¿Cuándo está listo el bebé para dormir en la cama?

La transición de la cuna a la cama.

Muchos padres se preguntan cuál es el momento más adecuado para que su hijo deje la cuna y estrene su primera cama. En realidad, no hay una edad determinada. El rango se extiende entre los 18 meses y los 3 años, dependiendo de los niños y de las circunstancias. Lo más común es que los peques realicen el cambio alrededor de los 22 meses. 

Hay tres elementos que te indicarán que ha llegado el momento de que tu pequeño pase de la cuna a la cama:

  • El espacio: el niño ha crecido tanto que no puede moverse cómodamente en la cuna, se le ha quedado pequeña.
  • Sus habilidades motrices: tu pequeño trepa a la cuna y salta fuera. Ya sabe salir, sí, pero eso no significa que esté preparado para dormir en una cama. No te precipites.
  • El propio niño lo pide: está deseando dar el paso, ¡sobre todo si tiene hermanos mayores!

No te precipites para realizae el cambio de la cuna a la cama

Que el niño sea capaz de saltar fuera de la cuna no significa que esté preparado para dar el salto a la cama. El temor a que se haga daño no debería ser la única razón del cambio. La cama puede resultar incluso más peligrosa, porque el niño puede salir de ella libremente y moverse por la casa cuando nadie lo controla.

Si tu peque aún no está preparado, baja la altura del colchón de la cuna, de modo que la barandilla quede más alta y le sea más difícil salir. Quítale los protectores laterales, que le sirven de punto da apoyo para elevarse. También puedes colocar unas redes de seguridad para cunas. 

Escoge el momento adecuado. No pases a tu hijo de la cuna a la cama aprovechando una mudanza o con motivo de la llegada de un nuevo hermanito. Los cambios exigen un equilibrio emocional. Si el pequeño tiene que lidiar con dos a la vez, corre el peligro de sentirse desbordado y reaccionar mal. Es mejor desplazar la fecha de la transición.

¿Y si resulta que aún no estaba listo?

Hay niños que piden insistentemente estrenar cama y, en cuanto la prueban, se arrepienten. Tardan más en dormirse y se levantan muchas veces durante la noche. Por eso es importante que no te deshagas de la cuna todavía. Si el espacio te lo permite, déjala en su habitación: saber que la tiene ahí le dará seguridad y a ti te abrirá el abanico de opciones.

Consejos para una buena transición de la cuna a la cama 

  • Intenta mantener los elementos de referencia que le dan seguridad: coloca la cama en el mismo lugar donde estaba la cuna, ponle el mismo edredón y deja que duerma con los mismos peluches de siempre.

  • Si el cambio no lo ha pedido él, explícale por qué va a dormir en una cama. Busca el enfoque positivo: ha crecido mucho, ya es un niño mayor…

  • Alguna camas para niños tienen barandillas de seguridad desmontables que puedes utilizar durante la fase de adaptación. 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!