Cómo ayudar a dormir a tu bebé cuando hace mucho calor

Consejos para que tu hijo duerma bien

Todos lo sabemos por experiencia: en verano, el calor se hace especialmente incómodo durante la noche. Los adultos tenemos la termorregulación corporal a pleno rendimiento y, cuando el calor es excesivo, podemos actuar para combatirlo. Pero los niños, como los ancianos, son la población más vulnerable. Los bebés aún no regulan totalmente su temperatura y, además, no pueden tomar medidas para combatirla.

Cómo ayudar a dormir a tu bebé cuando hace mucho calor

Cómo saber si el bebé tiene calor

Cuando dormimos, la temperatura del cuerpo disminuye. Está comprobado  que el sueño más reparador se produce cuando la temperatura corporal es más baja. Para ello, es importante que la habitación se mantenga fresca. Según los expertos, la temperatura ideal de la habitación de un bebé a la hora de dormir es de entre 19 y 21 grados.

Puedes averiguar si tu bebé tiene excesivo calor pasándole la mano por la nuca y comprobando si está muy caliente, suda o tiene granitos. Otro síntoma es que se muestre intranquilo y se despierte con frecuencia durante la noche.

Qué hacer para ayudarlo a dormir en verano

  • Mantén la habitación fresca. Durante las horas centrales del día, cierra las ventanas y baja las persianas. Y a primera hora de la mañana y al caer la tarde abre las ventanas y airea bien la habitación.
  • Si la habitación de tu bebé tiene aire acondicionado, enciéndelo antes de acostarlo para refrescar el ambiente, pero apágalo mientras duerme, porque es perjudicial para las vías respiratorias y tu pequeño podría acatarrarse.
  •  Sitúa la cuna en el lugar más fresco de la habitación, junto a una pared en la que no dé el sol durante el día y alejada de las corrientes de aire.
  • Mantén a tu bebé bien hidratado. Dale de beber con frecuencia, tanto de día como de noche.
  • Utiliza sábanas de algodón que son más fresquitas que las sintéticas y ayudan a que el niño no sude. Quita los protectores de plástico y los peluches de la cuna. Y elige un colchón transpirable. Cuando acuestes a tu bebé, no lo arropes, no lo necesita.
  • Ponle un pijama de algodón u otro tejido natural: es cómodo y facilita la transpiración. Si hace mucho calor, puedes ponerle solo una camiseta de algodón ligera y no muy ceñida.
  • Dale un baño de agua tibia antes de acostarlo, así lograrás que baje su temperatura corporal y que se relaje.

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!