Adiós al pañal paso a paso

Cuándo puede el bebé decir adiós al pañal

En el transcurso del segundo año de vida el niño adquiere grandes logros físicos, psíquicos e intelectuales que reflejan su progresiva madurez. El control de esfínteres es uno más. Pero, decir adiós al pañal paso a paso es una tarea que requiere paciencia. ¿Cómo saber si el niño está preparado para usar el orinal? y ¿qué pautas se pueden seguir para ayudarle?

Intentar que el niño deje el pañal cuando todavía no está preparado puede ser contraproducente. Nos tenemos que asegurar de que ha alcanzado cierta madurez física, psíquica e intelectual para no provocar en él ningún rechazo.

Requisitos previos para dejar el pañal

Adiós al pañal

¿Cómo decir adiós al pañal paso a paso? Hay señales que indican que el pequeño empieza a estar preparado para su nuevo aprendizaje. El niño percibe físicamente las sensaciones previas a la evacuación y las identifica, de forma que cambia la expresión de su cara, detiene su marcha o interrumpe su juego porque tiene ganas de hacer pis o caca. Mantiene cierta regularidad en sus deposiciones, conservando sus pañales secos al menos durante una hora y media, y cuando está manchado manifiesta desagrado y pide que le limpien. Psíquicamente, el niño muestra deseos de aumentar su autonomía, de imitar a sus padres o compañeros y permitir con facilidad que le sienten en el orinal. Intelectualmente, posee cierta madurez en la comprensión del lenguaje, ya que el niño entiende las instrucciones del adulto y puede responder a lo que éste le pide.

Cómo comenzar a decir adiós al pañal

Es aconsejable que el niño se habitúe a sentarse en el orinal de forma voluntaria, pero hay que cuidar ciertos aspectos:
· El ambiente: hay que procurar que el niño esté cómodamente sentado, con una temperatura agradable y siempre acompañado.
· El horario: hay que tratar de realizarlo todos los días a unas horas similares, procurando que coincida con el horario habitual de sus deposiciones o micciones, por ejemplo, después de las comidas. Y evitar variarlo caprichosamente, debiendo coincidir los horarios de la escuela (si el niño asiste) con los de casa.
· La duración: con 5 o 10 minutos será suficiente. Estar demasiado tiempo sentado en el orinal puede ser perjudicial.
· Estímulos: trucos o recursos para que el pequeño pueda permanecer sentado esos minutos de forma motivada, como, por ejemplo, dejarle un muñeco, contarle una historia... y acabar con un beso, un aplauso o un elogio. El resto del tiempo se le mantendrá con pañal, especialmente si se va a la calle o de visita.

Dejar el pañal paso a paso

Cuando se empieza a quitarle el pañal (por ejemplo, dos horas por la mañana, después de haber hecho su deposición), debe seguir sentándose en el orinal cada cierto tiempo, cuando se suponga que el niño pueda tener ganas. Paciencia. Será muy útil que su ropa sea fácil de quitar ¡por si hay prisa! Y en caso de no llegar a tiempo, tener una muda siempre a mano.

¡Llegó el momento de quitarse el pañal!

Ya puede ir al baño por iniciativa propia, aunque a veces haya que recordárselo. Conviene que sea el propio niño el que decida quitarse el pañal definitivamente. Se le debe mantener, de momento, en la siesta y por la noche.

No olvidemos que el control de esfínteres es un aprendizaje más. Ha de hacerse de forma natural, sin reproches si tardara algo más de lo previsto. Cada niño es diferente.

Virginia González. Psicóloga y profesora de Educación Infantil

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios (1)

13 jul 2017 03:11 Iri

Es muy importante asegurarse que el niño o niña siente cuándo necesita ir al baño. Sin embargo no comparto la idea de dejar el pañal por horas y mantenerlo por la noche, les confundimos. Los pañales push-up o bragapañal pueden ser muy útiles porque se parecen a la ropa interior. Creo que podemos preguntarle cuando lo dejan definitivamente, puede que incluso nos lo pidan!