Trucos que funcionan para prevenir los piojos

Consejos y remedios caseros para evitar su aparición.

Llega una circular del colegio y... ¡caso de piojos a la vista!  Es de lo más habitual que en todos los centros educativos infantiles aparezcan casos de piojos, de hecho se estima que 4 de cada 10 niños en edad escolar sufren en sus cabezas a estos pequeños y molestos visitantes. Entonces... ¿qué hacemos para prevenir que nuestros hijos tengan piojos? ¡Que no cunda el pánico! Te contamos qué debes hacer cuando aparece un caso de piojos en el ambiente de tus hijos para reducir al máximo posible las probabilidades de contagio.

¿Cómo evitar que mis hijos tengan piojos?

En contra de lo que tradiconalmente se ha comentados sobre los piojos, padecerlos no es un sinónimo de suciedad. La realidad es que prevenirlos no es tan sencillo como lavar a menudo el cuero cabelludo de nuestros hijos. Es más, por lo que se conoce en la actualidad los piojos prefieren vivir en un cabello limpio y sano. Sin embargo, sí existen una serie de recomendaciones y trucos para evitar su llegada a la cabeza de nuestros peques. ¡Toma nota!

1. Transmíteles a tus hijos la importancia de no compartir con otros niños sus prendas de ropa como gorras o sudaderas que se colocan por la cabeza, ni toallas, peines... La cercanía es el principal factor de contagio de piojos así que es importante mantener una distancia de seguridad.

2. Revisa de forma diaria el cabello de tus hijos: Ayúdate utilizado una lendrera, ese peine de púas finas que nos ayudará a econtrar a los escurridizos piojos si los hubiera.

3. Prepara tu propio repeletne antipiojos casero: no es nada recomendable utilizar los repeletes de mosquitos que se comercializan a no ser que existan ya los piojos en su cabeza. No son una medida preventiva, de hecho, su mal uso entre los padres con la intención de prevenir la aparición de los piojos, está generando una creciente resistencia de los bichitos a estos productos para eliminarlos. Si embargo, lo que sí podemos utilizar es un repelente casero para proteger sus cabecitas. Se trata de preparar una infusión de eucalipto y limón para aplicar en el cabello de nuestros hijos:

  • Prepara la infusión de eucalipto con tres tazas de agua y añade un poco de jugo de limón.
  • Cuando esté templada, aplícala sobre el cabello del niño realizando un pequeño masaje en círculos.
  • Aclara el cabello con agua fría. 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!