12 diferencias entre el primer y segundo embarazo

¿Qué cambia del primer embarazo al segundo?

Más allá de los consejos de amigos y familiares, las clases de preparación al parto, los libros, vídeos y artículos, lo único que puede prepararte de verdad para el nacimiento de un hijo es... ¡el nacimiento de un hijo!

Si estás esperando un segundo bebé, es probable que que afrontes con menos miedos, inseguridades y dudas todo lo que ocurre semana tras semana. Esto no quiere decir que no sientas incertidumbres, pero el segundo embarazo no suele parecerse al primero. Dicen que la experiencia es un grado y, en este caso, también. En cualquier caso, hay sensaciones físicas y emocionales que son totalmente distintas con un segundo hijo. Estas son las principales diferencias entre el primer y segundo embarazo. 

¿En qué se diferencia el primer y segundo embarazo?

Diferencias entre el primer y segundo embarazo 

1. El segundo embarazo se notará antes

En algunas mujeres esto no sucede pero, en la mayoría, la barriguita de embarazada se nota mucho antes. Ten en cuenta que los músculos abdominales ya han vivido un primer embarazo y son menos firmes, por lo que ceden antes. Te sorprenderá ver que has de usar ropa de embarazada con más prontitud. 

2. Ya no demandas tanta información

Es posible que, con tu primer embarazo, te convirtieras en una especie de ratón de biblioteca y leyeras varios volúmenes relacionados con la gestación, así como vieras varias veces vídeos sobre el embarazo y el parto, leyeras en Internet un sinfín de artículos. Sin embargo, ahora que ya sabes cómo va evolucionando tu bebé y cómo cambia tu cuerpo, es posible que no estés tan pendiente de la información sobre la gestación. 

3. Los síntomas de embarazo pueden ser distintos

Si tiene un segundo embarazo, es posible que no tengas los mismos síntomas que con tu primer hijo. Es posible que, si no has tenido náuseas en el primero, estas aparezcan en el segundo o viceversa. No todos los síntomas se muestran de la misma manera en cada embarazo. 

4. Estarás más ocupada con tu primer hijo

En el primer embarazo pudiste dedicarte todo el tiempo a ti, para dormir, relajarte, caminar, leer... Sin embargo, esta segunda maternidad es diferente, tienes un niño que demanda atención y cuidados, por lo tanto, dispondrás de menos tiempo para pensar en ti y en este segundo embarazo. En cualquier caso, es importante que puedas descansar bien y no sufras de estrés, por lo que, si es necesario, pide ayuda en tu entorno. 

5. No prestas tanta atención a las molestias

Muchas mujeres también descubren que están menos preocupadas por la incomodidad y el dolor durante su segundo embarazo. No te preguntas cuáles son los síntomas porque ya puedes ver gran parte de tu embarazo anterior. Por eso, no es de extrañar que tu segundo embarazo sea más relajado y sientas menos ansiedad por los cambios que ocurren en tu cuerpo

6. El segundo embarazo pasa más rápido

¿No tuviste la sensación en el primer embarazo que las semanas pasaban muy lentas? Ahora todo va más rápido, esto suele deberse a que estás más ocupada con tuprimer hijo, pero también a que no tienes el embarazo en tus pensamientos todo el tiempo. 

7. No realizas las clases preparto

Mientras que en el primer embarazo, muchas mujeres acuden a las clases de preparación al parto, en el segundo, un alto porcentaje se lo saltan. Y es que, no solo tienes menos tiempo con tu primer hijo y tus tareas diarias, también conoces mejor todo el proceso del embarazo y el parto, por lo que sabes cómo realizar los pujos, cómo respirar en el embarazo o qué ocurre tras dar a luz. 

8. Ya no eres tan protagonista

Cuando estás esperando tu primer hijo, la gente mima y cuida como nunca. Es posible que hayas sido colmada de atenciones de tus familiares, amigos, conocidos y compañeros. Después del nacimiento, los visitantes se apiñaban en la sala de espera y formaban fila para veros a ambos. Con el segundo hijo: Emmm, ¿a dónde fueron todos?

9. No necesitas comprar tantas cosas

En el primer embarazo se suele comprar de todo, desde lo necesario hasta lo que se queda cogiendo polvo en una esquina y jamás se utiliza. Con el segundo, tienes muchas cosas ya, incluso la ropa, por lo tanto, no necesitas realizar ese despliegue por las tiendas maternales para buscar sillitas, babeross, biberones, sonajeros, etc.  

10. El parto es más rápido

Se sabe que el nacimiento de un segundo hijo lleva menos tiempo que el nacimiento de un primer hijo. Por supuesto, este no es el caso de todos los nacimientos, pero generalmente el primer hijo allana el camino para el segundo. Por lo tanto, no esperes mucho para acudir al hospital, las horas de parto en muchas ocasiones se reducen a la mitad.

11. Te sientes menos insegura 

Ahora sabes exactamente lo estás haciendo y cómo será todo cuando nazca tu bebé. Ya no serás una mamá primeriza totalmente impactada cuando tras el tercer día de nacimiento del bebé no has conseguido dormir más que unas horas; o sorprendida porque todo el mundo te había  hablado del parto pero nadie te había comentado sobre el dolor en la succión durante la lactancia cuando eres una novata.  En definitiva, afrontas tanto el embarazo como los primeros meses de tu bebé sin tantas sorpresas. 

12. Tu embarazo ya no es tema de conversación recurrente

Si en tu primer embarazo todos te preguntaban o llamaban constantemente para saber de ti, no te sorprendas de esta falta de curiosidad en el segundo embarazo. Ya no es una novedad, has sido mamá y esta función en tu vida, ya no es algo nuevo para los demás. 

 

Suscríbete al Club Conmishijos

Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!