Mensaje hallado en una botella. Cuento de terror para adolescentes

Cuento de miedo de Edgar Allan Poe para amantes de la literatura de terror

Mensaje hallado en una botella es un cuento escrito por el autor estadounidense Edgar Allan Poe en 1833. Se trata de un cuento de terror para adolescentes que disfrutan con este tipo de literatura.

En este relato de miedo podemos leer las aventuras de un narrador que se encuentra a bordo de un velero en unas circunstancias angustiosas. El barco de dirige hacia el sur azotado por un terrible huracán y, a medida que se acerca su muerte, nos va contando los terroríficos sucesos que ocurren. 

Mensaje en una botella es una desconcertante y sobrenatural aventura en el mar que involucra naufragios, misterio, piratas, extraños sucesos y un final muy críptico. Esta es una de las aventuras de ciencia ficción de Poe más aclamadas.

Ver +: Cuentos de miedo para niños

Cuento de terror para jóvenes: Mensaje hallado en una botella 

Mensaje hallado en una botella, cuento de terror de Edgar Allan Poe

De mi país y de mi familia poco tengo que decir. El mal uso y la duración de los años me han alejado de uno y me han distanciado del otro. La riqueza hereditaria me proporcionó una educación sin orden común, y una actitud contemplativa me permitió metodizar las provisiones que el estudio temprano acumuló con mucha diligencia. 

Más allá de todas las cosas, las obras de los moralistas alemanes me deleitaron mucho; no por una desafortunada admiración por su elocuente locura, sino por la facilidad con que mis hábitos de pensamiento rígido me permitieron detectar sus falsedades. A menudo se me ha reprochado la aridez de mi genio, se me ha imputado como un crimen una deficiencia de imaginación, y el pirronismo de mis opiniones me ha hecho en todo momento notorio. 

De hecho, me temo que un fuerte gusto por la filosofía física teñía mi mente con un error muy común de esta época: me refiero a la costumbre de referir sucesos, incluso los menos susceptibles de tal referencia, a los principios de esa ciencia. En general, nadie podría estar menos expuesto que yo a ser alejado de los severos recintos de la verdad por el ignes fatui de la superstición.

He creído oportuno hacer una premisa así, no sea que la increíble historia que tengo que contar se considere más el delirio de una imaginación tosca que la experiencia positiva de una mente para la que los ensueños de la fantasía han sido letra muerta y nulidad.

Después de muchos años de viajes al extranjero, navegué en el 18, desde el puerto de Batavia, en la rica y populosa isla de Java, en un viaje al Archipiélago de las islas de la Sonda  Fui como pasajero, sin más aliciente que una especie de inquietud nerviosa que me perseguía como un demonio.

Nuestro barco era un hermoso barco de unas cuatrocientas toneladas, sujetado con cobre y construido en Bombay de teca de Malabar. Fue cargada con algodón y aceite, de las islas Lachadive. También teníamos a bordo bonote, jaggeree, ghee, nueces de cacao y algunas cajas de opio. La estiba se hizo con torpeza y, en consecuencia , el buque arrancó .

Nos pusimos en marcha con un simple soplo de viento, y durante muchos días nos detuvimos a lo largo de la costa oriental de Java, sin ningún otro incidente para engañar la monotonía de nuestro rumbo que el ocasional encuentro con algunos de los pequeños agarres del Archipiélago al que estábamos atados. 

Una tarde, inclinado sobre la barandilla, observé una nube muy singular, aislada, hacia el noroeste. Era notable, también por su color, por ser la primera que veíamos desde nuestra partida de Batavia. La miré con atención hasta la puesta del sol, cuando se extendió de una vez hacia el este y hacia el oeste, ceñiendo en el horizonte con una estrecha franja de vapor.

 Poco después, mi atención fue atraída por la apariencia oscura de la luna y el carácter peculiar del mar. Este último estaba experimentando un cambio rápido y el agua parecía más transparente de lo habitual. El aire se volvió intolerablemente caliente y se cargó con exhalaciones en espiral similares a las que surgen del hierro caliente. A medida que avanzaba la noche, cada soplo de viento se apagaba y una calma más completa es imposible de concebir. 

