Los reflejos del bebé

¿Cuáles son los reflejos innatos de un bebé? Los bebés nacen con una serie de reflejos innatos, conocidos como reflejos primitivos que tú misma podrás comprobar. Son sus primeras respuestas prácticas para sus necesidades de alimentación, protección y, básicamente, de supervivencia.

Los bebés nacen con una serie de reflejos innatos, conocidos como reflejos primitivos que tú misma podrás comprobar. Son sus primeras respuestas prácticas para sus necesidades de alimentación, protección y, básicamente, de supervivencia.

Reflejo de succión
Un bebé tenderá a succionar cualquier objeto que se lleve a la boca, respondiendo a su necesidad de alimentarse.

Reflejo Perioral o de búsqueda
Tiene mucho que ver con el anterior; al tocar la mejilla del bebé, éste girará la cabeza hacia el lado de la mejilla en la que sienta el roce y abrirá la boca para tratar de succionarlo.

Reflejo de presión
Mediante este reflejo el bebé cierra la mano y presiona con fuerza cualquier objeto que ejerza presión contra ésta. Es tal la manera en que se agarra que, si son tus manos lo que sujeta, podrías levantarle de esta manera sin que para él supusiese casi esfuerzo.

El Reflejo de Babinski
Al tocar cualquier parte de la planta del pie de un bebé, desde el talón hasta los dedos, podrás observar cómo abre los dedos de éste y lo gira hacia dentro como si tratase de presionar algo. Este reflejo sirve al bebé para asegurarse mejor entre los brazos de su madre, al igual que el reflejo de presión con las manos.

Reflejo de Moro, o reacción de sobresalto
Si tu bebé escucha un ruido fuerte, percibe un olor fuerte o una luz intensa (como la de un flash de una cámara de fotos) extenderá los brazos hacia los lados y luego los replegará sobre su tronco.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!