3 cuentos chinos cortos para niños con moraleja

Leyendas chinas para leer con tus hijos

Los cuentos y leyendas chinas son relatos milenarios que tratan de dar explicación al origen del mundo y a las distintas emociones humanas y, en sus historias conviven personajes humanos con dioses y animales con cualidades humanas. Son relatos llenos de magia, perfectos para leerlos con tus hijos. 

Te presentamos una selección de 3 cuentos chinos cortos para niños con moraleja, para que puedas hablar con ellos de lo que han aprendido o les ha transmitido la lectura.

Cuentos cortos chinos mágicos y divertidos

Cuentos chinos para niños

En estos tres cuentos, tus hijos podrán adentrarse en mundos mágicos en los que habitan gigantes con superpoderes, dragones que viven en reinos bajo el mar o personajes tan torpes que no podrás creer lo que les ocurre. 

Cuento corto chino sobre la formación del mundo

Cuentos chinos para niños

Hace miles y miles de años, no existían ni el cielo, ni la Tierra. El universo no era más que una nebulosa y allí dormía tranquilo el gigante Pan Ku.

Después de una siesta de dieciocho mil años, el gigante se despertó y, al ver que a su alrededor solo había tinieblas se encolerizó. Comenzó a agitar sus brazos para apartarlas y, al hacerlo, se produjo una explosión. 

La nebulosa que había sido el universo, comenzó a girar violentamente y, todo aquello que había en su interior comenzó a agitarse. Todo aquello que era muy ligero se elevó formando el cielo azúl, y todo aquello que era más pesado comenzó a dar lugar a la Tierra.

Pan Ku, se sintió alegre con su obra, pero temió que si se volvía a dormir, el cielo y la Tierra volvieran a unirse. Pensó que debía hacer y decidió sujetar la Tierra con las manos. Fue creciendo más de tres metros cada día para ir separando más el cielo de la Tierra y así siguió durante otros dieciocho mil años. 

Pan Ku llegó a tener 45000 kilómetros de altura pero, al poco tiempo y siendo el gigante más gigante del universo, murió extenuado. No pudo vivir para crear el mundo que había imaginado, con montañas, ríos, animales, la luna y el sol, pero al morir ocurrió algo.

Su cuerpo comenzó a cambiar dando lugar a todo lo que nos rodea, de cada parte de su cuerpo surgió un elemento de la Tierra y así es como Pan Ku, dio origen a nuestro planeta.

Moraleja: las buenas acciones perduran en el tiempo

Cuento divertido chino: El espejo

Cuentos chinos para niños

Wang tenía fama de ser un hombre muy torpe y con poca inteligencia. Un día, su esposa quiso encargarle un recado muy sencillo, que comprara un peine de madera pero, temiendo que lo olvidara, le señaló la luna en el cielo y le dijo:

- Cómprame un peine de madera que tenga la forma de la luna que ves en el cielo.

Unos días más tarde, al ver la luna brillar en el cielo, Wang recordó lo que su mujer le había dicho y pensó que tenía que comprar algo tan circular como lo que estaba viendo. Fue a la tienda, compró un espejo redondo y lo llevó a su casa.

Al ver aquello, su esposa lo arrojó al suelo y llorando, se marchó a casa de sus padres. 

- Madre, mi marido ha tomado otra esposa, hoy la he visto, acompáñame y te la mostraré.

La mujer, llegó con su hija hasta su casa, se miró al espejo y dijo: 

- ¡No puede ser! Si al menos hubiese elegido una mujer joven, ¿cómo se habrá desposado con esa horrible vieja bruja?

Más adelante, llevaron el caso ante el juez del pueblo y le llevaron el espejo, al mirarse el juez exclamó, 

- ¿Cómo os atrevéis a vestiros como yo cuando venis a mi corte?

El juez indignado, sacó a todos de su sala y no les atendió. 

Moraleja: de los hombres ignorantes, no puedes esperar acciones inteligentes

La piedra del deseo: cuento chino sobre la avaricia

Cuentos chinos para niños

Érase una vez un anciano que tenía tres hijos. Eran muy perezosos y nunca habían trabajado. Enfadado les dijo que tenían que aprender una profesión y trabajar porque él era mayor y pronto no estaría para ayudarles. 

Los tres hermanos, se reunieron, pensaron un plan para viajar en busca de fortuna y encontrarse al cabo de tres años con las ganancias obtenidas. Así hicieron.

Mientras el hermano mayor y el mediano aprendían oficios, el tercer hermano se encontró con una compañía de actores, se unió a ella y recorrió el país actuando con ellos, con su disfraz y su guitarra divertía a las gentes de los pueblos. Un buen día, al cabo de tres años, recordó el acuerdo y quiso volver a su casa. En su camino, se encontró ante un gran mar, pero las olas eran tan altas que no pudo avanzar. Se quedó triste y lloroso mientras tocaba una melodía en su guitarra. De pronto, vio al mensajero del rey dragón separando las olas.

- El rey dragón ha quedado maravillado con tu canción, te suplica que vayas a su reino y cantes para él.

El tercer hijo pasó en el reino tres días cantando y divirtiendo al rey dragón pero, de nuevo, quiso volver con sus padres. El hijo del rey viéndole entristecido le avisó de que su padre le ofrecería oro y plata para que se quedara, pero le dijo que no los aceptara y en su lugar tomara la piedra magica que él llevaba en su pecho, le concedería todos sus deseos.

- Estoy muy feliz con tu presencia aquí, te daré oro y plata si te quedas, dijo el rey dragón al día siguiente cuando el hermano pequeño manifestó su intención de marchar.

- No quiero oro y plata, prefiero esa joya que tu hijo el príncipe lleva sobre el pecho, respondió el astuto hermano pequeño.

El rey dragón se la dio y el tercer hijo se marchó hacia su casa. Allí se reencontró con su familia.

Allí se encontró con toda su familia. El anciano padre, estaba contento porque sus hijos mayores habían aprendido oficios, pero el pequeño se había hecho actor. Así que ante el miedo que dilapidara su fortura, le deseredaron.

Sin embargo, tenía la piedra del deseo del rey dragón y a ella le pidió una gran casa, animales, comidas y riquezas. El hermano mayor, viendo todo aquello le pidió una parte de la piedra. 

El hermano pequeño, que no era rencoroso y sí generoso, la repartió entre ambos pero, cuando el hermano mayor quiso pedirle un deseo, toda su casa y sus pertenencias salieron volando en un gran tornado, junto con su trozo de la piedra del deseo que voló por los aires hasta unirse de nuevo a su otra mitad. Una vez juntas la dos mitades, se alejaron hacia el fondo del mar, de donde nunca jamás volvieron a salir. 

Moraleja: ser generoso te hará más feliz mientras que la avaricia quitará la felicidad

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!