Un buen bocado. Cuento popular para niños sobre los tramposos

Cuento con moraleja sobre las personas que intentan timarnos

Un buen bocado es uno de esos cuentos populares para niños que se han transmitido de boca en boca hasta que fueron recogidos de forma escrita. Este relato habla de tres campesinos que han de compartir una hogaza de pan, pero uno muy astuto, propone un plan a los demás que no les resultará nada ventajoso.

Es un cuento con moraleja que puede ayudarnos a explicar a los niños que no han de fiarse de los demás, sobre todo, cuando el trato a realizar no nos beneficia en absoluto. Y es que, ya desde la infancia los niños hacen tratos entre ellos, bien para cambiar cromos o incluso la merienda. Han de aprender a evitar a los tramposos para que no nos timen.  

Leer también: Cuentos populares de los hermanos Grimm

Cuento popular para niños sobre la astucia y los timos: Un buen bocado

Un buen bocado. Cuento popular para niños 

Tres campesinos fueron un buen día al mercado de la ciudad para vender sus productos. Terminaron tan tarde que ya no podían volver a sus casas, así que se dirigieron hacia la posada más cercana, dispuestos a tomar una buena cena y a descansar de la dura jornada.

- La posada está llena - dijo el posadero -, pero intentaré buscaros un sitio para los tres. Lo malo es que para cenar solo me queda esta pequeña hogaza de pan.

Los campesinos se quedaron muy contrariados. ¡Estaban muertos de hambre...! Cuando uno de ellos estaba a punto de partir la hogaza en tres trozos, el campesino más astuto dijo:

- ¡No! No la repartas. Apenas nos tocará unas migajas a cada uno. Mejor, haremos un trato: nos vamos a dormir, y el que en sueños consiga viajar al lugar más lejano se tomará la hogaza entera en el desayuno.

Aunque suene extraño, al resto le pareció una buena idea, así que guardaron el pan y se fueron a dormir.

El campesino astuto esperó a que los otros se durmiesen, luego se acercó a la hogaza de pan sin hacer ruido... ¡y se la comió!

- ¡Mmmm! Este pan está delicioso, la miga está tan tierna y la corteza como me gusta, bien tostadita.

Tras el banquete, el campesino se quedó dormido.

A la mañana siguiente, con el primer canto del gallo, los tres hombres se despertaron.

-¡He dormido como un tronco! - dijo uno de ellos -. Y he soñado que realizaba un largo viaje hasta llegar... ¡a la China!

- ¡La China! Eso está demasiado cerca. Yo soñé que me iba al fin del mundo en barco - replicó el segundo.

Entonces, el campesino astuto, que hasta ese momento había permanecido en silencio, dijo:

- Veréis, amigos... El caso es que yo soñé que os habíais ido muy lejos y que, por tanto, tardaríais mucho tiempo en volver. Así que pensé que la hogaza podía ponerse dura y... bueno, pues... ¡Me la comí!

Moraleja: no te fíes de aquellos que pretenden hacer tratos que no resultan ventajosos para ti.

Ejercicios de comprensión lectora del cuento popular Un buen bocado

Para valorar si los niños han leído y comprendido bien el texto y además entienden el significado del cuento, puedes hacerles esta serie de preguntas: 

  • ¿Qué profesión tenían nuestros tres protagonistas?
  • ¿Qué les dio el posadero para cenar?
  • ¿En cuántos trozos iban a partir la hogaza? y ¿Por qué no la partieron?
  • ¿Qué trato ideo el campesino astuto para comerse todo el pan? 
  • ¿Qué imaginas que le dirían los tres campesinos cuando se levantaran hambrientos y sin hogaza de pan que llevarse a la boca?
  • ¿Habrías hecho tú  un trato semejante?
  • ¿Qué aprendizaje se extrae de este cuento popular para niños?

Más fábulas para leer con tus hijos

El caballo y el asno: este cuento nos explica cómo cada vez que no ayudas a quien te lo pide, te perjudicas a ti mismo.

El perro del hortelano: la envidia y el egoísmo hace que algunas personas intenten que otros no cumplan sus sueños.

La cigarra y la hormiga: una fábula sobre el esfuerzo y el trabajo.

Fábula de La lechera: un cuento corto que nos ayuda a explicar a los niños que la avaricia rompe el saco. 

El león y el mosquito: una fábula que transmite que nadie es invencible.

La zorra y la cigüeñano hagas nunca a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.

No discutas con burrosdiscutir con personas necias que no quieren ver la verdad es una pérdida de tiempo.

La zorra y las uvasEsta fábula corta para niños les enseña una moraleja muy interesante: es fácil despreciar lo que no se puede obtener. 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!