¿Por qué a tu hija le gusta jugar con muñecas?

¿A partir de qué edad empiezan las niñas a jugar con muñecas? ¿Qué representan para ellas?

¿Tu hija te pide otra muñeca? ¿Le encanta mimar a su bebé y quiere otro? ¿Por qué le gusta tanto jugar con muñecas? Stéphane Clerget, psiquiatra infantil, te lo explica.

¿Por qué a tu hija le gusta jugar con muñecas?

¿Por qué a las niñas pequeñas les gusta tanto jugar con las muñecas?

Stéphane Clerget: Una de las razones por las que a las niñas les gusta jugar con las muñecas es porque este juguete les permite interactuar con una representación de sí mismas. Al jugar con su muñeca, la niña reproduce los mismos momentos y experiencias que ha vivido con sus padres, su niñera o su hermana mayor. Así puede interpretarlos, comprenderlos intelectualmente e integrarlos desde un punto de vista emocional. La muñeca es una herramienta de aprendizaje cognitivo y emocional.

¿A partir de qué edad empiezan las niñas a jugar con muñecas?

Stéphane Clerget: Las niñas empiezan a jugar con muñecas antes de los 15 meses. A esta edad, lo niños también juegan con un bebé o, si no lo tienen, con una muñeca, que consideran como una representación de sí mismos. En cuanto su motricidad se lo permite, unas y otros reproducen lo que viven: dan el biberón al bebé, le ponen la ropa, lo abrazan, lo cogen en brazos… Es una etapa importante en el desarrollo del pequeño, porque así reproduce aquello de lo que es objeto: la muñeca actúa como un espejo, por imitación de las personas que se ocupan de él.

¿Qué representa para la niña de 3 o 4 años su muñeca?

Stéphane Clerget: La muñeca puede seguir siendo un alter ego, una representación de sí misma, pero también puede ser una amiga. Cuando la pequeña entra en Educación Infantil, la muñeca representa otro yo con el que la niña experimenta las relaciones sociales. El juguete reproduce las relaciones sociales que tiene con las otras niñas de su edad.

¿La pequeña reproduce con su muñeca las relaciones que tiene con sus amigas o con la maestra?

Stéphane Clerget: En su juego hay imitación, pero también hay mucha imaginación. La niña crea a partir de sus percepciones afectivas, a partir de las situaciones que ha observado o de otros escenarios distintos. Añade cosas imaginadas. Que una niña juegue a ser la maestra y pegue a la muñeca no significa en absoluto que reciba castigos físicos en el colegio.

¿Por qué con el tiempo la muñeca se convierte en un juguete de niñas?

Stéphane Clerget: Un muñeco bebé sigue siendo un bebé para siempre. Cuando el niño crece, ese bebé ya no le representa, hace las veces de su hermanito o hermanita o del bebé que le gustaría tener. Cuando la niña juega con la muñeca, se pone en el lugar de los padres. Jugar con las muñecas es sobre todo un juego de niñas porque, hasta ahora, las que se han ocupado de los hijos han sido las mujeres, porque la niña se imagina con más facilidad siendo madre, mientras que el niño comprende que no llevará un bebé en su vientre y, por último, porque es un juguete que se fomenta más entre las niñas que entre los niños.

¿Es normal que un niño juegue mucho con muñecas?

Stéphane Clerget: Jugar con muñecas es jugar con personajes. El problema es que casi todas las muñecas son de sexo femenino. Si compráramos muñecos de sexo masculino a los niños, estos jugarían menos con muñecas de sexo femenino. El caso es que si cuando ofrecemos a nuestro hijo una muñeca tenemos la sensación de estar dándole “una cosa de niñas”, él puede hacerse las siguientes reflexiones: “Ah, vale, si es una cosa de niñas es que yo soy una niña” o “Si me dejan jugar con una muñeca es que soy una niña”. En cambio, si consideramos que es un juego de niños, cuando juegue con muñecas no tendrá la sensación de ser una niña. Compremos muñecos de sexo masculino a los niños, jugarán con ellos… ¡si les apetece!

Al crecer, muchas niñas dejan de jugar con las muñecas, pero juegan con la Barbie, ¿por qué?

Stéphane Clerget: Las niñas juegan con muñecas tipo Barbie porque esas muñecas representan a la adolescente o a la joven que será en el futuro. Jugar con una muñeca Barbie sigue siendo jugar con muñecas, pero anticipando el poder de seducción que la niña tendrá más tarde. Es como los niños que juegan con personajes masculinos muy musculados. En ambos casos se trata de representaciones masculinas y femeninas muy estereotipadas, que son las que reciben los niños y niñas de hoy. Son representaciones muy centradas en el cuerpo, en la apariencia corporal.

El hecho de que los padres varones se ocupen mas de los hijos y de que en las familias las tareas domésticas estén más compartidas, ¿cambia los juegos de los niños?

Stéphane Clerget: Eso abre un abanico de posibilidades a los pequeños. Significa que hay mil maneras de ser niño y mil maneras de ser niña. Los niños y las niñas son emocionalmente frágiles, aún no poseen todas las herramientas intelectuales para hacer suyo el mundo. Gracias al juego pueden ver la realidad a través de un filtro. Jugar les permite a la vez protegerse de la realidad y reconstruirla a la medida de sus capacidades emocionales e intelectuales. Y también curar los traumas de una realidad demasiado brutal.


Declaraciones recogidas por Odile Amblard

© enfant.com

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

  • Recoger juguetes

    Trucos para recoger los juguetes

  • Juguetes para el baño

    Juguetes para el baño del bebé

  • Juguetes para bebes

    Cómo elegir juguetes para bebés según su edad

  • Juegos de manos bebes

    Juegos inteligentes para bebés

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!