8 maravillosos cuentos de Navidad para niños (mágicos relatos navideños)

Relatos sobre la Navidad para leer con tus hijos

¿Hay algo mejor que acurrucarse junto a tus hijos mientras lees un bello relato en Navidad? La imaginación de los niños vuela mientras lees en voz alta una vieja historia llena de magia y fantasía.

Para que puedas vivir este momento tan bello en familia, hemos reunido 8 maravillosos cuentos de Navidad para niños. Algunos son más cortos y otros más largos, pero todos están llenos de la magia navideña y, tras leerlos a tus hijos, podrás ver el brillo y la ilusión en su mirada

Ver también: poemas de Navidad para niños

8 mágicos cuentos de Navidad para niños 

Cuentos navideños para niños

1. El origen de la navidad está en este cuento del nacimiento del niño Jesús

Cuento del nacimiento de Jesús en Navidad

Una noche de hace muchos, muchos años, el arcángel Gabriel visitó a la joven María para darle la noticia de que en su vientre llevaba al hijo de Dios, un niño al que tendría que llamar Jesús. María, extrañada, le preguntó cómo había sido posible, si no había conocido varón. Pero el arcángel le dijo que era posible, porque el que nacería, sería el hijo de Dios.

María tuvo miedo de que José, su prometido no creyera su historia y así sucedió, pero el arcángel volvió para contarle a José la buena noticia, así fue como creyó que se había obrado el milagro y decidió permanecer a su lado para siempre. 

Tiempo después, una fría noche de un 24 de diciembre, María y José iban camino de Belén para registrar el nacimiento de su futuro hijo, tal y como había ordenado el emperador César Augusto. José iba caminando y junto a él su mujer, María, a punto de dar a luz a su hijo, sentaba en un burro. 

A su llegada a Belén, María y José buscaron un lugar para alojarse, pero llegaron demasiado tarde y todo estaba completo. Finalmente, un buen señor les prestó su establo para que pasaran la noche.

Sigue leyendo: El nacimiento del niño Jesús

2. Cuento navideño: los tres Reyes Magos de Oriente

Cuento de navidad de los reyes magos

Érase una fría noche de invierno de hace muchos, muchos años, cuando tres hombres muy sabios que vivían en las lejanas tierras de Oriente, iniciaron un largo viaje guiados por una maravillosa estrella. Esa estrella brillaba en el cielo más que ninguna otra, era hermosa, grande y clara, tanto que las demás estrellas quedaron desdibujadas en el cielo nocturno.

Aquellos tres hombre, eran reyes y eran magos y todos supieron que esa estrella anunciaba el nacimiento que habían esperado desde hacía años, era el nacimiento del hijo de Dios. Caminaban a lomos de camellos, vestidos en ricas ropas de seda carmesí con turbantes en sus cabezas. Sus nombres: Melchor, Gaspar y Baltasar.

Sigue leyendo: Cuento de Navidad de los Tres Reyes Magos de Oriente

3. Cuento infantil navideño: Un regalo de Navidad

cuento de navidad: un regalo de navidad

En una pequeña ciudad había una sola tienda que vendía árboles de Navidad. Allí se podían encontrar árboles de Navidad de todos los tamaños, formas y colores. 

El dueño de la tienda había organizado un concurso para premiar al arbolito más bonito y mejor decorado del año y lo mejor de todo es que sería el mismo San Nicolás quien iba a entregar el premio el día de Navidad. Todos los niños de la ciudad querían ser premiados por Santa y acudieron a la tienda a comprar su arbolito para decorarlo y poder concursar.

Por su parte, los arbolitos se emocionaban mucho al ver a los niños y decididos a ser el elegido, les gritaban: ¡A mí... a mí... mírame a mí¡ Cada vez que entraba un niño a la tienda era igual, los arbolitos comenzaban a esforzarse por llamar la atención y lograr ser escogidos.

¡A mí que soy grande!... ¡no, no a mí que soy gordito!... o ¡a mí que soy de chocolate!... o ¡a mí que puedo hablar!. Se oía en toda la tienda. Pasando los días, la tienda se fue quedando sin arbolitos y sólo se escuchaba la voz de un arbolito que decía: A mí, a mí... que soy el más chiquito.

A la tienda llegó, casi en vísperas de Navidad, una pareja muy elegante que quería comprar un arbolito.

Seguir leyendo el cuento Un regalo de Navidad

4. Cuento de Navidad: Frosty, el muñeco de nieve

cuento de frosty, el muñeco de nieve

Era una soleada y nevada mañana de invierno y en la escuela se celebraba la fiesta de Navidad. La maestra había contratado al profesor Hinkle, un mago un poco atolondrado y torpe, para entretener a los niños. Sin embargo, sus trucos de magia no parecían funcionar, todo le salía del revés y enfadado, arrojó su viejo sombrero de copa fuera del escenario. 

El sombrero, chocó con el cubo de la basura y liberó a un extraño personaje llamado Hocus Pocus, un conejo que hizo reír a los niños humillando al profesor Hinkle. Cuando la celebración terminó, los niños salieron a jugar y decidieron hacer un gran muñeco de nieve. Trabajaron todos juntos y le pusieron una nariz hecha con un botón, ojos de carbón y una pipa de mazorca de maíz. Los niños disfrutaban jugando a su alrededor y cantando canciones. Tan orgullosos estaban de su obra que incluso una pequeña, Karen, decidió darle nombre, le llamó Frosty.