La llama de una vela ardía sin el menor movimiento perceptible, y un cabello largo, sostenido entre el dedo índice y el pulgar, colgaba sin posibilidad de detectar una vibración. Sin embargo, como el capitán dijo que no podía percibir ningún indicio de peligro, y mientras estábamos a la deriva hacia la orilla, ordenó que se arrollaran las velas y se soltara el ancla. No se puso vigilancia y la tripulación, compuesta principalmente por malayos, se estiró deliberadamente sobre cubierta. 

Bajé, no sin un completo presentimiento de maldad. Le conté al capitán mis temores, pero él no prestó atención a lo que le dije y me dejó sin dignarse para dar una respuesta. Mi inquietud, sin embargo, me impidió dormir y, hacia la medianoche, subí a cubierta. Cuando puse mi pie en el escalón superior de la escala de compañero, me sorprendió un fuerte zumbido, como el ocasionado por la rápida revolución de una rueda de molino, y antes de que pudiera determinar su significado, encontré el barco temblando en su centro. En el siguiente instante, un desierto de espuma nos arrojó sobre los extremos de nuestras vigas y, corriendo sobre nosotros de proa y popa, barrió toda la cubierta de proa a popa.

La extrema furia de la explosión demostró en gran medida la salvación del barco. Aunque completamente empapado de agua, sin embargo, como todos sus mástiles habían pasado por la tabla, se levantó, después de un minuto, pesadamente del mar, y, tambaleándose un poco bajo la inmensa presión de la tempestad, finalmente se enderezó.

Por qué milagro escapé de la destrucción, es imposible decirlo. Aturdido por el choque del agua volvía en mí para encontrarme encajado entre el codaste y el gobernalle. Me puse de pie con gran dificultad y, mirando en torno presa de vértigo, se me ocurrió que habíamos chocado contra los arrecifes, tan terrible e inimaginable era el remolino que formaban las montañas de agua y espuma en que estábamos sumidos.

Después de un rato, escuché la voz de un viejo sueco, que había embarcado con nosotros en el momento de nuestra salida del puerto. Lo saludé con todas mis fuerzas, y pronto llegó tambaleándose hacia popa. Pronto descubrimos que éramos los únicos supervivientes del accidente. Todos los que estaban en cubierta, con la excepción de nosotros, habían sido arrojados por la borda, y el capitán y sus compañeros debieron morir mientras dormían porque las cabañas estaban inundadas de agua. Sin ayuda, podríamos esperar hacer poco por la seguridad del barco, y al principio nuestros esfuerzos se vieron paralizados por la expectativa momentánea de hundirse. 

Nuestro cable, por supuesto, se había partido como un hilo de paquete, al primer respiro del huracán. La estructura de nuestra popa se hizo añicos y, en casi todos los aspectos, habíamos recibido heridas considerables, pero para nuestro gran gozo encontramos las bombas desatascadas. 

El maderamen de popa estaba muy destrozado y todo el navío presentaba gravísimas averías; empero, vimos con alborozo que las bombas no se habían atascado y que el lastre no parecía haberse desplazado. Ya la primera furia de la ráfaga estaba amainando y no corríamos mucho peligro por causa del viento; pero nos aterraba la idea de que cesara completamente, sabedores de que naufragaríamos en el agitado oleaje que seguiría de inmediato. 

Durante cinco días y noches enteros,nuestra única subsistencia fue una pequeña cantidad de jaggeree, obtenido con gran dificultad desde el castillo de proa. Nuestro rumbo durante los primeros cuatro días fue, con variaciones insignificantes, sureste y sur y debemos haber navegado por la costa de New Holland. 

Al quinto día el frío se volvió extremo, aunque el viento había soplado un punto más hacia el norte. El sol salió con un brillo amarillento enfermizo y trepó muy pocos grados por encima del horizonte, sin emitir una luz decisiva. No había nubes aparentes, pero el viento iba en aumento y soplaba con una furia intermitente e inestable. Hacia el mediodía, por lo que pudimos adivinar, nuestra atención fue nuevamente detenido por la aparición del sol. No emitía luz, propiamente dicha, sino un aburrido y hosco resplandor no acompañado por ningún rayo. Justo antes de hundirse en el mar turgente, sus fuegos centrales se apagaron repentinamente, como apagados apresuradamente por algún poder inexplicable. Era un borde oscuro, plateado, solo, mientras se precipitaba por el océano insondable.

