6 formas más amenas de hacer dictados a los niños

Actividades de dictado para niños

¿Recuerdas cuando eras pequeña y hacías dictados en clase? El maestro iba leyendo un texto despacio, marcando las comas y los puntos y tú debías escribirlo con buena letra y sin faltas de ortografía. Ahora piensa, ¿te resultaba una actividad amena y divertida?

El tono monótono y pausado con el que se leen los dictados hace que, para algunos niños, sea una actividad escolar realmente aburrida. Sin embargo, es un recurso estupendo para practicar la lectoescritura y, sobre todo, fijar las reglas de ortografía. Es por ello que, sigue estando de actualidad y se sigue realizando durante toda la Educación Primaria.

Sin embargo, para hacer de ella una actividad más dinámica y divertida, te presentamos 6 formas más amenas de hacer dictados a los niños.

Ver +: 23 dictados para niños de segundo de primaria

6 actividades de dictado para niños: otras formas más divertidas de usar este viejo recurso

Otras formas de hacer dictados

A través de los dictados los niños pueden aprender nuevas reglas de ortografía, fijar las que ya saben, aprender a autocorregirse y mejorar el conocimiento de la lengua española. Es un recurso escolar muy útil y estimulante. 

Los dictados han sido un recurso muy utilizado desde hace años en las aulas, sin embargo, podemos hacer de ellos una tarea más amena y divertida para los alumnos con estos consejos: 

1. Dictado de memoria

Este es un ejercicio para trabajar en parejas o en grupo. Puedes leer el dictado un par de veces a tus alumnos, deberá ser un dictado corto. Ellos deberán prestar atención a lo que has dicho e intentar reconstruir el texto lo más fiel posible a la lectura. 

2. Dictado con sustitución

Para hacer más ameno el dictado, cuando lo leas, sustituya algunas palabras estratégicas por otras que suenen más divertidas y chirriantes, por ejemplo: telefonillo, saltimbanqui, otorrino. Después de haber escrito el dictado, los alumnos pueden tratar de averiguar cuáles son las palabras reales que han sido sustituidas. 

3. Corrige el error

Cuando leas el dictado a los estudiantes, añade deliveradamente algunos errores en el texto, por ejemplo, artículos incorrectos, verbos mal conjugados, adjetivos con otro género o número, etc. Los estudiantes deben detectar y corregir cualquier error que detecten. Podéis después discutir en alto cuáles creen que han sido los errores y por qué estaban mal esas palabras. 

4. Ahora dictan los alumnos

En lugar de disponerte frente a la clase leyendo el dictado, deja que sean dos o tres alumnos los que lo lean para los demás. De esta manera, los estudiantes escuchan una variedad de voces más amplia de lo habitual, además aprenderán a leer poniéndo énfasis en las comas, punto y seguido, punto y aparte o punto y coma, algo que les ayudará a utilizar estos signos correctamente cuando escriban. 

5. Dicta canciones de artistas conocidos

En lugar de usar textos clásicos o realizar lecturas que pueden no significar mucho para tus alumnos, utiliza la letra de una canción de su artísta favorito, la sinopsis de un libro que pueda atraerles, el resumen de la última película infantil que esté de tendencia... Se trata de atraer su atención con un texto con el que se sientan más identificados.

6. Realiza dictados con preguntas sobre el temario

Dictar preguntas de discusión al comienzo de una clase es una excelente manera de hacer que los estudiantes reflexionen, practiquen la oratoria en clase y también la escritura. Por ejemplo, si estás iniciando una clase sobre viajes y turismo, puedes dictar las siguientes preguntas y luego hacer que los estudiantes las discutan. 

  • ¿Dónde fuiste de vacaciones por última vez?
  • ¿Qué lugar del mundo te gustaría visitar?
  • ¿Hay algún lugar al que no quisieras viajar?

Ventajas para los niños de hacer dictados

1. El dictado ayuda a desarrollar la memoria a corto plazo . Los estudiantes practican retener frases significativas u oraciones completas antes de escribirlas.

2. El dictado puede ayudar a desarrollar las habilidades lingüísticas de forma integradora.

3. Mejora el conocimiento de la gramática y la ortografía de la lengua española

4. Fomenta la adquisición de nuevo vocabulario.

5. La práctica de escuchar atentamente el dictado será útil más adelante en los ejercicios para tomar notas .

6. La corrección del dictado es buena para practicar la autocorrección: el niño se hace consciente de sus fallos y descubre qué ha de mejorar.

7. El dictado puede proporcionar acceso a textos interesantes y al aprendizaje de nuevos conocimientos.

8. La realización de dictados mejora la caligrafía de los niños.

9. Este recurso mejora la comprensión lectora de los niños, algo muy útil para aprender a estudiar.

10. Potencia la concentración y la atención del alumno.

11. Las investigaciones han demostrado que aprender a escribir lo que escucha puede fomentar el desarrollo de la alfabetización.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!