Control del dolor abdominal durante el embarazo

El embarazo suele ir acompañado de una serie de molestias: náuseas, reflujo… y, a veces, también dolor abdominal. En la mayoría de los casos, las molestias no revisten gravedad ni para tu salud ni para la de tu bebé. Sin embargo, no hay que minimizarlas. Sigue los consejos de Anna Roy, matrona.

Dolor abdominal durante el embarazo

¿El dolor de vientre es preocupante?

Cuando esperas un hijo, pasas 9 meses concentrada en tu vientre y no es imposible que la tripa te cause algunos dolores.
De hecho, es frecuente sentir dolores abdominales durante el embarazo. Generalmente están causados por trastornos digestivos (reflujo, estreñimiento), por los ligamentos o por contracciones.
En la mayoría de los casos, los dolores abdominales no son graves y el motivo que los causa se despeja con una visita médica. Pero la gravedad de esos dolores no es algo que debas determinarla tú, ni las personas de tu entorno, ni tu profesor de yoga o de aquagym. Solo una matrona o un médico pueden hacerlo con conocimiento de causa.

La mejor medida de precaución es acudir al médico

Durante el embarazo están prohibidos el autodiagnóstico y la automedicación. Algunos síntomas que parecen anodinos pueden esconder complicaciones más graves, como una amenaza de aborto o de parto prematuro.
La regla de oro si sientes molestias en el vientre, aún a riesgo de pasar por enclenque o exagerada, es ir al médico, aunque no sea gran cosa. Durante el embarazo no hay que arriesgarse.
Si el dolor es moderado, no tienes por qué precipitarte y esperar durante horas en urgencias. Puedes acudir a tu médico de cabecera. Si no consigues cita, acude a la maternidad.
Pero si el dolor es muy intenso y además va acompañado de sangrado, no hay tiempo que perder: acude inmediatamente a las urgencias de la maternidad.

Frédérique Odasso
©Enfant.com

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!