entrena a seguirlo con la mirada, desarrollando así su campo visual, muy limitado durante los primeros meses. Por supuesto, también estimula el tacto, al descubrir diferentes materias y texturas con sus manos. Y su agudeza auditiva, gracias a los juguetes que llevan cascabeles.

La psicomotricidad también progresa. A fuerza de intentar agarrar los elementos del pórtico, pasarse el sonajero de una mano a otra o de metérselo en la boca, mejora la precisión de sus gestos y perfecciona la coordinación entre las manos y los ojos.

Aprende con la cabeza

Mientras tu bebé se agita, su cerebro está en plena ebullición, procesando toda la información sensorial que recibe su cuerpo sobre un mismo objeto (forma, color, olor, textura, peso, etc.). Luego lleva a cabo una síntesis para construir una imagen única del objeto, que inmediatamente queda almacenada en la memoria. ¿Y para qué le sirve este proceso? Para reconocer el juguete la próxima vez.

Gracias al sonajero, la alfombra de actividades o el pórtico, tu hijo experimenta también las leyes físicas básicas. No, esta pelota no se queda suspendida en el aire cuando la suelto. Sí, dos objetos sujetos por hilos se entrechocan cuando se agitan o cuando sus trayectorias se cruzan. Sí, el pórtico siempre es igual, aunque lo mire desde puntos distintos de la habitación.

Y eso no es todo. El bebé descubre la causalidad: comprende enseguida que al agitar el sonajero, provoca un ruido.

Aspectos psicológicos

¡Anda, cuando toco el sonajero, no tengo la misma sensación que cuando me toco el brazo! Evidentemente, tu bebé no formula de una manera tan consciente y precisa este tipo de deducción. Pero la experiencia le reafirma en una sensación que tiene de forma más o menos difusa desde su nacimiento: no se funde con el mundo que le rodea, posee un cuerpo distinto de su entorno. Jugando, pule la conciencia de sí mismo.

>> 6-12 MESES

Ideales para trabajar el equilibrio: juegues como "cucú, no estoy" y "al paso, al trote, al galope"

La atención de tu bebé se centra inmediatamente en tu cara, su juguete preferido. Tras un primer momento de observación, tu bebé expresa sus emociones cuando le haces cosquillas o cuando le haces saltar sobre tus rodillas. Carcajadas, gestos de sorpresa y, a veces, de desagrado? ¡hay de todo!

Aprende con su cuerpo

Durante estos juegos tan físicos, tu bebé reúne todo tipo de información sobre su cuerpo. Qué raro, nota más las cosquillas en la planta de los pies o bajo el mentón que en el muslo. Es una excelente ocasión para familiarizarse con las diferentes partes del cuerpo e identificar los límites.

Y, luego, cuando su padre lo hace galopar sobre el muslo, el niño moviliza todo su sistema de equilibrio. Es un entrenamiento ideal para aprender a caminar o a montar en bicicleta en el futuro.

Aprende con la cabeza

?La hormiguita que sube? es toda una lección de concentración. Hay que estar realmente muy atento para seguir la trayectoria y aprovechar plenamente del instante en que estallan las cosquillas. Lo mismo ocurre con el juego del ?cucú, no estoy?: no hay que despistarse y perderse el momento en el que mamá asome de detrás de la cortina. En estos juegos con argumentos repetitivos, tu bebé también pone a prueba su memoria y su capacidad de anticipación. ¿Se acordará de una vez para otra del lugar donde la hormiguita se detiene? ¿Debajo del mentón o en la barriguita?

Si por casualidad introduces un cambio en esta rutina, el pequeño aprende a adaptarse a un acontecimiento imprevisible, a una situación desconcertante. ¡Es muy útil en la vida! Y, sobre todo, el hecho de que el juego se desvíe de lo que él espera demuestra que vuestros pensamientos no son idénticos. Poco a poco, gracias a estos intercambios, tu pequeño sale de su egocentrismo y puede aprender mejor el mundo.

Aspectos psicológicos

¿Se parte de risa? Le respondes con una gran sonrisa. ¿Se muestra nervioso? Lo acaricias para calmarlo. Tu bebé comprende que su comportamiento tiene un efecto sobre el entorno, que cuando expresa algo, le oyen. Es importante para coger confianza en sí mismo y redoblar las iniciativas.

Durante esos ?cara a cara?, el bebé se familiariza con las diferentes expresiones faciales y aprende a interpretarlas. También se da cuenta de que en un intercambio existen turnos: uno habla o actúa mientras el otro escucha, y a la inversa. Es una regla básica de la comunicación.

Por último, el ver desaparecer tu cara detrás de una tela para reaparecer enseguida con una gran sonrisa es un medio fantástico para aprender a controlar las ausencias. Aunque tu bebé no te vea, sigues existiendo, ¡uf!

Isabelle Gravillon
© Enfant Magazine

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

  • Juguete móvil en la cuna

    Por qué tu bebé debería tener un juguete móvil en su cuna

  • Juguetes para bebés

    Juguetes para bebés

  • ¿Qué juegos divierten al bebé?

    ¿Qué juegos divierten al bebé?

  • Estimular al bebé con juegos de sorpresas

    Estimular al bebé con juegos de sorpresas

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!