Mi bebé llora en cuanto lo dejo en la cuna

Muchos bebés rompen a llorar en cuanto les dejas durmiendo en su cuna. ¿Sabes qué hacer?

“Mi hija de 4 meses se pone a llorar en cuanto la meto en la cuna, ¿qué puedo hacer? Béatrice Di Mascio, pediatra, responde a la pregunta de Norma.

El llanto es un medio de comunicación que permite al bebé expresar una necesidad, una emoción, una sensación, un malestar, un dolor… aunque a la madre no siempre les resulte fácil interpretarlo.

En todo caso, un bebé que llora nunca lo hace por capricho: significa que algo no va bien. Por eso no hay que dejarlo llorar.

Algunos bebés tienen más necesidad de protección, de que los tengan en brazos que otros. Pueden manifestar su inquietud llorando, especialmente en el momento de acostarse, cuando su madre los deja en la cuna. Normalmente, esta tendencia se manifiesta enseguida, ya en los primeros días de vida.

Si un bebé se pone a llorar en el momento de acostarse y no es algo que haga habitualmente, esa actitud tiene que llevar a que los padres se pregunten el porqué, dado que es una fenómeno nuevo.

Algunos niños lloran más que otros, especialmente en el momento de acostarlos. No es nada serio, solo hay que encontrar el modo de tranquilizarlos. Las costumbres al acostarse (ofrecerle un peluche o el chupete, cantarle una nana, hacerle una caricia…) cumplen con ese objetivo y hacen que la separación sea menos difícil.

Si las crisis de llanto son recientes, puede que el bebé esté inquieto: su madre se acaba de reincorporar al trabajo, se ha quedado con hambre (sobre todo si siempre se termina los biberones)… Si se pone a gritar cuando está tumbado, puede que padezca una otitis (sobre todo si tiene fiebre) o reflujo. De modo que si se pone a llorar cuando antes no lo hacía, es importante comprobar que todo está en orden y, si es necesario, hay que acudir al pediatra.

Declaraciones recogidas por Frédérique Odasso
© Enfant.com

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!