Konrad o el niño que salió de una lata de conservas. Libros para adolescentes

Un libro de crítica social para adolescentes donde lo perfecto es imperfecto

¿Qué pasaría si un día te llegase un paquete a tu casa con un niño metido dentro?... Esto es lo que le pasó a la pobre señora Berti Bartolotti. Un buen día le llegó un pedido que ella no recordaba haber hecho, y dentro había un niño perfecto. Pero la señora Berti Bartolotti no estaba preparada para ser madre, ni tampoco Konrad, el niño perfecto, estaba preparado para vivir en un mundo imperfecto.

Konrad o el niño que salió de una lata de conservas es un clásico de la literatura juvenil, que fue escrito por la famosa autora austriaca Christine Nöstlinger, allá por los años 70. Unos años en los que se pretendía romper los estereotipos de madres e hijos perfectos creados en los años 50 y 60, e imponer un poco de cordura a “ese mundo perfecto falso y absurdo”, al estilo de Pipi Calzaslargas.

Esta autora llegó a publicar más de un centenar de obras y ganó, en 1984, el Nobel de Literatura Juvenil, y el Premio Andersen por el conjunto de su obra. Este libro es uno de los más conocidos dentro de su repertorio.

Un libro de crítica social donde lo perfecto es imperfecto: Konrad o el niño que salió de una lata de conservas

Konrad o el niño que salió de una lata de conservas

Konrad nos cuenta una historia peculiar y diferente, no apta para menores de 12 años, porque la trama desvela algunos secretillos navideños, de esos que a los padres nos gusta mantener el mayor tiempo posible… Pero, además, para poder entender con plenitud la feroz crítica social que esconde el libro, es necesario un mínimo de madurez intelectual que a los más pequeño les costará captar.

Esta historia es la de Konrad, el niño perfecto que todo padre querría, pero que termina siendo el hijo involuntario de una madre totalmente caótica y extravagante que encarna el antiestereotipo de madre perfecta.

Es un ataque a la educación que pretende crear niños iguales, sin ideas ni opiniones propias, moldeándolos a nuestro antojo para que molesten lo menos posible, así como si saliesen de una fábrica.

La historia derrocha a cada página amor, humor, y reflexiones sobre la sociedad encorsetada y poco abierta en la que vivimos.
El pobre Konrad sentirá en sus carnes el desdén y la envidia de los otros niños en la escuela porque es tan perfecto que los demás le odian. Apenas tendrá amigos, y le será muy difícil salir adelante siendo como es, porque el mundo no es perfecto.

Es un libro fácil de leer, con una historia que te atrapa al momento y en la que es fácil identificarse con alguno de sus personajes, porque cada uno tiene sus razones para ser cómo es, incluso aunque los demás no lo entiendan.

Los padres de Konrad tampoco son padres perfectos, pero el amor lo une y lo supera todo, así que padres e hijo lucharán por adaptarse a situaciones complicadas para ellos de la mejor manera que cada uno puede.

El libro termina de una forma inesperadamente divertida, pero no quiero desvelaros nada. Os lo recomiendo tanto a padres como a hijos, porque aprender a ser el padre o la madre perfecta no es fácil, pero aprender a ser un hijo imperfecto, tampoco lo es.
Precioso, diferente e imprescindible.

Konrad o el niño que salió de una lata de conservas

Datos prácticos

  • Un libro para reflexionar sobre la sociedad
  • Título: Konrad o el niño que Salió de una lata de conservas
  • Autora: Christine Nöstlinger
  • Ilustradora: Mar Villar
  • Editorial: Loqueleo
  • Edad: A partir de 12 años
  • Páginas: 210
  • Tapa blanda / Formato bolsillo


Patricia Fernández
Periodista, bloguera y madre

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!