Embarazo de gemelos

Embarazo múltiple de dos bebés: gemelos o mellizos

La noticia del embarazo de gemelos produce un alud de emociones en los padres pero una buena información ayuda a organizarse: ¿seremos capaces de criar a dos niños a la vez?, ¿cómo organizar la casa, la lactancia, el descanso... con dos bebés que demandan tanta atención y cuidados? La experiencia demuestra que un poco de ayuda y buenas dosis de organización y sentido común pueden hacer que la crianza de gemelos transcurra felizmente

La ecografía lo confirma: el embarazo es gemelar

Embarazo de gemelos

Acaba de decírtelo el ginecólogo: estás embarazada de gemelos. Al instante, te invade una oleada de emoción, sorpresa, estupefacción, alegría y, por qué no decirlo, ansiedad y desconcierto. ¿Seré capaz de criar a dos bebés al mismo tiempo?, piensas. Tu pareja te mira como adivinando tus pensamientos, y con las mismas dosis de asombro y ansiedad. Relájate: relajaos los dos. Si aún quedan varios meses para la fecha prevista para el nacimiento, tenéis tiempo de prepararlo todo al detalle. De todos modos, no retraséis las cosas demasiado, porque un embarazo gemelar tiene mayor riesgo de parto prematuro: de hecho, el 80% de los nacimientos múltiples tienen lugar antes de la fecha prevista para ellos. Alternar los preparativos con momentos de reposo es esencial, y de hecho el descanso es otro preparativo en sí mismo, ya que permite a la madre llegar al parto en las mejores condiciones.


Cómo prepararte ante un embarazo de gemelos

La ansiedad ante la expectativa de tener gemelos tiene fundamento. Con un solo bebé, podéis dormir cuando el bebé duerme y disponer de tiempo entre las tomas. Con dos bebés o más, una pequeña cabezada es un regalo. Por eso, desde ahora mismo, conviene empezar a “pactar” estrategias con todas las personas que ofrecen su ayuda: madre, suegra, hermanas, amigas...
Recordad también que las vecinas (sobre todo las adolescentes, deseosas de ganarse un dinero de bolsillo) pueden ser excelentes canguros y, sobre todo, están cerca y disponibles. Hablad con ellas antes del nacimiento: así podréis decidir quién o quiénes os parecen más idóneas para cuidar de vuestros bebés. Si os lo podéis permitir, considerad la idea de contratar a una niñera (aunque os lo quitéis de otras cosas, comprobaréis que es el dinero mejor gastado). Una ayuda de 24 horas durante al menos las primeras semanas permite a la madre recuperarse física y psicológicamente. También podéis pedir consejo a otras madres de gemelos o a la Asociación Nacional de Gemelos y Mellizos de España.

Qué comprar en un embarazo de gemelos

Aunque durante las primeras semanas una sola cuna puede ser suficiente para los dos niños, conviene prever un moisés o cuna portátil. Así, si uno de los bebés está dormido y el otro llora, los podréis mantener separados hasta que ambos duerman. Otra compra esencial es la sillita doble. Las que tienen los respaldos opuestos plantean menos problemas a la hora de cruzar puertas o entrar a un establecimiento que las que tienen una sillita al lado de la otra. Otra buena idea es instalar una pizarra o tablero en la habitación de los bebés que permita anotar las tomas, baños, cambios de pañal, horas de sueño... en sendas columnas (una para cada bebé). Así, cualquier que sea la persona que se ocupe en ese momento, sabrá a qué atenerse. Lo mejor es que ambos bebés sigan los mismos horarios, alternando prioridades. Si vivís en una casa de dos pisos o en una casa grande, tened dispuestos dos “espacios de cambio”, con suficientes pañales, toallitas húmedas, toallas, cremas, bastoncillos...además de colchoneta, palangana, esponja...

La lactancia de gemelos

Leed todo lo que podáis sobre los beneficios de la lactancia materna. Si finalmente esa es tu decisión, piensa que una embarazada que se alimenta bien (dando preferencia a los alimentos frescos sobre los procesados), descansa lo suficiente, evita el estrés y busca apoyo emocional favorece la producción de la suficiente leche como para alimentar a dos bebés. Sin embargo, no te angusties pensando en que no vas a ser capaz de tener bastante leche para ambos: las glándulas mamarias producen leche a demanda. Cuanta más succión, más leche producen (de hecho, las añas o niñeras de la antigüedad eran capaces de criar a varios bebés sólo con su pecho).
Hay que ser realista. Dar pecho es más complicado cuando hay más de un bebé. Un sacaleches portátil doble puede ayudar a tener siempre leche disponible. Si, por alguna razón médica, los bebés no pueden tomar pecho inmediatamente, puedes congelar la leche para dársela en días posteriores.


Algunos bebés que primero toman biberón, se acostumbran a la tetina y rechazan luego el pezón. Si ese es el caso, pide ayuda (a la matrona, una enfermera o el pediatra) para que te enseñe a instaurar el hábito del pezón en el bebé o los bebés.
Por supuesto, se tarda más en dar de mamar a dos bebés que a uno. Por eso, muchas madres de gemelos optan por dar el pecho a los dos a la vez, sobre todo en los primeros días, cuando son muy pequeños y tienen poca movilidad. Cojines y almohadones pueden ayudar a encontrar la mejor posición (existen incluso cojines de lactancia, de venta en tiendas de puericultura y grandes almacenes). No olvides alternar los pechos para que cada bebé succione de ambos. Si finalmente optáis por el biberón, seguid horarios fijos y, si os es posible, dadles el biberón a la vez. Así os aseguraréis de que ambos lo han tomado y reduciréis el tiempo de las tomas (muchas madres de gemelos tienen la sensación de que se pasan el día alimentando a sus bebés). 
Un libro calificado como “la biblia de la lactancia”: El arte femenino de amamantar, de la Liga de la Leche Internacional (de venta en librerías)

Potenciar la individualidad en los bebés gemelos

Un buen consejo para padres es que por mucho que se parezcan, no olvidéis nunca que vuestros hijos gemelos son individuos únicos y que deben ser tratados como tal desde el principio. Llamadles siempre por su nombre, fotografiadles también por separado y aseguráos de que cada uno tiene sus juguetes y objetos propios. Evitad vestirles siempre del mismo modo. Procurad encontrar tiempo para cada uno, de forma individual. No hay nada que agradezca más un hijo que sentirse único para sus padres. 

Marisol Guisola. Periodista experta en Salud

Suscríbete al Club Conmishijos

Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!