El ganso de oro. Cuento para niños sobre el valor de la solidaridad

Cuentos con valores para educar a los niños

Este cuento clásico para niños, El ganso de oro, transmite un valor muy importante que los niños han de aprender: el de la solidaridad. Es la historia de un hombre muy pobre que además era humillado constantemente pero que, gracias a su amabilidad, consigue grandes logros. Y es que, ser bueno y solidario con los demás, no solo reporta un bien a otros, sino que además nos ayuda a ser mejores personas.

Leer también: Cómo fomentar el valor de la solidaridad

Cuento para niños: El ganso de oro

El ganso de oro, cuentos con valores 

Érase una vez un hombre que tenía tres hijos, el menor de los cuales se llamaba Tontín, y era despreciado, insultado y humillado en muchas ocasiones por toda su familia.

Sucedió que el mayor quería ir al bosque a cortar leña, y antes de irse, su madre le dio una hermosa tarta dulce y una botella de vino para que no pasara hambre ni sed.

Cuando entró en el bosque se encontró con él un hombrecillo canoso que le dio los buenos días y le pidió al joven: 

- Dame un trozo de tarta de tu bolsillo y déjame tomar un trago de tu vino. ¡Tengo tanta hambre y sed!

 Pero el joven prudente respondió:

- Si te doy mi pastel y mi vino, no tendré ninguno para mí, ¡lárgate!, dejó al hombrecillo de pie y prosiguió.

Leer también: Cuentos con valores para niños de Primaria

Pero cuando comenzó a talar un árbol, no pasó mucho tiempo antes de que dio un golpe en falso, y el hacha lo cortó en el brazo, por lo que tuvo que irse a casa y atarlo. Y esto fue obra del hombrecito.

Después de esto, el segundo hijo se fue al bosque y su madre le dio, como al mayor, un pastel y una botella de vino. El hombrecillo gris lo recibió también y le pidió un trozo de tarta y un trago de vino. Pero el segundo hijo también dijo:

- Lo que te doy, lo pierdo yo... ¡me voy! y dejó al hombrecillo en pie y prosiguió. 

Su castigo, sin embargo, no se demoró; cuando hubo dado algunos golpes al árbol, se golpeó a sí mismo en la pierna, por lo que tuvo que ser llevado a casa.

Entonces el hermano menor pidió

- Padre, déjeme ir a cortar leña.

- Tus hermanos se han lastimado con eso, déjalo, no entiendes nada al respecto, respondió el padre con desdén.

Pero Tontín suplicó durante tanto tiempo que al final su padre le dijo:

- Vete, realmente te harás más sabio cuando te hagas daño.

Su madre, a diferencia de a sus hermanos mayores, le dio una tarta hecha con agua y horneada en las cenizas, y con ella una botella de cerveza agria.

Cuando llegó al bosque, el hombrecillo gris lo recibió también y, saludándolo, le dijo

- Dame un pedazo de tu pastel y un trago de tu botella ¡Tengo tanta hambre y sed!

- Solo tengo pastel de ceniza y cerveza agria; si eso le agrada, nos sentaremos a comer, respondió amablemente el hermano mejor.

Así que se sentaron, y cuando Tontín sacó su tarta de ceniza, se había convertido en una tarta dulce y fina, y la cerveza agria se había convertido en un buen vino. Entonces comieron y bebieron, y luego el hombrecillo dijo:

- Ya que tienes un buen corazón y estás dispuesto a dividir lo que tienes, te daré buena suerte. Hay un árbol viejo, córtalo y encontrarás algo entre sus raíces. Entonces el hombrecillo se despidió de él.

Tontín fue y cortó el árbol, y cuando cayó había un ganso sentado en las raíces con plumas de oro puro. La levantó en brazos y, llevándolo con él, se dirigió a una posada donde pensó que pasaría la noche. El anfitrión tenía tres hijas, que vieron el ganso y sintieron curiosidad por saber qué pájaro tan maravilloso podría ser, miraron con deseo al animal y pensaron en tener una de sus plumas de oro.

Leer también: Canciones de Mother Goose para niños

La hermana mayor pensó:

- Pronto encontraré la oportunidad de sacar una pluma.

Y, tan pronto como Tontín salió, agarró al ganso por el ala para arrancarle una pluma, pero su dedo y su mano permanecieron pegados a él.

La segunda hermana llegó poco después, pensando sólo en cómo podría conseguir una pluma para ella, pero apenas había tocado a su hermana cuando quedó agarrada firmemente a ella.

Por fin, la tercera también vino con la misma intención, y las demás gritaron:

- Aléjate; ¡Por el amor de Dios, aléjate! 

