Juguetes para el baño del bebé

¡Qué divertido es el baño!

Necesitas bañar a tu bebé para lavarlo, claro, pero también para disfrutar de un momento agradable y de complicidad compartida. ¡Sobre todo con juguetes que hacen “pluf”!

Desde que se mantiene sentado, tu pequeño controla mucho mejor sus movimientos. Ve los objetos que quiere agarrar desde la perspectiva adecuada, lo que permite a sus manos ir derechas al objetivo. Se siente orgulloso de su nueva aptitud y quiere ponerla en práctica a todas horas… ¡también en el baño, por supuesto!

Con los juguetes de baño, descubre que tiene poder sobre los elementos. Si coloca un barco en la superficie del agua, flota. Puede hacer que baile creando olas con las manos. Y si llena el barco de agua, este se hunde hasta el fondo de la bañera, como sus propios pies. Cuando lo recupera, descubre que está lleno de agua. Lo inclina y un hilillo de agua cae sobre su brazo, su tripa, su mejilla… ¡qué cosquillas! Tu pequeño estalla en carcajadas.

Jugar con el agua y los compañeros de baño

¡Cuántos compañeros tiene a la hora del baño! Animales de la granja, animales divertidos o cariñosos y compañeros que rocían agua.

Desde muy pequeño, tu bebé disfruta de la compañía de patos, peces y otros animales acuáticos a los que hace saltar, nadar y bucear bajo el agua. ¡Cuidado con las salpicaduras a la hora del baño!

Hacer mil descubrimientos e imitar

En el agua, tu pequeño pone en práctica sus capacidades motrices: llenar, trasvasar, verter… ¡Qué divertido es jugar con los cubiletes o con el molino de agua para ver de dónde viene el líquido y adónde va a parar, ¡aunque termine rociando a mamá!

Lavar la muñeca, enjuagar el peluche… A los niños les encanta imitar a sus padres. Es un modo de aprender mejor el mundo que les rodea y, a veces, de desdramatizar algunas situaciones como, por ejemplo, el momento en que le lavas la cabeza con champú, que le provoca picor en los ojos.

¿Por qué no leerle un cuento?

Como el baño favorece la relajación y el intercambio, es un buen momento para improvisar una sesión de lectura el en agua. Existen libros de plástico blando especialmente diseñados para la bañera que permiten pasar un momento agradable.

© Enfant.com

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!