Cómo tratar un resfriado en el embarazo (remedios naturales)

Estoy embarazada y me he acatarrado, ¿qué hago?

Durante el embarazo, todo lo que te sucede no solo te afecta a ti, sino al bebé que crece en tu interior. Es por ello que surgen muchas dudas en cuanto a la alimentación, hábitos de vida o incluso, a los medicamentos.

Y es que, si bien, en otra etapa de tu vida, cuando notabas síntomas de catarro recurrías a los analgésicos o a un descongestivo nasal para paliar los síntomas; durante la gestación, debes pensártelo dos veces y siempre, seguir el criterio de tu médico.

Y es que, aunque los fármacos pueden aliviar los síntomas y hacerte sentir mejor, también pueden llegar hasta el bebé a través de la placenta, por lo tanto, conviene saber cómo tratar un resfriado en el embarazo y de qué formas más naturales puedes aliviar los síntomas.

Resfrado durante el embarazo, ¿cómo actuar?

La recomendación de los expertos sanitarios en torno a los medicamentos en el embarazo pasa por evitarlos durante las primeras 12 semanas de embarazo, a no ser que tengas una condición previa que requiera de tratamiento en cuyo caso, debes consultar con tu médico sobre cómo proceder.

Los tres primeros meses de embarazo son críticos para el desarrollo de los órganos vitales del bebé, y además, es la etapa más difícil ya que es cuando se da un mayor porcentaje de aborto espontáneo.

Posterior a esas 12 primeras semanas, los médicos también son cautelosos y recomiendan precaución. De hecho, si te fijas en el prospecto de cualquier medicamento, hasta el de las pastillas para la tos, tiene un apartado especial para las embarazadas y mamás lactantes. 

De esta forma, antes de tomarte paracetamol, ibuprofeno o una aspirina como solías hacer cuando tenías un resfriado, realiza una consulta a tu obstetra para que valore tu situación y te haga las recomendaciones oportunas. Si bien no es correcto automedicarse nunca, en el embarazo se hace aun más necesario seguir esta pauta.

En muchos casos, aunque  no es recomendable tomar medicamentos, son peores los síntomas que provoca y su efecto en el bebé que el propio fármaco en sí, por lo tanto, tu médico podrá recetarte ciertos medicamentos para tratar enfermedades como el resfriado común. Sin embargo, reiteramos, que ha de ser tu obstetra el que te diga cuál es el fármaco más adecuado y en qué cantidad.

Remedios caseros para tratar un resfriado en el embarazo

Si aunque tu médico te recete algún medicamento para el catarro y prefieres seguir remedios caseros para paliar los síntomas, puedes realizar estos tratamientos naturales: 

Descansa mucho

Si puedes tomarte uno o dos días libres, hazlo. Estarás mejor en casa, descansando que, en el trabajo sintiendo los rigores del embarazo junto con los de un resfriado. 

Si no puedes dejar de trabajar, al menos cuando llegues a casa, intenta relajarte y pasar la mayor parte del tiempo en reposo. La recuperación de un catarro será más pronta si te concedes la oportunidad de estar en la cama descansando.

Leer +: ¿Qué es la gripe?

Bebe muchos líquidos

Es importante que estés bien hidratada durante todo el embarazo incluso sin tener resfriado, pero si estás acatarrada, incide aun más, sobre todo si tienes fiebre. Además, lejos de los jarabes para la tos, los médicos recomiendan beber mucha agua para tratar la tos.

Gárgaras para el dolor de garganta

Si notas molestias en la garganta, puedes hacer gárgaras con agua y sal o agua y bicarbonato de sodio. También puedes tomar leche caliente con miel, o tomar una infusión de tomillo, miel y limón. Son remedios naturales que alivian y calman.

Ver también: anginas en bebés

Utliza un humidificador

Cuando estés acatarrada, coloca un humidificador para mantener un nivel de humedad óptimo en el ambiente. Te ayudará para mantener también por la noche, sobre todo si tienes tos.

Mantener una temperatura adecuada en la habitación y además tener encendido el humidificador por la noche, puede mejorar la sensación de sequedad en la garganta y en la boca. 

Sopa de pollo para la congestión

El caldo de pollo es un remedio de nuestras abuelas muy útil si tienes dolor de garganta y congestión. Al entrar caliente, ayudará a abrir las vías respiratorias y respirarás mejor. 

El caldo de pollo es un plato económico y fácil de preparar con efecto reconfortante. Un estudio realizado por la Universidad de Nebraska (EEUU) reveló que el caldo de pollo casero impide el movimiento de unas células del sistema inmune llamadas neutrófilos. Se trata de un tipo de glóbulos blancos que nos defiende de las infecciones bacterianas y también favorece la liberación de las mucosidades.

Cómo evitar acatarrarse en el embarazo

Algunas sencillas medidas pueden hacer que no te resfriesdurante la gestación, y así tengas que evitar, el malestar:

- Lávate las manos con frecuencia

- Lleva una dieta sana y nutritiva

- Descansa lo suficiente

- Evita los altos niveles de estrés

- Practica ejercicio moderado con regularidad

- Si alguien en tu entorno está acatarrado, evita el contacto.

Suscríbete al Club Conmishijos

Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!