Esperamos en vano la llegada del sexto día - ese día para mí no ha llegado. A partir de entonces, nos vimos envueltos en una oscuridad total, de modo que no podríamos haber visto un objeto a veinte pasos del barco. La noche eterna continuaba envolviéndonos, sin que el resplandor fosfórico del mar al que estábamos acostumbrados en los trópicos nos aliviara. También observamos que, aunque la tempestad continuaba, ya no quedaba por descubrir la apariencia habitual de oleaje, o espuma, que hasta ese momento nos había acompañado. 

A su alrededor había horror, una densa oscuridad y un negro y sofocante desierto de ébano. El terror supersticioso se infiltró gradualmente en el espíritu del viejo sueco, y mi propia alma quedó envuelta en silencioso asombro. Descuidamos todo cuidado de la nave, por peor que inútil, y asegurándonos lo mejor posible al muñón del mástil mizen, miró con amargura hacia el mundo del océano. 

No teníamos forma de calcular el tiempo, ni podíamos adivinar nuestra situación. Sin embargo, éramos muy conscientes de haber avanzado más hacia el sur que cualquier otro navegante anterior, y sentimos un gran asombro al no encontrarnos con los impedimentos habituales del hielo. Mientras tanto, cada momento amenazaba con ser el último, cada ola montañosa se apresuraba a abrumarnos. El oleaje superó todo lo que había imaginado posible, y que no fuéramos enterrados instantáneamente es un milagro. Mi compañero habló de la ligereza de nuestro cargamento y me recordó las excelentes cualidades de nuestro barco, pero no pude evitar sentir la absoluta desesperanza de la esperanza misma, y ??me preparé con tristeza para esa muerte que pensé que nada podría diferir más allá de un hora, como, con cada nudo de camino que hacía el barco, el oleaje de los maravillosos mares negros se hizo más espantoso. A veces nos quedamos sin aliento a una altura más allá del Albatros; a veces nos mareamos con la velocidad de nuestro descenso a algún infierno acuático, donde el aire se estanca y ningún sonido perturba el sueño delKraken .

Estábamos en el fondo de uno de estos abismos, cuando un rápido grito de mi compañero rompió espantosamente en la noche. 

- "¡Ves ves!" - gritó, chillando en mis oídos, - "¡Dios Todopoderoso! ¡Mira! ¡Mira!" 

Mientras hablaba, me di cuenta de sombrío resplandor de luz roja que se derramaba por los lados del vasto abismo donde estábamos acostados y arrojaba un brillo intermitente sobre nuestra cubierta. Mirando hacia arriba, contemplé un espectáculo que congeló la corriente de mi sangre. A una tremenda altura directamente sobre nosotros, y al borde mismo del precipitado descenso, flotaba un gigantesco barco de casi cuatro mil toneladas. Aunque erigida en la cima de una ola de más de cien veces su propia altitud, su tamaño aparente aún excedía el de cualquier barco de línea o de las Indias Orientales que existiera. 

Su enorme casco era de un negro profundo y lúgubre, sin relieve por ninguna de las tallas habituales de un barco. Una sola hilera de cañones de latón sobresalía de sus portas abiertas, y de sus pulidas superficies salían disparados los fuegos de innumerables linternas de batalla, que oscilaban de un lado a otro alrededor de su aparejo. Pero lo que más nos inspiró horror y asombro fue que aguantó bajo la presión en los mismos dientes de ese mar sobrenatural y de ese huracán ingobernable. Cuando lo descubrimos por primera vez, solo se veían sus estupendos arcos, mientras se elevaba, como un demonio de las profundidades, lentamente desde el oscuro y horrible abismo más allá de ella. Por un momento de intenso terror se detuvo en la vertiginosa cima, como si contemplara su propia sublimidad, luego tembló y se tambaleó, y ... cayó.

