¿Cómo saber si mi hijo/a necesita más cariño?

Señales que nos indican la necesidad de cariño en los niños.

Nuestros hijos necesitan que les demostremos nuestro afecto y apoyo de manera constante, desean que permanezcamos a su lado pase lo que pase... ¿Cómo les podemos demostrar nuestro amor incondicional incluso en los peores momentos? ¿Cómo podemos hacerles ver todo nuestro cariño incluso cuando menos parece que lo merecen?

En la sociedad actual muchos padres se ven obligados a pasar gran parte del día trabajando,?por lo que se reduce el tiempo para encontrarse sus hijos. Como resultado, a veces enfocamos en lo material lo que no podemos dar desde el plano afectivo-emocional diariamente, no obstante ya sabemos que ningún juguete puede suplir el cariño y la atención de los padres.

Además, son muchos los niños que pasan muchas horas delante del televisor o con los videojuegos?y no están disfrutando de ese cariño e incluso, nosotros vivimos inmersos en las redes sociales sin darnos cuenta y nuestros hijos pueden que estén demandando nuestro tiempo compartido con ellos, ¿estamos atentos para interpretar sus señales?

Poner las situaciones vividas en perspectiva

Cuando vivimos momentos difíciles nuestras emociones están desbordadas y exageramos comportamientos... Es necesario que pongamos lo que ocurre en perspectiva y nos demos cuenta de todo lo bueno que tiene nuestro hijo.?Dejaremos que las nubes de tormenta se disipen y buscaremos las soluciones juntos, así estaremos más unidos. Recordaremos que nuestro hijo nos necesita cada día de su vida, tanto en los tiempos en los que amarle es fácil como en los momentos más complicados (sobre todo cuando llega la adolescencia)

Claves para una buena relación en la adolescencia (Fuente: Asociación FERT)

  • Seguridad.?Los adolescentes necesitan que sus padres se muestren seguros en cuestiones importantes. Es?conveniente tener una seguridad firme pero no dogmática, fundamentada y bien arraigada.
  • Cariño.?Aquel niño que llega del colegio y ya no besa a su madre continúa necesitando?afecto (aunque no lo parezca). Un afecto que implica escuchar,?comprender, interesarse por sus preocupaciones y ayudarle cuanto se pueda...
  • Disponibilidad.?Aunque las apariencias digan que los adolescentes rechazan conversar con?sus padres, éstos deben procurar el establecimiento de una comunicación fluida.

Se trata de?estar a disposición de los hijos en todo momento (no hablarán cuando sus padres quieran,?sino cuando ellos lo decidan, y si entonces los padres se muestran receptivos se abrirá una?enriquecedora vía de comunicación).

Además, es importante no escandalizarse (no hay?nada más disuasorio) y dar siempre una opinión sincera.

La comunicación familiar

Mediante la comunicación familiar, podrán tomarse acuerdos sobre situaciones que provocan inestabilidad, preocupación o inquietud. Es muy importante que al comunicarse no se presupongan las respuestas del interlocutor, sino darle la oportunidad de que se explique y solicite la información suficiente para evitar que queden dudas. 

El saber comunicarse adecuadamente sin agredir y sin permitir ser agredido no es fácil y requiere de un aprendizaje, y por tanto, de una enseñanza.

  • El objetivo: tener claro aquello que se quiere comunicar.
  • El contenido: el mensaje que quiero comunicar, la expresión de mi pensamiento.
  • Es recomendable utilizar mensajes en "yo" ("me siento mal cuando no me atiendes").
  • La forma de comunicarme: tono, claridad, lenguaje gestual (mirando a la otra persona).
  • El lugar y momento para expresar lo que queremos decir.
  • La empatía: ponerse en el lugar de la otra persona cuando la escuchamos.

El cariño (amor), ¿qué aporta a nuestras vidas?

El cariño es una emoción que se manifiesta por el buen afecto o inclinación de amor que se siente hacia alguien o algo. Puede ser hacia una persona determinada, o bien hacia un animal, planta, objeto... en todo caso las personas necesitamos mostrar y recibir ese cariño que implica afecto, cercanía, seguridad o pertenencia. Nos sirve también como escudo frente a las adversidades, llena un rincón del alma que amortigua las malas experiencias y sensaciones y que ayuda al individuo para su crecimiento personal, lo fortalece para afrontar las situaciones adversas. Sus símbolos: "El abrazo", "el beso" y "la caricia".

