Por qué mi bebé se da golpes a sí mismo en la cabeza

Qué hacer cuando el bebé se golpea la cabeza

Ver a tu bebé golpeándose a sí mismo la cabeza puede ser muy preocupante, sobre todo, cuando tienes el máximo cuidado constantemente para que no se dañe con nada. 

Hay bebés que adoptan este hábito, bien sea darse golpes con las manos, la pared la cuna o el suelo. En ocasiones lo hacen cuando están enfadados o frustrados y otras, simplemente parece ocurrir sin ningún desencadenante. ¿Por qué ocurre y qué podemos hacer cuando el bebé se da golpes en la cabeza?, ¿puede causarle algún daño cerebral?

Mi bebé se da golpes a sí mismo en la cabeza, ¿por qué lo hace?

Mi bebé se golpea la cabeza a sí mismo

Es algo inesperado y preocupante para los padres ver cómo sus bebés intentan golpearse la cabeza contra algún objeto, sobre todo cuando lo hacen contra superficies duras como la pared o el suelo. Puede parecer algo fuera de lo común, sin embargo, no es un comportamiento tan infrecuente entre los niños pequeños, de hecho, es una conducta más normal de lo que piensas. El hábito puede comenzar alrededor de los 6 a 9 meses, y muchos niños lo superan entre los 3 y los 5 años. Estas son las posibles causas: 

- Algunos niños lo hacen como respuesta ante un enfado o frustración, su incapacidad para gestionar o controlar las emociones les lleva a tener explosiones que a un adulto le parecen extremas, como puede ser gritar, tener rabietas o sí, golpearse a sí mismos.

- Para otros niños, estos golpes son una respuesta de alivio antes de dormirse. Se golpean contra la almohada o la cuna. Se trata de movimientos repetitivos mientras incluso gimen o hacen algún ruido. Es su manera de relajarse. A un adulto puede parecerle doloroso, pero para el bebé es una rutina para quedarse dormido o tranquilizarse. 

- En algunas ocasiones, golpearse la cabeza es un síntoma del autismo. Los niños con este trastorno del desarrollo realizan movimientos rítmicos, como darse golpes en la cabeza. Suelen ir acompañados de otros síntomas como retraso en el habla, baja o nula interacción social o respuestas emocionales fuertes. 

Muchos de los golpes que el bebé se causa a sí mismo son normales y no indican que exista un problema del desarrollo. Sin embargo, puede ser estresante y angustioso para un padre ver este tipo de conductas, esto es lo que puedes hacer: 

- Si tu hijo se está dando golpes rítmicos y leves para tranquilizarse y quedarse dormido, resiste el impulso de correr y parar a tu hijo, sobre todo si los golpes son leves. Solo durará unos minutos mientras se duerme. En cualquier caso, no dejes de poner una chichonera en la cuna para minimizar el impacto de su cabeza contra los barrotes y así quedarte más tranquila.  

- En caso de que el bebé esté golpeándose la cabeza como respuesta a una rabietao como una llamada de atención es preferible ignorar esta conducta. Por supuesto, solo has de ignorarlo si no hay riesgo de daño. Cuando tu bebé vea que ese comportamiento no causa impacto en ti, dejará de hacerlo. 

- Si crees que tu bebé se está dando golpes demasiado fuertes y puede causarle un daño, por supuesto, has de evitarlo. Tómale entre tus brazos, incluso aunque tenga una rabieta y háblale con cariño y con calma. 

- Si tu bebé suele golpearse la cabeza contra la pared cuando está en la cuna, intenta alejar ésta de las paredes. De esta manera evitarás el ruido y la molestia para todos. 

- Observa a tu bebé cuando se provoca golpes en la cabeza y analiza si puede hacerlo como medida tranquilizadora para dormir o como respuesta a un enfado. Si sospechas que puede deberse a un trastorno en el desarrollo de tu hijo o cualquier otro problema, consulta con tu pediatra, sobre todo si tiene otros síntomas como retraso en el habla o una escasa interacción con otras personas. 

Nota importante: Si para quedarte más tranquila por si el bebé se lastima, colocas cojines a lo largo de la cuna, recuerda que pueden caer sobre él mientras duerme y provocar que se sofoque o asfixie, por lo tanto, solo es recomendable poner elementos específicos para cunas, que puedan atarse a los barrotes y proteger así al bebé.

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!