En este instante, no sé qué repentino dominio de mí mismo se apoderó de mi espíritu. Tambaleándome tan lejos como pude, esperé sin miedo la ruina que me abrumaraNuestro barco había renunciado ya a luchar y se estaba hundiendo de proa. El choque de la masa descendente lo alcanzó, pues, en su estructura ya medio sumergida, y como resultado inevitable me lanzó con violencia irresistible sobre el cordaje del nuevo buque.

En el momento en que caí, el barco viró de bordo, y supuse que la confusión reinante me había hecho pasar inadvertido a los ojos de la tripulación. Me abrí camino sin dificultad hasta la escotilla principal, que se hallaba parcialmente abierta, y no tardé en encontrar una oportunidad de esconderme. No podría explicar la razón de mi conducta. Quizá se debiera al sentimiento de temor que desde el primer momento me habían inspirado los tripulantes de aquel buque. No me atrevía a confiarme a individuos que, después de la rápida ojeada que había podido echarles, me producían tanta extrañeza como duda y aprensión. Me pareció mejor, pues, buscar un escondrijo en la cala. Pronto lo hallé removiendo una pequeña parte de la armazón movible, de manera de asegurarme un lugar adecuado entre las enormes cuadernas del navío.

Apenas había terminado mi trabajo, un hombre pasó por mi escondite con un paso débil e inestable. No pude ver su rostro, pero tuve la oportunidad de observar su apariencia general. Había en él una evidencia de gran vejez y debilidad. Sus rodillas se tambalearon bajo un montón de años, y todo su cuerpo tembló bajo la carga. Murmuró para sí mismo, en un tono bajo quebrado, algunas palabras de un idioma que yo no podía entender, y buscó a tientas en un rincón entre una pila de instrumentos de aspecto singular y cartas de navegación deterioradas. Sus modales eran una mezcla salvaje del malhumor de la segunda infancia y la solemne dignidad de un dios. Finalmente subió a cubierta y no lo vi más.

 * * * * * *

Un sentimiento, para el que no tengo nombre, se ha apoderado de mi alma, una sensación que no admite análisis, para la que las lecciones del tiempo pasado son inadecuadas y por la que temo el futuro mismo no me ofrecerá ninguna llave. Para una mente constituida como la mía, esta última consideración es un mal. Nunca, sé que nunca estaré satisfecho con respecto a la naturaleza de mis concepciones. Sin embargo, no es de extrañar que estas concepciones sean indefinidas, ya que tienen su origen en fuentes tan absolutamente novedosas. Un nuevo sentido, una nueva entidad se agrega a mi alma.

Ha pasado mucho tiempo desde que pisé por primera vez la cubierta de este terrible barco, y creo que los rayos de mi destino se están concentrando en un foco. ¡Hombres incomprensibles! Envueltos en meditaciones de un tipo que no puedo adivinar, pasan desapercibidas. El encubrimiento es una locura total de mi parte. No hace mucho que me aventuré en el camarote privado del capitán y de allí tomé los materiales con los que escribo y he escrito. Continuaré de vez en cuando con este diario. Es cierto que puede que no encuentre la oportunidad de transmitirlo al mundo, pero no dejaré de hacer el esfuerzo. En el último momento adjuntaré el manuscrito en una botella y la echaré al mar.

Ha ocurrido un incidente que me ha dado un nuevo espacio para la meditación. ¿Son tales cosas la operación de un azar sin gobierno? Me había aventurado a subir a cubierta y me había arrojado, sin llamar la atención, entre un montón de ratlin y velas viejas. Mientras meditaba sobre la singularidad de mi destino, sin darme cuenta, unté con un cepillo de alquitrán los bordes de una vela de clavos cuidadosamente doblada que yacía cerca de mí en un barril. La vela clavada está ahora inclinada sobre el barco, y los toques irreflexivos de la maleza se extienden en la palabra DESCUBRIMIENTO.

