Problemas del bebé para dormir

Mi bebé ya no duerme bien por la noche

Desde los 4 meses, tu bebé dormía como lirón. Pero te reincorporaste al trabajo o tuvo una enfermedad sin importancia y durmió con vosotros… Desde entonces, tu hijo se despierta varias veces y ya no duerme toda la noche de un tirón. ¿Cómo manejar este paréntesis? Sigue los consejos de una especialista del sueño.

Problemas para dormir del bebé 

¿A quién afecta?

A tu hijo. Sus despertares nocturnos perturban su sueño y le provocan cansancio. Cada vez que se despierta, tiene problemas para volverse a dormir.
A ti y a su padre. No comprendéis por qué el niño ya no consigue dormir de un tirón como antes y eso os preocupa. Además, con esas interrupciones del sueño, vosotros también acumuláis cansancio.

La solución, caso a caso

Le inquieta algún acontecimiento

Hace poco que has retomado el trabajo, vas a tener otro bebé… Esos cambios han generado inseguridad en tu pequeño. Por la noche, quiere comprobar que sigues ahí.
Lo que hay que hacer. Quédate cerca de él unos veinte minutos antes de acostarle para tranquilizarlo. Aprovecha ese tiempo para hacerle mimos, pero no alargues demasiado el ritual. Si continúa despertándose por la noche, acude junto a él, pero no lo cojas en brazos. Háblale en voz baja y sal de la habitación, aunque no le haga mucha gracia.
Lo que hay que decirle. “Vuélvete a dormir, nosotros estamos aquí al lado y todo el mundo duerme. Nos vemos mañana por la mañana”.

Se ha malacostumbrado

Durante las vacaciones o cuando estaba enfermo, durmió en vuestra habitación. Ahora que todo vuelve al orden acostumbrado, se despierta cada noche y quiere ir a vuestro lado.
Lo que hay que hacer. Al acostarle, dile que va a pasar toda la noche en su cama, aunque se despierte. Si te llama en plena noche, espera al menos cinco minutos antes de ir a verlo. Háblale con calma y firmeza al mismo tiempo, sin cogerlo en brazos. No te quedes mucho rato. Veinte o treinta segundos bastan. Después, espacia el tiempo entre sus llamadas y tu intervención.
Lo que hay que decir. “Todo el mundo duerme, cada cual en su cama, tú también tienes que dormir en la tuya”.

Se despierta al final de cada ciclo de sueño

Últimamente lo has oído llorar en plena noche y has acudido a consolarlo y darle de beber. Desde entonces, oyes cómo se agita varias veces durante la noche.
Lo que hay que hacer. Cada ciclo de sueño finaliza con un microdespertar. Aunque el niño se agite un poco, no está totalmente despierto. Se volverá a quedar dormido si nada lo despeja completamente. Si quieres comprobar que todo va bien, entra con cuidado en la habitación, sin que te vea y sin decirle nada. Poco a poco se irá acostumbrando a volverse a dormir después de un microdespertar.

 El testimonio de una madre

“Después de una baja de maternidad de un año, volví a trabajar y Pablo entró en la guardería. De un día para otro, empezó a despertarse todas las noches a las 3 de la madrugada. Al principio lo cogíamos en brazos y, luego, el cansancio nos arrastró a llevarlo a nuestra cama… durante dos meses. Un día, al acostarse, le explicamos que ya era mayor para dormir toda la noche, que estábamos cansados y que, a partir de ese momento, se quedaría en su cama. Le hablamos en un tono convincente. Pablo debió notarlo. Tras dos noches de prueba, sus continuos despertares desaparecieron a los diez días”.
Silvia, madre de Pablo, 2 años.

Marie-Victoire Garcia con Brigitte Langevin, formadora especializada en el sueño.

 © Enfant Magazine

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!