Pero ella no entendía por qué debía mantenerse alejada. 

- "Los otros están allí", pensó, "yo también podría estar allí", y corrió hacia ellas; pero tan pronto como tocó a su hermana, permaneció pegada a ella. Entonces tuvieron que pasar la noche con el ganso.

A la mañana siguiente, Tontín tomó el ganso bajo el brazo y se puso en camino, sin preocuparse por las tres chicas que lo sostenían. Se vieron obligadas a correr tras él continuamente.

En medio de los campos el párroco se reunió con ellos, y cuando vio la procesión dijo:

- Qué vergüenza, chicas buenas para nada, ¿por qué corren por los campos detrás de este joven? ¿Es eso apropiado? Al mismo tiempo, agarró a la menor de la mano para apartarla, pero en cuanto la tocó, también se pegó rápido, y él mismo se vio obligado a correr detrás.

Al poco tiempo pasó el sacristán y vio al párroco, corriendo detrás de tres chicas. Él estaba asombrado por esto y gritó:

- Hola, su eminencia, ¿adónde se fue tan rápido? ¡no olvides que hoy tenemos un bautizo!, y corriendo detrás de él lo tomó de la manga, pero también lo sujetó con fuerza.

Mientras los cinco trotaban así uno detrás del otro, vinieron dos obreros con sus azadas del campo; el párroco los llamó y les suplicó que lo dejaran en libertad a él y al sacristán. Pero apenas habían tocado al sacristán cuando los sujetaron, y ahora eran siete corriendo detrás de Tontín y el ganso.

Poco después llegó a una ciudad, donde gobernaba un rey que tenía una hija que era tan seria que nadie podía hacerla reír. Así que había promulgado un decreto de que quien pudiera hacerla reír debería casarse con ella. Cuando Tontín escuchó esto, fue con su ganso y toda su cola ante la hija del Rey, y tan pronto como vio a las siete personas corriendo y corriendo, una detrás de la otra, se echó a reír a carcajadas sin poder parar.

Y así fue como Tontín era el hombre destinado a casarse con la princesa, sin embargo, el rey no estaba dispuesto a darle la mano de su hija a un personaje tan insignificante por lo que le planteó un reto: 

- Primero debes traerme un hombre que pueda beber de toda una bodega de vino.

Tontín recordón al hombrecillo gris, quien siempre estaba sediento. Fue a buscarle y le prometió todo el vino que quisiera. Le condujo a la bodega del rey, y el hombre se sentó de inmediato frente al gran barril y bebió y bebió hasta que antes de que terminara el día se había bebido toda la bodega de vino.

Pero el rey no satisfecho le planteó otro reto: 

- Debes encontrar un hombre que se coma una montaña entera de pan.

Tontín no se detuvo mucho a pensar, sino que se fue directamente al bosque. Allí, en el mismo lugar que antes estaba el hombrecillo gris de nuevo y parecía muy hambriento. Le prometió todo el pan que quisiera y se marchó con él hasta el castillo. El hombre se comió de una sentada todo el pan que le habían traído.

Por tercera vez Tontín pidió a su esposa, pero una vez más el rey trató de disuadirlo y le dijo que debía traerle un barco que pudiera ir tanto por tierra como por agua.

- Si realmente eres capaz de navegar en un barco así, dijo, inmediatamente tendrás a mi hija por esposa.

Tontín entró en el bosque y allí estaba sentado el hombrecillo gris de nuevo.

- Yo he bebido para ti, y he comido para ti, dijo el hombrecillo, y también te daré la barca; todo esto lo hago por ti porque fuiste amable conmigo .

Luego le dio a Tontín un barco que navegaba tanto por tierra como por agua, y cuando el Rey lo vio supo que ya no podría retener a su hija. Se celebró la boda y, tras la muerte del rey, Tontín heredó el reino y vivió muy feliz para siempre con su esposa.

Autor: Leonard Leslie Brooke

Preguntas de comprensión lectora sobre el cuento

Tanto para comprobar si tus hijos han realizado una buena comprensión lectora como para ayudarles a reflexionar sobre el mensaje que nos transmite el cuento, puedes realizarles estas preguntas

1. ¿Por qué el Hombrecito Gris recompensó al hermano menor con un ganso de oro?

2. ¿Terminó Tontín mejor que sus hermanos porque fue solidario y amable con el hombre que conoció? ¿Crees que este suele ser el caso en la vida real? 

3. Cuando Tontín necesitaba a alguien que comiera y bebiera todas las viandas del rey, no trató de hacerlo él mismo, sino que encontró a una personas que tenían hambre y sed. ¿Por qué fue este un plan tan bueno?

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!