Embarazo huero o anembrionario: qué es, síntomas y causas

Embarazo sin que se desarrolle el embrión

Un embarazo huero o embarazo anembrionario sucede cuando el óvulo fertilizado se implanta en el útero, sin embargo, nunca llega a convertirse en un embrión. Es una de las posibles causas de pérdida de embarazo y, mientras que muchas mujeres ni siquiera son conscientes de que han tenido un aborto espontáneo, otras sienten todos los síntomas del embarazo. Te explicamos por qué se produce y cuáles son los síntomas de un embarazo huero. 

Qué es un embarazo huero

Embarazo huero

El embarazo huero es una de las causas de aborto espontáneo. Suele suceder en las primeras semanas de embarazo, en ocasione tan pronto que muchas mujeres no se dan cuenta de que están embarazadas. 

Una vez fertilizado, el óvulo (ahora denominado cigoto) debe avanzar hasta el útero y adherirse a la pared uterina, donde comenzará su proceso de crecimiento de nueve meses. Si algo va mal en todo este proceso, no se producirá el embarazo.

Artículo recomendado

Entre las cinco y seis semanas de embarazo, debe haber un embrión. Además, en esta etapa se desarrolla el saco gestacional que es donde crecerá el embrión. Sin embargo, en ocasiones, se produce un embarazo anembrionario, es decir, nunca llega a desarrollarse el embrión a pesar de que el óvulo fue fertilizado. En este punto lo que ocurre es que el saco embrionario se forma, crece y se producen distintos síntomas relacionados con el embarazo, pero está vacío, no hay embrión. 

Por qué se produce el embarazo anembrionario

Un embarazo huero, es decir, en el que no hay embrión, puede producirse por varias causas: 

- Problemas relacionados con los cromosoma que son las estructuras que transportan los genes.

- En ocasiones, el espermatozoide o el óvulo son de mala calidad y, a pesar de haberse producido la fecundación, no puede seguir adelante.

- Puede darse una división celular anormal tras la fertilización

En general, las causas por las que se produce un embarazo anembrionario son circunstanciales y no depende la mujer en ningún caso, es decir, si te ha ocurrido has de saber que no has hecho nada para que suceda un aborto espontáneo, no podrías haberlo prevenido. 

Sin embargo, este tipo de embarazo solo suele suceder una vez, a diferencia de los abortos espontáneos debido a otras causas que tienen una mayor tasa de reincidencia. 

Síntomas del embarazo huero

Un embarazo huero puede provocar síntomas comunes de embarazo. Y es que, cuando se da un embarazo anembrionario, se ha producido una falta en el período ya que el óvulo en realidad fue fecundado, aunque el embrión no llegara a crecer. De hecho, es normal hacerse una prueba de embarazo y que dé positivo. Y es que, los niveles de gonadotropina coriónica humana (hCG), una hormona solo presente en el embarazo, pueden aumentar. La placenta produce esta hormona después de la implantación. Con un embarazo huero, la hCG puede seguir aumentando porque la placenta puede crecer durante un breve período de tiempo, incluso cuando no hay un embrión.

Sin embargo, debido a que el bebé no ha prosperado, el embarazo no puede seguir adelante, el saco está vacío, en este punto, los síntomas que puedes notar son: 

  • Dolores o calambres abdominales.
  • Manchado o sangrado vaginal.

Muchas mujeres, de hecho, no notan que han tenido un embarazo huero ya que puede notarse como un período más abundante de lo normal. 

En cualquier caso, ante la duda, consulta con tu médico, ya que no todo sangrado en las primeras semanas de embarazo terminan en aborto espontáneo, y es normal manchar un poco en el momento en el que el óvulo fecundado se implanta en la pared uterina. 

Cómo saber si he tenido un embarazo huero

Ante la sosprecha, acude a tu obstetra quien te evaluará para conocer si efectivamente has tenido un embarazo anembrionario. Una ecografía es la prueba que diagnostica que no hay embrión y que el saco vitelino está vacío. 

Qué ocurre si he tenido un embarazo anembrionario

Aunque el embarazo no ha prosperado y ha tenido lugar un aborto espontáneo, se debe realizar un legrado para extraer el contenido del útero. Se trata de un procedimiento quirúrgico que implica la dilatación del cuello uterino para extraer el saco vitelino. 

En ocasiones, los obstetras también recomiendan a la mujer la toma de un medicamento que puede ayudar a expulsar el tejido del útero. Es un proceso más lento, que puede provocar más sangrado y algunos efectos secundarios.

Tanto en el tratamiento quirúrgico como farmacológico, es posible que sientas molestias y calambres abdominales.

Ver también: embarazo después de un aborto espontáneo

Después de un aborto espontáneo, tu médico puede recomendarte que esperes al menos entre uno y tres ciclos menstruales antes de intentar quedarte embarazada de nuevo.

Suscríbete al Club Conmishijos

Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!