3 historias de detectives para niños: ¿puedes resolver el misterio?

Juega a ser detective: encuentra las pistas para resolver el enigma

Para ser un buen detective, hay que ser muy observador y prestar mucha atención a las pistas que se presentan justo delante de tus narices. ¿Crees que tus hijos tienen una gran capacidad deductiva? Pon a prueba sus habilidades de lógica con estas historias de detectives para niños.

Te planteamos un juego, has de leer una pequeña historia que encierra un enigma. Deberás intentar resolver el misterio para convertirte en un pequeño detective.

Ver también: acertijos de lógica para niños

Juego de detectives para niños

Historias de detectives para niños: el preso que escapó

Érase una vez un hombre que se había fugado de varias prisiones, no importaba dónde lo encerraban, él siempre lograba escapar. Se había fugado de celdas comunes, de celdas individuales, de las que estaban en pisos altos y en sótanos. Nada parecía ser suficiente para él y ya le apodaban el Preso Houdini.

Un buen día, decidieron premiar su ingenio y le dijeron que, si lograba escaparse de su último encierro, no le perseguirían más. Así que decidieron encerrarle en una celda en la que no hubiera nada: ni una cama, ni un lavabo, ni una mesa. Tan solo había un suelo de tierra y una ventana tan alta, tan alta que jamás podría alcanzar. Le dieron dos días para escaparse, de lo contrario, le meterían en una celda de titanio sin ventanas, sin puerta y tan solo con una mirilla para pasarle la comida.

Peter, que así se llamaba el preso, se quedó pensativo mientras vio como los celadores se marchaban. Cuando regresaron dos días después, la celda estaba vacía y el cristal de la ventana roto. Peter se había escapado, y nunca más fue encerrado ¿cómo lo hizo?

Solución: no podía cavar un túnel a pesar de que el suelo era de tierra, solo tenía dos días y aquello le llevaría más tiempo. Por lo tanto, hizo todo lo contrario, junto tierra con las manos hasta crear una montaña. Esto le permitió trepar por ella y llegar hasta el ventanuco que estaba en aquel techo tan alto. Rompió la ventana y se escapó.

Resuelve el misterio: el caso del robo imposible

Carolcorrió a la policía para informar sobre un robo en su casa. Estaba muy alterada y nerviosa y no podía explicar bien lo que había ocurrido pero afirmaba que le había desaparecido un collar de mucho valor. Un agente de policía joven, el agente Smith el más joven de la promoción, pero muy avispado, la acompañó hasta su casa para comprobar lo que había ocurrido y tomarle declaración.

A llegar comprobó el desastre: la ropa estaba fuera de los armarios, libros, marcos y lámparas tirados por el suelo, los cojines de los sillones fuera de sitio, la cama deshecha. Todo era un caos, el agente Smith, comprobó que uno de los cristales de la ventana estaban rotos y había unas huellas de barro justo bajo la ventana. 

Tras analizar la escena, el agente Smith miró a Carol y le leyó sus derechos "queda usted detenida por intento de fraude y estafa". ¿Cómo averiguó el agente que había sido la mismísima Carol quien había fingido el robo?

Solución: los cristales de la ventana rota estaban fuera de la casa y bajo la ventana solo había unas huellas. Esto significa que el cristal se había roto desde el interior, y la única persona que podía haberlo hecho era la dueña de la casa, Carol. 

Resuelve el enigma: el misterio del anillo

Un barco japonés salió del puerto y se dirigió a mar abierto. El capitán fue a engrasar algunas partes del barco y se quitó el anillopara que no se dañara. Lo dejó en la mesa junto a su litera. Cuando regresó, el anillo ya no estaba. El capitán era un hombre muy sagaz y astuto, así que, se quedó un rato pensando y analizando lo sucedido y concluyó que tres miembros de la tripulación podían ser culpables. El capitán les reunió en su camarote y les preguntó qué habían estado haciendo durante los diez minutos que había estado fuera:

El cocinero dijo: "Estaba en la cocina preparando la cena de esta noche".

El ingeniero dijo: "Estaba trabajando en la sala de máquinas asegurándome de que todo funcionara sin problemas".

El marinero dijo: "Estaba en el mástil corrigiendo la bandera porque alguien la había puesto al revés por error".

Tan pronto como escuchó las explicaciones de cada uno, el capitán supo quién había cogido su anillo. ¿Cómo fue posible?

Solución: el culpable fue el marinero. Recapitulemos... el barco era japonés, por lo tanto, la bandera que ondeaba era también japonesa. Esa bandera es totalmente blanca con un círculo rojo en el medio, por lo tanto, si das la vuelta a la bandera, queda exactamente igual. El marinero estaba mintiendo, él tomó el anillo del capitán.

 

Ver respuesta Ocultar respuesta

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios (2)

21 jul 2021 03:12 La Tania ùwú

No puede ser respondí todas bien pero en la dos estába dudando y bueno escogi la respuesta incorrecta cuando tenía ya la correcta pero está bien me gustó ûwû

21 sep 2020 22:26 jessica soto román

Muy bueno, útil y acertado para los niños