Consejos para controlar el consumo de chucherías de los niños

Consejos para que nuestros hijos sigan una alimentación saludable

¿Qué puedo hacer para conseguir que coman de manera sana y variada también en verano? Comer de forma equilibrada a cada edad y hacer el ejercicio conveniente constituyen una base estupenda para crecer de forma saludable, en verano cambiamos muchos hábitos y no es conveniente “bajar la guardia”.  Aunque a casi todos los niños les encantan las distintas chucherías y golosinas no podemos olvidar que aportan una gran cantidad de calorías, muchas grasas saturadas, colorantes, azúcar, sal, diversos aditivos… además generan cierta dependencia que en ocasiones es difícil de eliminar, por lo que es aconsejable tomarlas excepcionalmente y tratarlas como un alimento ocasional. De este modo evitaremos muchos problemas dentales, posibles casos de obesidad por las “calorías vacías”, acidez en el estómago y otras muchas situaciones no deseadas.

En algunas chucherías la composición indica que contienen alimentos nutritivos como la leche, pero esta viene acompañada de cantidades importantes de azúcar, grasas… que disminuyen el apetito para las comidas que el niño realmente necesita.

Cuando nuestros hijos e hijas “nos pidan chuches” podemos:

  1. Fijar alguna fecha señalada o momento especial para “comer chuches”,  
  2. Recordar que no es recomendable utilizarlas como premio.
  3. Realizar una buena higiene dental tras tomar golosinas, pues los azúcares que contienen aumentan mucho el riesgo de sufrir caries.
  4. Tener en cuenta que las chucherías en casa “a disposición de los niños” no es aconsejable.
  5.  Dar ejemplo no comiéndolas nosotros delante de ellos.

Comer sano y comer variado

Los especialistas en nutrición suelen coincidir en la importancia de comer cinco veces al día, siendo el desayuno la comida más importante para tener la energía que los niños necesitan:

  • La importancia del desayuno
  • El almuerzo, comida complementaria
  • La hora de la comida
  • La merienda, hábito alimenticio muy recomendable
  • La cena, un momento de encuentro

¿Qué ocurre si los niños no desayunan?

Importante: Desayunar de forma equilibrada también en verano

Los niños que no desayunan bien tienen mayores dificultades para concentrarse, suelen estar de peor humor y bastante decaídos. El cuerpo no ha recibido ningún  alimento desde la cena y se ponen en marcha señales de alerta que indican la necesidad de nutrirnos de manera adecuada. El buen desayuno desde la infancia debe establecerse como un hábito saludable, pero ¿cuál puede ser el “desayuno perfecto”?

Proponemos sus elementos:

Cereales. Aportan hidratos de carbono, vitaminas, minerales, y también fibra si son integrales
Lácteos
. Importantes por su contenido en calcio, vitaminas A, D, B  y proteínas.
Frutas. Fundamentales para el aporte de agua, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y fibra. 
Derivados cárnicos. 
 Fiambres poco grasos que aporten proteínas y energía.

Algunos consejos para una comida saludable en verano:

  1. Es interesante que los niños nos acompañen a hacer la compra para que conozcan los distintos alimentos, se familiaricen con ellos y aprendan cómo los seleccionamos, sepan cuándo los vamos a comer…

  2. Los niños pueden ser unos estupendos ayudantes en la cocina, se pueden motivar mucho sabiendo que todos podrán disfrutar después de aquella comida que han ayudado a preparar. Un delantal y un gorro serán los complementos perfectos para “nuestros cocineros más jóvenes”.

  3.  Fomentar la autonomía, dejándoles que pongan la mesa, se sirvan los platos...

  4.  Permitirles imaginar cómo presentar los platos haciendo caritas y dibujos con la propia comida.

  5.  Hacerles saber que los buenos alimentos les ayudan a crecer. “Si comen bien crecerán sanos”.  Reflexiones de este estilo les ayudarán a eliminar algunas barreras.

  6. Dar ejemplo. Los niños ven lo que comemos e incorporan como algo propio aquello que nosotros mismos aceptamos o rechazamos.

  7. No fomentar dramas a la hora de la comidas, actuar con serenidad, ciertas dosis de firmeza y con mucha paciencia.

  8. Dar tiempo para adaptarse a los cambios, a los nuevos alimentos, y educar el placer alimenticio. “La comida es para todos y todos también disfrutan de ella”

 Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!