Juega con tu bebé mientras lo cambias

El juego es fundamental para el desarrollo de tu bebé. ¡Aprovecha el momento del cambio!

¿Sabías que el desarrollo de tu bebé pasa por sus manos y sus dedos? A través de juegos muy sencillos y cancioncillas puedes no solo distraerlo, sino también estimularlo. Te damos algunas ideas para jugar mientras lo cambias.

Juegos con las manos y los dedos

Empieza con un clásico: el juego de los cinco lobitos: "Cinco lobitos tenía la loba...". Hazlo despacio, rotando los puños y las manos en el aire. Al terminar, esconde las manos detrás de la espalda.

A tu pequeño le encanta que asocies el gesto a la palabra. Su capacidad de atención y memorizaciób se amplía de forma natural a medida que crece. La repetición es fundamental: le da confianza y le estimula para adquirir otros conocimientos.

Juegos de manos... ¡para niños listos!

Para que poco a poco vaya tomando conciencia de sus manos, acaríciale suavemente las palmas y dobla y estira con cuidado cada dedo. Masajéale ligeramente las manos y los dedos o dale golpecitos en la yema.

Ofrécele materiales de tacto muy distinto para que los manipule. Si tu hijo es aún muy pequeño, empieza con un juguete para bebés, por ejemplo, una pelota o un sonajero. Más adelante, no habrá límites a la exploración de los sentidos: papel de seda arrugado, tejidos esponjosos, cuentas de madera en un lazo bien anudado, un cepillo suave o un juego de llaves frío, duro...

La familia de hormigas

"Primero aparece el papá hormiga. Luego viene la mamá hormiga y, detrás, muy pegaditas, aparecen sus hijitas hormiguitas". Recorre el brazo de tu hijo hasta el cuello con firmeza: es el papá hormiga. La mamá da pasos más suaves y las hormiguitas le hacen cosquillas y corren por su cabecita.

Este fue al mercado...

"Este fue al mercado, este compró un huevo, este lo frió, este le puso la sal y este pícaro gordo ¡se lo comió!". Mientras recitas la cancioncilla, ve cogiéndole y agitando el dedito correspondiente de su mano. Al llegar al dedo gordo, que es el pícaro glotón, haz ademán de llevarte su dedo a tu boca, como para comértelo. ¡Las carcajadas están aseguradas! Pero, además, de este modo el niño adquiere la conciencia de sus dedos y de la diferencia de su tamaño.

El tacto es fundamental

Desde la noche de los tiempos, las madres entrenan el lenguaje y la inteligencia de sus hijo sin saberlo, haciendo ejercicios con los dedos. Los científicos han descubierto que el desarrollo del lenguaje en los más pequeños no empieza realmente hasta que la motricidad final de los dedos alcanza un estadio de desarrollo suficiente. Los centros de control de la agilidad manual y los del lenguaje están insertados uno en otro en el cerebro.

El tacto también desempeña un papel importante en el desarrollo de la inteligencia. La prueba está en que los niños pequeños aprenden antes a llamar a un objeto por su nombre si lo pueden coger con la mano que si solo lo pueden "tocar con los ojos". Incluso nosotros, los adultos, experimentamos esa necesidad de (re)conocer un objeto agarrándolo.

© Enfant Magazine

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

  • Juego cucutras

    Beneficios para el bebé del juego del 'cucú-tras'

  • ¿Qué juegos divierten al bebé?

    ¿Qué juegos divierten al bebé?

  • Estimular al bebé con juegos de sorpresas

    Estimular al bebé con juegos de sorpresas

  • Es bueno que el bebé juegue solo

    Es bueno que el bebé juegue solo

  • ¿Por qué los bebés juegan con cualquier cosa?

    ¿Por qué los bebés juegan con cualquier cosa?

  • Aseo del bebé

    10 trucos para el aseo del bebé

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!