Últimamente he hecho muchas observaciones sobre la estructura del barco. Aunque bien armada, creo que no es un barco de guerra. Su aparejo, construcción y equipo en general, todos negativos una suposición de este tipo. Lo que no es, lo puedo percibir fácilmente; me temo que es imposible decir lo que es. No sé cómo es, pero al escudriñar su extraño modelo y su singular elenco de palos, su enorme tamaño y sus trajes de lona demasiado grandes, su proa severamente simple y su popa anticuada, ocasionalmente me cruza por la mente una sensación de cosas familiares, y siempre se confunde con sombras tan indistintas del recuerdo, un recuerdo inexplicable de antiguas crónicas extranjeras y de épocas lejanas.

* * * * * * * *

He estado mirando las vigas del barco. Está construida con un material al que soy un extraño. Hay un carácter peculiar en la madera que me parece que la hace inadecuada para el propósito al que se ha aplicado. Me refiero a su extrema porosidad, considerada independientemente por la condición carcomida que es consecuencia de la navegación en estos mares, y aparte de la podredumbre que acompaña a la edad. Quizás parezca una observación un tanto curiosa, pero esta madera tendría todas las características del roble español, si el roble español fuera dilatado por cualquier medio no natural.

Al leer la frase anterior, un curioso apotegma de un viejo navegante holandés curtido por la intemperie llega a mi memoria. "Es tan seguro", solía decir, cuando se abrigaba alguna duda de su veracidad, "tan seguro como hay un mar donde el barco mismo crecerá en masa como el cuerpo vivo de un marinero".

* * * * * * * *

Hace aproximadamente una hora, me atreví a meterme entre un grupo de la tripulaciónNo me prestaron ninguna atención y, aunque estaba en medio de todos ellos, parecía completamente inconsciente de mi presencia. Como el que había visto al principio en la bodega, todos llevaban las marcas de una vejez. Les temblaban las rodillas de debilidad; sus hombros estaban doblados por la decrepitud; sus pieles arrugadas se agitaban con el viento; sus voces eran bajas, trémulas y quebradas; sus ojos brillaban con el rheum de los años; y sus canas se agitaban terriblemente en la tempestad. A su alrededor, en cada parte de la cubierta, había esparcidos instrumentos matemáticos de la construcción más pintoresca y obsoleta.

* * * * * * * *

Hace algún tiempo mencioné la flexión de una vela con clavos. A partir de ese período, el barco, arrojado por el viento, ha continuado su terrible rumbo hacia el sur, con cada trapo de lona empacado sobre ella, desde sus camiones hasta sus botavaras inferiores de velas, y haciendo rodar a cada momento su valiente verga. Acabo de dejar la cubierta, donde me resulta imposible mantener el equilibrio, aunque la tripulación parece experimentar pocos inconvenientes. Me parece un milagro de milagros que nuestra enorme masa no se trague de una vez y para siempre. Seguramente estamos condenados a flotar continuamente al borde de la Eternidad, sin dar un salto final al abismo. De olas mil veces más maravillosas que cualquiera que haya visto jamás, nos deslizamos con la facilidad de la gaviota; y las aguas colosales levantan sus cabezas sobre nosotros como demonios de las profundidades, pero como demonios confinados a simples amenazas y a quienes se les prohíbe destruir. Me veo inducido a atribuir estos frecuentes escapes a la única causa natural que puede explicar tal efecto. Debo suponer que el barco está bajo la influencia de alguna corriente fuerte o remolcado impetuoso.

* * * * * * * *

He visto al capitán cara a cara y en su propio camarote, pero, como esperaba, no me prestó atención. Aunque en su apariencia no hay nada, para un observador casual, que pueda revelarle más o menos que un hombre, sigue siendo un sentimiento de reverencia y asombro irreprimibles mezclado con la sensación de asombro con la que lo miré. En estatura es casi de mi propia altura; es decir, alrededor de cinco pies y ocho pulgadas. Tiene un cuerpo bien unido y compacto, ni robusto ni notablemente de otra manera. Pero es la singularidad de la expresión lo que reina en el rostro; es la intensa, lo maravilloso, la conmovedora evidencia de la vejez, tan absoluta, tan extrema, lo que excita en mi espíritu un sentido, un sentimiento inefable. Su frente, aunque un poco arrugada, parece tener el sello de una miríada de años. El suelo de la cabina estaba densamente sembrado de folios extraños con cierres de hierro, instrumentos científicos en ruinas y mapas obsoletos y olvidados. Tenía la cabeza agachada sobre las manos y estudiaba minuciosamente, con mirada inquieta y ardiente, un papel que tomé por encargo y que, en todo caso, llevaba la firma de un monarca. Murmuró para sí mismo, al igual que el primer marinero que vi en la bodega, algunas sílabas bajas y malhumoradas de una lengua extranjera, y aunque el hablante estaba cerca de mi codo, su voz parecía llegar a mis oídos desde una milla de distancia.

