Cómo prevenir los mareos de los niños en viajes en coche

Por qué se marean los niños en coche y qué hacer para evitar los vómitos.

El sistema del equilibrio está lo suficientemente desarrollado a partir de los dos años de edad para que algunos niños sufran de mareos y vómitos en viajes en coche. 

Si estáis a punto de salir de vacaciones y buscas respuestas sobre cómo prevenir esta sensación de mareo y los vómitos de los niños durante el viaje, te explicamos cuáles son los síntomas más comunes de este malestar y qué puedes hacer para ayudar a tus hijos a sentirse mejor. 

El mareo por movimieno en la infancia

prevenir mareos y vómitos de los niños en el coche 

El inicio de las vacaciones siempre es una ilusión para todos. Las maletas dispuestas en el maletero (eso sí, cual juego de Tetris), los niños bien abrochados, algún snack para picar durante el trayecto, una tablet para ver películas o juegos para pasar el reto de forma divertida. Sin embargo, la alegría inicial cambia cuando, al girarte, ves que tu hijo se ha quedado pálido y no parece tener fuerzas ni para decir "estoy mareado".

Es momento de buscar un apeadero o salida para detenerse antes de que el niño o la niña vomite dentro del coche. Aunque en ocasiones esto es posible, lamentablemente en otras no hay tiempo suficiente y el desayuno acaba en la ropa, felpudo y sillón del coche. Esta es una escena bien conocida por muchos padres. 

¿Por qué se marean tanto algunos niños? El mareo está relacionado con el movimiento, y este a su vez, con el equilibrio. Para regularlo, nuestros oídos, ojos, articulaciones y músculos hacen un trabajo constante para determinar la posición que tenemos en un entorno determinado. Cuando esta información de los distintos sentidos no coincide, es cuando sentimos esa sensación tan desagradable de mareo, náuseas, sudores, etc. 

Lo que ocurre en el coche es que, muchas veces el niño está sentado mirando bien un cuento, el móvil y la tablet. En ese momento, los ojos envían la información al cerebro de que el cuerpo está detenido, pero el órgano de equilibrio del oído interno informa del movimiento del automóvil en movimiento. El cerebro está confundido comienzanlas náuseas. 

Este estado de malestar por movimiento suele comenzar a partir de los dos años. Los bebés rara vez lo sufren porque su sistema del equilibrio todavía no está desarrollado. Así, los niños entre las edades de 2 y 12 años tienen más probabilidades de sufrir mareos. 

Qué síntomas indican que el niño se está mareando en el coche

Aunque el síntoma más evidente de que el niño se está mareando son las arcadas, las náuseas y los vómitos, hay otros indicativos que te pueden poner sobre la pista de que tu hijo está a punto de vomitar en el coche: 

  • Bostezos repetidos
  • Salivación escesiva
  • Sudor frío en la frente
  • Dolor de cabeza 
  • Palidez en el rostro
  • Respiración agitada
  • Palpitaciones

Cómo prevenir los mareos y vómitos de tu hijo en el coche

Si tu hijo se sintió mareado e incluso ha vomitado en algún viaje, debes prepararte en el siguiente para evitar que sufra esta molestia, ¿cómo? 

- Si el viaje es largo y durará varias horas, puedes posponerlo hasta la noche para que haga la mayor parte del trayecto dormido. Si tu hijo duerme, la sensación de equilibrio se toma un descanso.

- Aunque quieras llegar al destino lo antes posible, es conveniente realizar paradas regulares para que los niños puedan tomar aire fresco.

- El estómago debe estar trabajando, pero no lleno. Para ello puedes preparar algún sándwich pequeño con contenido bajo en grasa. Pero sobre todo, puede ayudarle tomar trocitos de manzana ya que ayuda a disipar los químicos que provocan náuseas en el sistema digestivo.

- Distraerles es otra opción que puedes tener en cuenta. Poner su música favorita o un audiocuente puede distraer esa sensación de náuseas.

- Consulta con su pediatra la opción de darle algún medicamento para el mareo. 

- Pide al niño que mire hacia adelante por la ventana y nunca hacia el lateral o hacia una tablet o cuento en el interior del coche, así eliminamos ese desajuste del equilibrio.

- Abre las ventanillas y deja que entre aire fresco en el automóvil.

- Si se siente mal, aplica acupresión debajo de la muñeca en la parte interna del antebrazo.

- Ten a mano algo frío para poner en su frente y, por supuesto, una bolsita para vomitar y toallitas húmedas en caso de que nada funcione para evitar que el coche se manche, ya que será aun más desagradable viajar posteriormente con el olor del vómito. 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!