Beneficios de estar cariñoso y de sentir cariño:

  1. Aparece la sonrisa: Sonreír no cuesta nada y sin embargo hace más fácil las relaciones entre las personas, supone un acto de atención y de consideración hacia los demás. La persona que sonríe y aquella a quien se sonríe generalmente sienten una mayor relajación que ante situaciones en las que predominan los gestos más serios
  2. Somos más sinceros con lo que sentimos: Cuando lo necesitamos, pedimos afecto, así nos sentimos verdaderamente aceptados y comprendidos y podemos llegar a reconocer sin brusquedad nuestras equivocaciones
  3. Nos interesa la opinión de los demás: Saber dar pero también saber recibir de los demás es una manera de mostrarles aprecio. Cuando hablamos con los demás y les escuchamos, nos enriquecemos con sus experiencias y les hacemos sentirse importantes, igual que cuando nos escuchan a nosotros
  4. Nos reservamos un tiempo para las caricias y para valorarnos mutuamente, acostumbrándonos a ese intercambio tan importante en nuestro día a día en nuestro entorno personal.
  5. Recordamos que cualquier ocasión es buena para intercambiar una amable interacción.
  6. Consideramos que los problemas y los conflictos son un reto para nuestra superación personal, que podemos compartir con quienes nos quieren.
  7. Sabernos queridos nos ayuda a trabajar y a jugar cuando estamos solos, sin angustia.

Señales que nos indican que nuestros hijos necesitan cariño

La falta de amor y cariño puede tener consecuencias negativas para el desarrollo y educación de nuestros hijos. Cada niño es diferente y reacciona de manera distinta a una situación de carencia afectiva...?Algunos pueden recluirse en su mundo interior y volverse miedosos y tímidos pero otros pueden expresar su incomodidad a través de la ira y la agresividad... Es importante que nos fijemos en aquellos indicativos que muestran la necesidad de atención afectiva:

  1. Miedo al abandono. El niño puede desarrollar ciertos miedos y fobias pensando que no es importante ni único para sus padres. 
  2. Tristeza. El niño se muestra apático, a veces enfadado o irascible... con el tiempo puede llegar a padecer cierta depresión.
  3. Desconfianza hacia la mayoría de las personas, se trata de niños a los que les cuesta confiar en los demás.
  4. Cambios bruscos de conducta y vulnerabilidad emocional.
  5. Llamadas de atención y cierto grado de ansiedad acompañadas de carencias en habilidades sociales.
  6. Bajo rendimiento escolar. El niño siente que no importa a nadie, por lo que Tampoco importan sus estudios.
  7. Dificultades a la hora de expresar sus sentimientos. El niño utiliza un lenguaje negativo, dramático o demasiado pobre para su edad en ocasiones... se siente defraudado y derrotado, no puede hablar de lo que siente de manera asertiva.

Recibir muestras de afecto es fundamental para un desarrollo integral de la personalidad y también para una adecuada maduración cerebral y progreso neuronal completo. Si existen carencias afectivas, aparecerá una hipersensibilidad exacerbada, una inmadurez emocional y una personalidad insegura caracterizada por el individualismo.

¿Cómo podemos contribuir al desarrollo emocional de los niños durante estos primeros años?

  • Incorporando en el juego variantes emocionales.
  • Comprendiendo sus narraciones imaginarias.
  • Conversando sobre las emociones que experimentan las personas.
  • Escuchando sus preguntas y dudas emocionales con afectividad y cierto grado de empatía.
  • Observando ante qué emociones se sienten más incómodos.
  • Animándoles a hablar y a expresar sus sentimientos.
  • Aportándoles seguridad y confianza.
  • Mostrándoles alternativas para canalizar la rabia, la agresividad y el miedo.

Es importante encauzar las emociones de los pequeños para llegar a un autocontrol emocional acompañado de inteligencia y vinculado a valores sociales y morales.

Cómo expresar el cariño hacia los niños

Cuando los niños nos manifiestan su afecto quedamos cautivados. Sus besos, sus abrazos y sus caricias en estado puro son las primeras manifestaciones de un desarrollo emocional. De acuerdo con estas afirmaciones, es muy conveniente mencionar la necesidad de los pequeños de una educación emocional que les ayude a identificar sus sentimientos para poder establecer buenas relaciones con los demás.

¿Cómo podemos contribuir desde el mundo adulto? En primer lugar permaneciendo receptivos a sus demostraciones agradeciéndolas e invitándoles a exteriorizar su cariño de la forma más natural posible. El paso siguiente consistirá en animarlos a hacerlo pero sin presiones, siempre desde la espontaneidad.

Seremos modelos para ellos si expresamos el cariño:

  • Amando sin reservas y de manera incondicional.
  • Recordando que amamos aunque creamos que no necesitan escucharnos.
  • Corrigiendo su comportamiento sin descalificar cuando ha hecho algo que está mal.
  • Proporcionando abrazos, caricias y miradas de confianza, seguridad y complicidad.
  • Permaneciendo a su lado mientras crecen tanto en los logros como en las frustraciones.

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

Anatol Lapifia

Artículos relacionados

Comentarios (1)

10 jul 2021 22:48 wilmer

Saludos.
Es bueno saber sobre estos temas son muy significativos para nuestro vivir a diario con ellos.