7 proezas sorprendentes de los bebés

Sus reflejos les hacen realizar estos movimientos desde su nacimiento.

Agarrar, mamar, levantar la cabeza, esbozar unos pasos… Nada más nacer, tu bebé posee unos reflejos llamados arcaicos. El pediatra los valora en los primeros momentos de vida para comprobar que el sistema nervioso de tu bebé funciona bien y que gracias a ello puede entrar en contacto con su entorno. 

¿Qué son los reflejos arcaicos? 

Se trata de movimientos automáticos involuntarios que aparecen durante la vida fetal. Al nacer, el bebé no ha terminado la maduración de su sistema nervioso, especialmente del haz de nervios motores que parten del cerebro y que permiten el control de los movimientos. Los movimientos que realiza el recién nacido son en parte automatismos, reflejos innatos que le permiten adaptarse a su entorno. Esa maduración durará algo más de un año. 

El reflejo de presión palmar

¿Qué es?

Cuando el médico coloca el dedo en la palma de tu bebé, en primer lugar tiene que provocar el cierre de los dedos y luego un agarre tan fuerte que a veces se puede levantar al bebé con las dos manos. Y si ejerce una ligera presión en las plantas de los pies, los dedos gordos también se doblan. Este reflejo persiste hasta los 3 meses en la mano y hasta los 10 meses en el pie.

¿Qué demuestra este reflejo?

Es el reflejo más bonito. ¡Tu bebé apenas tiene unas horas de vida y ya no te suelta la mano! Eso ayuda a crear lazos entre los dos. En el futuro dará lugar a la prensión voluntaria.

La succión-deglución: el más glotón

¿Qué es?

El pediatra estimula con el dedo los labios del pequeño. De inmediato este mueve espontáneamente la boca y la lengua y empieza a mamar con fuerza. Ese gesto desencadena un movimiento de succión rítmico… ¡aunque el bebé no tenga hambre!

¿Qué demuestra este reflejo?

Que tu bebé puede alimentarse solo. Desde que nace, ese pequeño ser hambriento que te colocan sobre el vientre es capaz de mamar de tu pezón las primeras gotas de calostro, esa primera leche rica en elementos nutritivos… o de mamar ávidamente de la tetina de su primer biberón. 

Los puntos cardinales: el reflejo más fotogénico

¿Qué es?

Si le hacemos cosquillas en la comisura de labios o en las mejillas, el bebé gira la cabeza y hace un movimiento con la boca del lado de la zona estimulada.

¿Qué demuestra este reflejo?

Este reflejo es muy útil para girar suavemente la cabeza de tu bebé cuando quieres colocarlo correctamente en el pecho para que mame… ¡o para que presente su mejor perfil para la foto! Este reflejo perdura hasta los 4 meses.

El reflejo de Moro: el más defensivo

¿Qué es?

También llamado respuesta de sobresalto. Cuando el pediatra coge al recién nacido por las dos manos, lo levanta muy ligeramente de la mesa de examen médico y lo suelta de golpe, el bebé cae sobre el cojín abriendo los brazos en cruz. Abre las manos como para aferrarse y vuelve a cerrar los brazos sobre el pecho en un gesto de autoprotección. ¡Y llora! También se obtiene este reflejo tirando bruscamente de los pies o emitiendo un ruido repentino.

¿Qué demuestra este reflejo?

Que el bebé tiene sentido del equilibrio. El reflejo de Moro suele desaparecer a los 3 meses para transformarse en una reacción de sobresalto “adulta”.

El reflejo de marcha automática: el más fanfarrón

¿Qué es?

Si se sostiene al bebé de pie, inclinado hacia delante y sujeto por las axilas, el pequeño arranca a andar poniendo un pie delante de otro. Y cuando se coloca un objeto duro contra su pierna, levanta el pie como si quisiera superar el obstáculo. En los bebés nacidos a término, esta marcha automática tiene lugar sobre las plantas de los pies.

¿Qué demuestra este reflejo?

Es sin duda el reflejo de nacimiento más impresionante. Resulta increíble ver a tu hijo esbozar esos pasos cuando aún falta más de un año para que aprenda a caminar. Y, sin embargo, ¡así es!

Este reflejo suele desaparecer hacia las 6 semanas. Pero no te preocupes si no da esos primeros pasos en sus primeras horas de vida: la postura muy flexionada dentro del útero puede hacer que, durante algunos días, la extensión sea difícil y dolorosa para el recién nacido.

El reflejo de enderezamiento: el más tónico

¿Qué es?

Cuando el pediatra atrae hacia sí a tu bebé sujetándolo por los antebrazos y colocándole los talones en el suelo, comprueba la calidad del tono activo del recién nacido. Tanto su espalda como su cuello tienen que enderezarse. Entonces el bebé mantiene la cabeza levantada unos segundos.

¿Qué demuestra este reflejo?

De momento, nada. de hecho, esta aptitud desaparecerá enseguida. Pero tu bebé la recuperará hacia los 3 meses.

El reflejo de extensión cruzada: el más sensible a las cosquillas

¿Qué es?

El pediatra comprueba la existencia de este reflejo extendiendo una pierna del recién nacido y acariciándole suavemente el pie. Al sentir las cosquillas, tu pequeño, que ya es muy avispado, estirará la otra pierna como si intentara alejar ese estímulo.

¿Qué demuestra este reflejo?

Es simplemente un signo de buena salud. Pero eso no significa que en el futuro tu hijo vaya a ser muy sensible a las cosquillas o que vaya a ser capaz de alejar a las personas molestas de una patada.

Marie Auffret-Pericone con la colaboración de François Undreiner, pediatra de Estrasburgo.
© Enfant Magazine

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!