Cuento de Papá Noel para niños: historias de Navidad

La auténtica historia de Papá Noel: los orígenes de la leyenda de Santa Claus

Papá Noel, conocido en los países anglosajones como Santa Claus, es es hombre de risa bonachona, barba blanca larga, traje rojo y apariencia afable que, cada Navidad, reparte regalos a los niños mientras viaja subido en su trineo tirado por renos. 

Pero, ¿conoces la verdadera historia de Santa Claus? Para que tus hijos entiendan esta tradición, has de contarles el cuento de Papá Noel, o mejor dicho, de San Nicolás de Bari, que es de dónde parte esta bonita historia de Navidad.

Cuento de Papá Noel: su verdadera historia

cuento de papá noel, su verdadera historia

La historia de Papá Noel comenzó hace muchos, muchos años. Sucedió hace más de 1700 años en un pequeño pueblo no muy lejano al lugar donde vivió Jesús en Asia Menor llamado Patara. Allí vivía un niño llamado Nicolásque quedó huérfano cuando era muy pequeño, sin embargo, nunca tuvo problemas para salir adelante, sus padres eran ricos y había heredado una gran fortuna.

Al morir sus padres se trasladó a Myra, donde todas las gentes del lugar le conocían por su ser un joven muy especial, no le importaba la riqueza y fortuna de la que gozaba y jamás perdió la capacidad de ser amable con los demás. En secreto ayudaba a los pobres y a los más necesitados entre quienes repartía los muchos bienes de los que gozaba.

Un buen día supo la historia de un hombre muy desdichado y muy pobre que tenía tres hijas a las que no podía casar por no tener dinero para pagar la dote, ni tampoco podía mantener. Nicolás quiso de inmediato ayudar a aquella familia y, una noche, se envolvió en una capa y salió de su casa para llegar hasta la parte más pobre de la ciudad, donde vivía el padre con sus tres hijas. Y, sobre una ventana entreabierta, colocó su regalo: una bolsa de oro. Silenciosamente y, sin que nadie le viera, volvió a su casa.

Aquel hombre pobre, no cabía en sí de alegría a la mañana siguiente... ¡podía casar a su hija mayor gracias a algún benefactor! Días después, Nicolás volvió a la casa del pobre y dejó una segunda ofrenda de oro en la ventana. A la mañana siguiente, el hombre agradeció de nuevo su suerte y pudo casar a su segunda hija. Pero desde aquella noche, se apostó cerca de la ventana para poder conocer a ese alma caritativa que tan bueno había sido con su familia. Días más tarde, Nicolás volvió a la parte pobre de la ciudad envuelto en su capa y al dejar su regalo en la ventana, el padre que siempre estaba vigilante, descubrió quién era aquel buen hombre. Pudo casar a su tercera hija y nunca se cansó de hablar de las bondades de Nicolás.

Después de esta, Nicolás ayudó a otras muchas más familias a lo largo de su vida. Convertido en un anciano de larga barba blanca siguió protegiendo con valor y decisión a los más desfavorecidos. E incluso, se cuenta que después de su muerte en el año 343 en Myra, siguió haciendo el bien a las personas en forma de milagros. Los niños nunca olvidaron a San Nicolás y, cada año en diciembre, cuando sucedió su muerte, se preguntaban si volvería para traerles regalos por la noche.

Y así es desde entonces, que el milagroso Santo Nicolás o Papá Noel o Santa Claus, da igual como le llamemos, sigue llevando regalos cada noche del 24 de diciembre a los niños.

Cómo pasó San Nicolás a convertirse en Papá Noel

En Holanda se veneraba desde hacía siglos a San Nicolás de Bari y, los emigrantes holandeses que llegaron a Estados Unidos en el siglo XVII llevaron hasta las nuevas tierras sus tradiciones y creencias.

Allí, en 1809 el escritor Washington Irving adaptó el nombre del santo, en holandés SinterKlaas en Santa Claus. Así nació el nombre. Tiempo después, el poeta Clement Clarke Moore escribió un poema donde hablaba de un personaje, Santa Claus, que entregaba juguetes a los niños y viajaba en un reno tirado por nueve renos.

Su aspecto se lo dio Thomas Nast en 1863, un dibujante que diseñó al personaje para unos dibujos en Harpers Weekly. Era un hombre grande, grueso y de larga barba blanca.

A finales del siglo XIX un anuncio publicitario de la Lomen Company, una empresa de frigoríficos, añadió la idea de que Papá Noel procedía del Polo Norte. Pero fue Coca Cola en 1930 quien le asignó su característica vestimenta roja y su cinturón negro con la que le conocemos hoy en día.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios (1)

13 dic 2020 03:28 Matilde Cabello

Guaaaaoooooo