La resistencia al sufrimiento o resiliencia en la infancia

El estrés y las vivencias negativas en los niños

"La resilienciaes la capacidad humana para enfrentar, sobreponerse y ser fortalecido o transformado por experiencias de adversidad". Todos podemos enfrentarnos a situaciones de mucho impacto (terrorismo, catástrofes...) y sabemos que, en esos momentos, tenemos que resistir.

Por ejemplo, muchos niños no enferman a pesar de estar padeciendo un momento de mucho estrés y solo el 25% de los niños requieren tratamiento después de una pérdida. En conmishijos.com analizamos cuál puede ser la reacción de un niño ante los obstáculos de la vida y cómo podemos ayudar los padres a desarrollar la resiliencia en la infancia. 

La resiliencia en la infancia

La resiliencia en la infancia

La resiliencia es un proceso que tiene como resultado la adaptación positiva en contextos de gran adversidad. Cuando los adultos pasamos por situaciones muy estresantes, nunca volvemos al punto anterior, lo que nos ocurre, es que la experiencia nos transforma. Y es precisamente en la infancia, cuando se construye esta capacidad. Sin embargo, no todos los niños se adaptan a las dificultades de la misma manera, ni tienen la misma capacidad resiliente.

Si un niño tiene un temperamento bien estructurado, gracias a la vinculación segura a un hogar paterno apacible, cuando se ve sometido a una situación difícil, será capaz de movilizarse en busca de un sustituto eficaz. Por el contrario, hay algunos factores de riesgo o influencias que aumentan la posibilidad de daño en en el niño haciendo que empeore el problema o se mantenga en el tiempo:

- Factores genético - ambientales: por ejemplo, un niño emocionalmente fuerte con una madre deprimida, ante un problema con un amigo, se deprime.

- Eventos circunstanciales: también existen eventos que pueden marcar en la infancia. Un niño muy resiliente, ante problemas en su familia, como un accidente del padre, puede perder su conducta resiliente.

- Eventos sostenidos y acumulativos: estos eventos que suceden en torno a la vida del niño aumentan la vulnerabilidad, como el maltrato, el abuso, etc.

Situaciones de estrés que ponen a prueba la resiliencia en el niño

En la infancia, el niño puede enfrentarse a situaciones de estrés que le lleven a poner a prueba su capacidad resiliente, son experiencias de estrés: 

- La muerte de un ser querido.

- Situaciones que conllevan al divorcio de los padres y sus consecuencias posteriores: ajuste psicológico del padre o la madre con la custodia y  la capacidad parental para poner límites, imponer rutinas, etc;  la calidad del vínculo con el progenitor que no tiene la custodia (si mantiene o no el rol paterno); cambio de estatus económico; sentimiento del chico de no tener control sobre su vida, etc.

- Enfermedades de alguien cercano, por ejemplo, la madre rompe la rutina habitual para cuidar a la abuela o al abuelo

- Consumo por parte de los padres de alcohol y drogas, una situación que disminuye la función parental.

- Enfermedad en la infancia.

- Fracaso escolar.

- Cambio de casa, algo que implica, cambio de amigos, de normas, etc. 

Modos eficaces de ayudar al niño a enfrentar el estrés

Para ayudar al niño a desarrollar su resiliencia y poder así afrontar los pequeños obstáculos y, sobre todo, las grandes dificultades que la vida irá poniendo en su camino, podemos: 

- Incentivarle a ejercitar el altruismo, ayudar a los demás y sentirse útil, es una actividad que proporciona bienestar y desarrolla la empatíadel niño. 

- Utilizar el sentido del humor: crear un buen ambiente en casa, afrontar las emociones negativas con bromas o risas, ayudará a eliminar parte de la carga negativa que tiene el estrés. 

- Involucrar al niño en distintas actividades, le mantendrá ocupado y podrá no solo sentirse útil, sino también dejar que su vida gire en torno a ese factor o evento que le está produciendo un daño emocional. 

- Incentivar al niño para que desarrolle su creatividad y la aplique en su vida diaria, bien sea pintando, tocando un instrumento, escribiendo, etc. 

- Dialogar con el niño para que pueda comprender cuál es esa emoción negativa que, puede llegar a ser insoportable. Es importante que pueda entender qué le ocurre, para poder llegar a dominar esa emoción, y así, poner las bases para desarrollar su resiliencia ante las adversidades de la vida. 

Mar García Orgaz
Psicoterapeuta familiar

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!