El gato al que le gustaba la lluvia. Un libro para niños sobre los sentimientos

Libro para niños sobre el amor y el sentimiento de pérdida

El gato al que le gustaba la lluvia no es un libro común dentro de la literatura infantil, es un libro que habla de sentimientos profundos, de la pérdida, del amor hacia los animales, de los comportamientos que a veces nos parecen incomprensibles de los niños pero que siempre tienen una explicación... En definitiva, de la vida interior de un niño de 9 años.

Libro sobre el amor y el sentimiento de pérdida: El gato al que le gustaba la lluvia

El gato al que le gustaba la lluvia, libro para niños

Cuando la editorial Siruela me mandó este ejemplar del libro, que estaba consagrado como uno de los clásicos del género infantil, y vi que el escritor era Henning Mankell, uno de mis escritores favoritos del género de novela de suspense, no sabía lo que me esperaba.

Pensé que era algo contradictorio que un novelista de género policiaco escribiese cuentos para niños, así que imaginé que el libro sería sobre una misteriosa investigación con todos los ingredientes que suelen llevar las novelas de misterio infantiles: un grupo de amigos, un misterio por resolver, un sospechoso y un desenlace sorprendente; y, aunque si que existe un misterio por resolver, todo lo demás no aparece por ningún sitio.

El gato al que le gustaba la lluvia comienza con un regalo de cumpleaños; a Lukas, cuando cumple 9 años, le regalan un pequeño y monísimo gatito. El niño no puede estar más contento con su nueva mascota y, a partir de ese momento toda su vida gira en torno a él.

Sus sentimientos de amor y dependencia afloran al instante, y no entiende cómo podía haber estado antes sin aquel preciado tesoro. Sin embargo, un día el gato desaparece sin dejar rastro. A partir de ahí Lukas inicia una búsqueda incansable del gato por todos aquellos lugares que conoce, incluso se atreve a aventurarse en algunos sitios desconocidos por él.

El libro más que tratar de la aventura de la investigación, habla de sus sentimientos profundos. Lukas se hace mil preguntas sin respuesta, se enfada, llora, sufre, nada le importa más que encontrar el gato. Se trata de una novela intimista, donde el protagonismo se lo lleva los pensamientos y sensaciones del pobre y desamparado Lukas.

Durante toda la novela nuestro protagonista pasa por un sinfín de sentimientos de soledad, vacío, frustración, e intenta resolver esos conflictos internos con las herramientas que tiene un niño de 9 años.

Tengo que reconocer que el libro me ha gustado mucho porque era diferente al resto que he leído dentro del género juvenil, pero creo que no es un libro para todos los públicos. Aquel niño que espere encontrar una historia de aventuras con final feliz, mejor que no habrá ni la tapa.

Os advierto que el final no es el esperado, sino uno mucho más realista. Y, es que el libro de Mankell se caracteriza por ser desgarradoramente realista, algo que no todos los niños saben asumir.

Recomendado para niños que quieran ir más allá de una novela de misterio, y para amantes incondicionales de los gatos.

El gato al que le gustaba la lluvia

Datos prácticos

Novela sobre los sentimientos de amor y pérdida

Título: El gato al que le gustaba la lluvia

Autor: Henning Mankell

Editorial: Siruela

Páginas: 135

Tapa dura

Interior en blanco y negro con pocas ilustraciones

 

Patricia Fernández Pérez 
Periodista, blogera y madre

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!