Cambios en el flujo vaginal durante el embarazo

Cómo cambia el fluido vaginal a lo largo de la gestación

El embarazo supone una etapa de enormes cambios físicos para la mujer. Esta circunstancia puede conducir a que se sienta confusa y con dudas acerca de lo que está ocurriendo y se pregunte con frecuencia si es normal.

A pesar de que el crecimiento del útero es uno de los cambios más notorios y visibles, se producen otros muchos, como los cambios en el flujo vaginal durante el embarazo. Puede modificar su consistencia, grosor, abundancia y frecuencia a lo largo de la gestación sin que ello suponga algo preocupante para la mamá. 

Qué cambios se producen en el flujo vaginal en la gestación

Cambios en el flujo vaginal en el embarazo

Los cambios en el flujo vaginal son uno de los primeros síntomas de embarazo que además, se alargarán durante toda la gestación. En esta etapa, es normal que se produzca un aumento de leucorrea, que es el término médico con el que se conoce a este fluido.

El flujo vagina antes del embarazo es un líquido blanco o claro que, dependiendo de cada mujer, puede ser fino o más espeso. Sin embargo, la leucorrea suele volverse más abundante y espesa a las dos semanas tras la concepción, incluso antes de que te des cuenta de que no te ha venido el período, por lo que, si estás pendiente y buscas un embarazo, ésta puede ser una señal.

A medida que avanzan las semanas de embarazo, el fluido vaginal puede volverse más abundante, siendo incluso excesivo al final del embarazo. Por ello, muchas mujeres recurren al uso de salva-slip o una compresa fina para poder asumir ese exceso de flujo sin manchar la ropa interior. Eso sí, evita usar tampones en el embarazo.

Casi al final del embarazo, este flujo puede contener algunas vetas con sangre, si son trazas muy finas y eventuales, no has de preocuparte, pueden ser síntoma de que el parto se acerca. Sin embargo, ante la duda, consulta con tu obstetra.

Por qué aumenta el flujo vaginal en el embarazo

De nuevo, como otros muchos cambios que tienen lugar en el embarazo, como la aparición de acné, el aumento de los senos o la aparición de manchas en la piel, las responsables del aumento del flujo vaginal en la gestación son las hormonas.

Los cambios en los niveles hormonales hacen que la leucorrea se vuelva más espesa y abundante durante las semanas de embarazo, aunque también influye los cambios que se producen en el cuello del útero. Y es que, la pared vaginal y el cuello uterino se ablandan a lo largo del embarazo para ayudar a prevenir infecciones.

Además, ya en la recta final del embarazo, si el bebé está colocado boca abajo, la cabeza puede presionar contra el cuello del útero provocando un aumento del fluido vaginal. 

¿Qué se considera un flujo vaginal anormal en el embarazo?

El flujo vaginal suele ser de color blanquecino, lechoso y con un leve olor. Sin embargo, debes consultar con tu ginecólogo en caso de que: 

- El color sea verdoso o amarillento.

- Si el flujo desprende un color fuerte y desagradable.

- Si el aumento del flujo viene acompañado de escozor, hinchazón vulvar o irritación.

- Si se produce una secreción roja y abundante.

Todas estas anomalías pueden indicar la presencia de algún tipo de infección vaginal, algo que puede ser frecuente en el embarazo. Si se da la presencia de hongos, tu médico podría recomendarte un tratamiento tópico o farmacológico.

Leer más: hongos en el embarazo

También puede ser debido a una enfermedad de transmisión sexual, por lo tanto es importante que ante cualquier anomalía consultes con tu obstetra y acudas a todas tus citas médicas.

Para evitar una infección vaginal en el embarazo es recomendable que: 

- Uses ropa transpirable y suelta.

- Lleves ropa interior de algodón.

- Seques bien los genitales después de las duchas. 

- Añadas yogur y otros alimentos fermentados para promover las bacterias saludables.

Suscríbete al Club Conmishijos

Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!