Fábula para niños de la zorra y las uvas para leer con tus hijos

Cuentos cortos para niños con moraleja

Te presentamos el cuento corto de La zorra y las uvas para que se lo leas a tu hijo y después podéis realizar las preguntas de comprensión lectora y de reflexión que os proponemos al finalizar la lectura.

Esta fábula corta para niños les enseña una moraleja muy interesante: es fácil despreciar lo que no se puede obtener. 

La zorra y las uvas. Fábula corta para niños

Cuento con moraleja de la zorra y las uvas

En una mañana de otoño, mientras una zorra descansaba debajo de una plantación de uvas, vio unos hermosos racimos de uvas ya maduras, delante de sus ojos. Deseosa de comer algo refrescante y distinto de lo que estaba acostumbrada, la zorra se levantó, se remangó y se puso manos a la obra para comer las uvas.

Lo que la zorra no sabía es que los racimos de uvas estaban mucho más altos de lo que ella imaginaba. Entonces, buscó un medio para alcanzarlos. Saltó, saltó, pero sus dedos no conseguían ni tocarlos.

Habían muchas uvas, pero la zorra no podía alcanzarlas. Tomó carrera y saltó otra vez, pero el salto quedó corto. Aún así, la zorra no se dio por vencida. Tomó carrera otra vez y volvió a saltar y nada. Las uvas parecían estar cada vez más altas y lejanas.

Cansada por el esfuerzo y sintiéndose imposibilitada de conseguir alcanzar las uvas, la zorra se convenció de que era inútil repetir el intento. Las uvas estaban demasiado altas y la zorra sintió una profunda frustración. Agotada y resignada, la zorra decidió renunciar a las uvas.

Fábula de la zorra y las uvas

Cuando la zorra se disponía a regresar al bosque se dio cuenta de que un pájaro que volaba por allí, había observado toda la escena y se sintió avergonzada. Creyendo que había hecho un papel ridículo para conseguir alcanzar las uvas, la zorra se dirigió al pájaro y le dijo:

- Yo hubiera conseguido alcanzar las uvas si ellas estuvieran maduras. Me equivoqué al principio pensando que estaban maduras pero cuando me di cuenta de que estaban aún verdes, he preferido desistir de alcanzarlas. Las uvas verdes no son un buen alimento para un paladar tan refinado como el mío.

Y fue así que la zorra siguió su camino, intentando convencerse de que no fue por su falta de esfuerzo que ella no había comido aquellas riquísimas uvas. Y sí porque estaban verdes.

MoralejaLa lección que podemos aprender a través de esta interesante historia es que es natural que nos disguste o despreciemos algo que no está a nuestro alcance. Este cuento también nos enseña a trabajar duro para lograr nuestros objetivos en lugar de fingir que no vale la pena intentarlo.

Preguntas de comprensión lectora sobre la fábula La zorra y las uvas

Esta lectura es muy cortita, por lo que es ideal para niños que se inician en la lectura, así como para enseñar algunas enseñanzas a niños de cualquier edad. Para saber si la han comprendido y para ayudarles a reflexionar sobre su significado, te invitamos a realizarles estas preguntas: 

- ¿Qué es lo que la zorra intentaba alcanzar para comer?

- ¿Quién miraba aquella escena en la que la zorra intentaba alcanzar las uvas?

- ¿Qué dijo la zorra para "escusarse" por no haberlas alzanzado?

- ¿Crees que está bien lo que hizo?, ¿por qué?

Más fábulas para leer con tus hijos

El caballo y el asno: este cuento nos explica cómo cada vez que no ayudas a quien te lo pide, te perjudicas a ti mismo.

El perro del hortelano: la envidia y el egoísmo hace que algunas personas intenten que otros no cumplan sus sueños.

La cigarra y la hormiga: una fábula sobre el esfuerzo y el trabajo.

Fábula de La lechera: un cuento corto que nos ayuda a explicar a los niños que la avaricia rompe el saco. 

El león y el mosquito: una fábula que transmite que nadie es invencible.

La zorra y la cigüeñano hagas nunca a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.

No discutas con burrosdiscutir con personas necias que no quieren ver la verdad es una pérdida de tiempo.

 

 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!