Embarazo y diabetes

La diabetes gestacional en el embarazo

La diabetes gestacional en el embarazo es la que se desarrolla o se reconoce por primera vez durante el embarazo y es independiente de su severidad y del requerimiento de insulina. Se produce en el 90 por ciento de las embarazadas diabéticas y condiciona un alto riesgo obstétrico cuando no es diagnosticada o no es tratada adecuadamente, y está asociada a bebés macrosómícos, sufrimiento fetal y complicaciones metabólicas neonatales.

La diabetes gestacional y sus riesgos en el embarazo

Diabetes en el embarazo

La diabetes se manifiesta cuando los niveles de azúcar en sangre se elevan ante la ausencia de insulina o debido a un inadecuado trabajo de esta, ya que es la hormona encargada de metabolizar los azúcares hasta convertirlos en grasa o en energía para el organismo. La diabetes pregestacional es aquella cuyo diagnóstico precede al embarazo e incluye a las mujeres con diabetes mellitus tipo I y tipo II.

Mientras que en la diabetes pregestacional, al finalizar el embarazo habrá que reajustar la dosis de insulina o volver a los antidiabéticos orales, hasta conseguir de nuevo un buen control glucémico, la diabetes gestacional desaparece después del parto y no requiere seguimiento posterior.

Tener diabetes pregestacional o gestacional convierte al embarazo en una gestación de riesgo que requiere un control exhaustivo con el endocrino y el ginecólogo en estrecha colaboración. El factor más importante es el control de la glucosa antes y durante el embarazo. Cuando la mujer con diabetes recibe el tratamiento óptimo, la mortalidad perinatal es aproximadamente la misma que en la población en general. Sin embargo, cuando la mujer embarazada con diabetes no recibe un tratamiento adecuado, la mortalidad perinatal aumenta en más del doble. 

Tomar ácido fólico antes de la concepción y durante las primeras semanas del embarazo es aún más importante para las mujeres con diabetes, ya que los bebés de mujeres diabéticas tienen un mayor riesgo de defectos de nacimiento.  Consulta con tu ginecólogo la posibilidad de tomar acido fólico cuando comiences la búsqueda de la gestación.

Efectos de la diabetes gestacional sobre la madre

Las gestantes diabéticas son más vulnerables a infecciones urinarias o vaginales y tienen un mayor riesgo de hipertensión arterial y preeclampsia  que las mujeres sin diabetes.

El riesgo de que ocurran estos problemas puede disminuir si la mujer mantiene los niveles de glucosa en sangre dentro de los límites normales antes y mientras está embarazada. Por este motivo, es vital que la gestante diabetica reciba atención médica preconcepcional y así se preparare para el embarazo. Al planificar, controlar y recibir atención médica exhaustiva, la probabilidad de que una mujer con diabetes pregestacional tenga un bebé sano es bastante alta.

Consecuencias de la diabetes gestacional en el feto

Dado que la glucosa cruza la placenta, la hiperglucemia materna produce una hiperglucemia fetal. Y en respuesta se produce una hiperinsulinemia fetal dando origen a un desarrollo fetal excesivo. Puede también contribuir a una muerte fetal intrauterina, a un retraso en la maduración pulmonar del feto y a una hipoglucemia neonatal. 

La incidencia de malformaciones congénitas aumenta entre las mujeres con diabetes pregestacional. Se producen malformaciones importantes en los niños nacidos de mujeres con un muy pobre control de la glucemia durante el embarazo.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de anomalías fetales son la edad a la que la madre comenzó su diabetes y las lesiones microvasculares.

Ana Tejeda. Matrona 

Suscríbete al Club Conmishijos

Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!