Mareos durante el embarazo: causas y soluciones

Por qué tengo mareos en el embarazo y qué remedios ayudan

Durante el embarazo, el abdomen crece y aumenta el volumen de sangre. Si te sientes mareada de vez en cuando, no es de extrañar, por más molesto y desagradable que pueda resultarte. Es algo común que puede durar una semanas al comienzo del embarazo o, en algunos casos, extenderse durante más tiempo.

Es posible que notes mareos especialmente al levantarte, cambiar de postura o con el movimiento del coche. Y es que, los cambios hormonales característicos del embarazo se acompañan, entre otras cosas, de un descenso de la presión arterial. Conoce las causas y las soluciones a los mareos durante el embarazo.

¿Por qué siento mareos durante el embarazo?

mareos durante el embarazo 

Al ir adaptándose el cuerpo al embarazo, el sistema cardiovascular tiene muchos retos que afrontar: la cantidad de sangre aumenta y los vasos sanguíneos se ensanchan. El corazón tiene que trabajar más y la presión arterial tiende a bajar durante los primeros meses del embarazo.

Además, los cambios en el metabolismo pueden conducir más fácilmente a un nivel bajo de azúcar en sangre, que puede ir acompañado de temblores y aumentar los problemas circulatorios.

El primer trimestre de embarazo, puede verse más afectado por los mareos, a menudo en combinación con náuseas. Lo importante que debes saber es que son normales en las primeras semanas del embarazo,  aunque algunas mujeres los sufren a lo largo de la gestación. Cuanto más crece el bebé, más presión ejerce su útero sobre tus vasos sanguíneos. Esta es la razón por la que los mareos también son comunes en el segundo y tercer trimestre.

En este momento, el cuerpo de la futura madre tiene que adaptarse a la nueva situación del embarazo y ajustar el metabolismo, especialmente la circulación sanguínea. 

En muy pocos casos, los mareos durante el embarazo son peligrosos. En casos muy puntuales, los mareos llegan a más y el cerebro no recibe suficiente oxígeno, por lo que es posible que se desmaye brevemente.

La probabilidad de sufrir un mareo aumentará si permaneces es espacios cargados y pequeños, o estás demasiado tiempo de pie.

Otra molestia asociada al embarazo es el síndrome de hipotensión supina. Ocurre cuando te tumbas boca arriba y el útero comprime tus vasos sanguíneos, dificultando así el retorno venoso. Entonces se produce un descenso de la presión arterial y te sientes mareada. Para evitarlo, procura acostarte de lado e incorpórate despacio.

Qué hacer para aliviar los molestos mareos del embarazo

Para evitar mareos, las mujeres embarazadas deben hacer una cosa por encima de todo: dar tiempo al cuerpo para ajustar su flujo sanguíneo. Esto significa que después de sentarse o acostarse, es preferible levantarse lentamente para que la sangre tenga tiempo suficiente para fluir hacia el cerebro. Descansa un momento y espera hasta que te sientas lo suficientemente bien como para levantarte. 

Otros consejos que pueden ayudar contra los mareos: 

- Bebe al menos 2 litros de agua al día. Un buen estado de hidratación es fundamental.

- Realiza 5 comidas al día. El ayuno prolongado puede favorecer la aparición de hipoglucemia.

- Cuando cambies de posición o te incorpores de la cama, no realices movimientos bruscos.

- Si te acuestas boca arriba, puedes experimentar un síndrome de hipotensión supinadebido a la compresión de los vasos sanguíneos por parte del útero grávido. Para evitarlo, duerme de lado.

- Ventila bien las habitaciones.

- Evita permanecer en lugares con altas temperaturas.

- Estimula la circulación sanguínea mediante la práctica de ejercicio moderado. 

- Utiliza ropa holgada y cómoda, que no te oprima.

- No permanezcas en la misma postura durante demasiado tiempo.

Mareos durante el embarazo: ¿cuando acudir al médico?

Los mareos durante el embarazo son una molestia pero generalmente no responden a ninguna complicación, son frecuentes y comunes. Si los síntomas del mareo persisten o si existen otros síntomas como alteraciones visuales o dolores de cabeza además del mareo, debes contactar con tu médico de forma urgente.  Esto puede aclarar si los síntomas agudos se deben al embarazo o si otros factores son el desencadenante.

Si la presión arterial es constantemente baja, consulta con tu especialista para asegurar que el suministro de sangre a la placenta esté garantizado.  

En cualquier caso, los problemas circulatorios también pueden tener causas médicas y estar relacionados con la enfermedad de la tiroides, preeclampsia o anemia. Si tienes sangrado o dolor abdominal intenso, también podría tratarse de un embarazo ectópico. Para todos los síntomas que son inusuales o preocupantes, no dudes consultar a tu médico.

Suscríbete al Club Conmishijos

Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!