Un gran músico. Cuento persa para niños

Cuentos de la antigua Persia para leer con tus hijos

Una de las historias persas más conocidas es la que cuenta Sherezade en Las mil y una noches. Sin embargo, la historia del actual Irán y antigua Persia está repleta de relatos tradicionales que sus gentes han ido transmitiendo de generación en generación. Durante cientos de años, estas historias han formado una base para los autores persas de libros para niños. Esta es una de esas historias, se titula Un gran músico y, como todo cuento persa para niños, tiene un rey, un palacio y un joven que aspira a alcanzar sus sueños.

Ver +: Bellísimos nombres persas para niños

Cuento persa: Un gran músico

un gran músico, cuentos persas

Había una vez un músico llamado Barbad, muy admirado por todos sus vecinos. El joven tenía una magnífica voz y solía tocar el laud acompañarse con suaves melodías. Aunque Barbad se sentía muy valorado por sus convecinos, su verdadera ilusión era llegar a ser músico del rey.

El monarca que reinaba por aquellas fechas en Persia sentía una gran pasión por la música. Pero eran tantos los artistas que lo rodeaban que, desde hacía tiempo, no aceptaba nuevos músicos en su corte.

Sin embargo, Barbad sabía que si el soberano llegaba a conocer su talento, haría una excepción con él. Por eso, el joven artista empezó a pasear por los alrededores del palacio real y, poco a poco, consiguió hacerse amigo del jardinero del rey. Pasado un tiempo, Barbad le pidió que lo dejase entrar en los jardines. Quería sorprender al rey con una de sus composiciones cuando este paseara por el palacio. El jardinero, accedió a ayudarle:

- De acuerdo, pero ¿dónde te ocultarás?

- Tras un árbol estarñe esperando a que pase el rey, dijo Barbad. 

Al día siguiente, Barbad se presentó en los jardines completamente vestido de verde para camuflarse junto al árbol. El músico subió a la copa de un árbol y se escondió entre sus hojas. Allí pasó varios días con sus noches, durmiendo a la intemperie y calándose hasta los huesos con las lluvias de la primavera.

Por fin, una soleada mañana, Barbad oyó un gran bullicio. ¿Habría llegado el momento que llevaba esperando tantos años? El músico empezó a mirar entre las hojas hasta que divisó al monarca seguido de una amplia comitiva. ¡Aquella era su gran oportunidad!

Barbad pulsó las cuerdas del laúd y con su dulce voz entono una canción tan perfecta y melodiosa que dejó boquiabiertos a los que se acercaban.

-¿Quién eres, músico invisible? - preguntó el monarca. Déjate ver. Quiero conocerte.

Barbad bajó del árbol, se arrodilló delante del soberano y le dijo:

- Señor, durante mucho tiempo he deseado que pudiera escuchar mis melodías. Por fin se ha cumplido mi sueño.

El monarca tomó las manos del artista, lo levantó del suelo y lo abrazó emocionado.

Desde aquel día, Barbad fue el músico preferido del rey una gran fama en todo el país.

¿Y qué ocurrió con el jardinero? Barbad nunca olvió que fue gracias a él que pudo cumplir su sueño, y desde entonces, no solo fue uno de sus grandes amigos, sino que le dedicó muchas de sus melodías e incluso compuso una sobre aquel que le ayudó. 

Ejercicios de comprensión lectora para niños

¿Quién es el protagonista de esta historia?

¿Podrías contar con tus propias palabras de qué va este cuento persa?

¿Quién le ayudó para que el rey escuchara su música?

¿Qué le pareció al rey la música de Barbad?

¿Has hecho tú algo por un amigo para ayudarle?

Más cuentos para niños

 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!