* * * * * * * *

El barco y todo lo que hay en él están imbuidos del espíritu de Eld. La tripulación se desliza de un lado a otro como los fantasmas de siglos enterrados; sus ojos tienen un significado ansioso e inquietante; y cuando sus dedos caen en mi camino en el salvaje resplandor de los faroles de batalla, me siento como nunca antes me había sentido, aunque he sido toda mi vida un comerciante de antigüedades y he absorbido las sombras de las columnas caídas en Balbec, y Tadmor, y Persépolis, hasta que mi alma se haya convertido en una ruina.

* * * * * * * *

Cuando miro a mi alrededor, me avergüenzo de mis anteriores aprensiones. Si temblé ante la explosión que hasta ahora nos ha acompañado, ¿no me quedaré horrorizado ante la guerra del viento y el océano, para transmitir alguna idea de que las palabras tornado y simún son triviales e ineficaces? Todo en las inmediaciones del barco es la oscuridad de la noche eterna y un caos de agua transparente; pero, aproximadamente a una legua a cada lado de nosotros, se pueden ver, indistintamente ya intervalos, estupendas murallas de hielo, elevándose hacia el cielo desolado y pareciendo las paredes del universo.

* * * * * * * *

Como imaginé, el barco resulta estar en una corrientesi se le puede dar ese nombre a una marea que, aullando y chillando por el hielo blanco, avanza hacia el sur con una velocidad como el precipitado precipicio de una catarata.

* * * * * * * *

Concebir el horror de mis sensaciones es, supongo, absolutamente imposible; sin embargo, la curiosidad por penetrar en los misterios de estas horribles regiones predomina incluso sobre mi desesperación y me reconciliará con el aspecto más espantoso de la muerte. Es evidente que nos estamos apresurando hacia algún conocimiento apasionante, algún secreto que nunca se impartirá, cuyo logro es la destrucción. Quizás esta corriente nos lleve al propio polo surHay que confesar que una suposición aparentemente tan descabellada tiene todas las probabilidades a su favor.

* * * * * * * *

La tripulación recorre la cubierta con paso inquieto y trémulo; pero hay en sus rostros una expresión más del anhelo de la esperanza que de la apatía de la desesperación.

Mientras tanto, el viento todavía está en nuestra popa y, mientras cargamos una multitud de lonas, el barco a veces es levantado corporalmente del mar. ¡Oh, horror sobre horror! El hielo se abre súbitamente a derecha e izquierda, y giramos vertiginosamente, en inmensos círculos concéntricos, dando vueltas y vueltas a los límites de un gigantesco anfiteatro, cuya cima se pierde en la oscuridad y la distancia. Pero me quedará poco tiempo para reflexionar sobre mi destino: los círculos se hacen pequeños rápidamente, nos estamos sumergiendo locamente al alcance del remolino, y en medio de un rugido, un bramido y un trueno del océano y de la tempestad, el barco tiembla, ¡oh Dios! y se hunde.

Qué significa el final de este cuento de terror de Poe

La última parte de Mensaje en una botella de Edgar Allan Poe juega un papel fundamental. Trata de adentrarnos en lo desconocido o como lo desconocido puede devorarnos.

Poea deja un final libre al destino final del narrador del cuento. ¿La nave fue succionada hasta el fondo?, ¿Pasó a otro plano de existencia?, ¿podría aparecer en el Polo Norte? 

No lo sabemos porque Poe no nos lo dice, el idiota. Y al negarse a decírnoslo, deja que nuestra imaginación juegue con todas las horribles posibilidades. Esa es una forma de asustar a los lectores, además de enfatizar la noción general de la historia de que algunas partes del universo no están destinadas a ser exploradas.

 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!