Seguir leyendo el cuento de Frosty, el muñeco de nieve

5. Cuento de Navidad de Charles Dickens

cuento de navidad de dickens

Cuentan que Ebenezer Scrooge era un empresario muy rico y avaro y su único socio Marley había muerto. Scrooge era una persona mayor y sin amigos. Viva en su mundo, nada le agradaba y menos la Navidad, decía que eran... ¡paparruchas! Tenía una rutina solitaria y hacía lo mismo todos los días: caminar por el mismo lugar sin que nadie se parara a saludarlo.

Era víspera de Navidad, todo el mundo estaba ocupado comprando regalos y preparando la cena navideña. Scrooge estaba en su despacho como siempre con la puerta abierta viendo a su escribiente, que pasaba unas cartas en limpio, y de repente llegó su sobrino deseándole felices navidades.

Scrooge, con su habitual antipatía no lo recibió de una buena manera, todo lo contrario, aun así su sobrino le invito a pasar la noche de Navidad con ellos, pero él lo despreció diciendo que eso eran... ¡paparruchas! Su escribiente llamado Bob Cratchit seguía trabajando hasta tarde aunque era noche de Navidad, a Scrooge no le daba ninguna pena e incluso le dijo que un día después de Navidad tendría que llegar mas temprano de lo acostumbrado para reponer el día festivo.

Sigue leyendo Cuento de Navidad de Dickens

6. Cuento de Papá Noel: su verdadera historia

cuento de papá noel, su verdadera historia

La historia de Papá Noel comenzó hace muchos, muchos años. Sucedió hace más de 1700 años en un pequeño pueblo no muy lejano al lugar donde vivió Jesús en Asia Menor llamado Patara. Allí vivía un niño llamado Nicolás que quedó huérfano cuando era muy pequeño, sin embargo, nunca tuvo problemas para salir adelante, sus padres eran ricos y había heredado una gran fortuna.

Al morir sus padres se trasladó a Myra, donde todas las gentes del lugar le conocían por su ser un joven muy especial, no le importaba la riqueza y fortuna de la que gozaba y jamás perdió la capacidad de ser amable con los demás. En secreto ayudaba a los pobres y a los más necesitados entre quienes repartía los muchos bienes de los que gozaba.

Un buen día supo la historia de un hombre muy desdichado y muy pobre que tenía tres hijas a las que no podía casar por no tener dinero para pagar la dote, ni tampoco podía mantener. Nicolás quiso de inmediato ayudar a aquella familia y, una noche, se envolvió en una capa y salió de su casa para llegar hasta la parte más pobre de la ciudad, donde vivía el padre con sus tres hijas. Y, sobre una ventana entreabierta, colocó su regalo: una bolsa de oro. Silenciosamente y, sin que nadie le viera, volvió a su casa.

Sigue leyendo el cuento: La historia de Papá Noel

7. Versión corta del cuento de Navidad: El soldadito de plomo

el soldadito de plomo, cuento corto de navidad

Érase una vez un pequeño ejército de soldados de plomo que eran todos hermanos porque habían nacido todos de una vieja cuchara. Llevaban uniformes rojos y azules y mosquete al hombro. Eran todos iguales menos uno, al que le faltaba la pierna, seguramente porque no había quedado plomo suficiente para terminarlo. Pero, allí estaba con los demás, orgulloso de ser un soldado de plomo.

La primera voz que oyeron en su vida fue la de un niño pequeño gritando...

-¡Soldados de plomo!

Era el regalo de cumpleaños de un niño al que le hizo una gran ilusión ver a todos esos soldaditos nuevos y relucientes. Junto a la caja con soldaditos de plomo había otros muchos juguetes, entre ellos, un enorme un castillo de cartón, un cascanueces y una bella muñeca vestida de bailarina que en posición de baile, con una pierna extendida hacia atrás y los brazos extendidos hacia el cielo.

Sigue leyendo El soldadito de plomo

8. El abeto: un cuento de navidad sobre la importancia de disfrutar el momento

El abeto, cuento de Navidad

En el bosque había un bonito abeto. El lugar que tenía era muy bueno; el sol brillaba sobre él, había suficiente aire fresco y a su alrededor crecían muchos árboles de gran tamaño. Los niños venían a menudo con una cesta llena de bayas y se sentaban cerca del árbol joven y decían: ¡Oh, qué lindo es! ¡Qué lindo abeto! Pero el abeto no solía estar muy feliz, no le gustaba ser más pequeño que los demás, ni le importaban los niños.

Al cabo de un año el abeto había crecido mucho y, al año siguiente, aun era más alto pero al abeto no le resultaba suficiente:

¡Oh, si yo fuera un árbol tan alto como los demás!, suspiraba. ¡Entonces podría extender mis ramas, los pájaros construirían nidos entre mis ramas; y cuando soplara la brisa, podría inclinarme con tanta majestuosidad como los demás.

Ni los rayos del sol, ni los pájaros, ni las bellas nubes rojas, complacían al arbolito.

Sigue leyendo el cuento El abeto de Navidad de Hans Christian Andersen

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!