Trucos de madre: la seguridad de tu bebé

Te contamos 20 trucos de madres para garantizar la seguridad del bebé

¿Cómo garantizar su seguridad a la hora del baño o del paseo? ¿Cómo evitar que ponga sus manitas curiosas en peligro? Nuestras madres tienen trucos fáciles de aplicar para que vivas tranquila.

1. Baño seguro

“Para que mi hijo no se dé golpes con el grifo de la bañera, meto en él un manguito de natación de su hermano mayor. Así mi pececito puede chapotear con toda tranquilidad”.Ana.

2. Una etiqueta para el cochecito

“Para no equivocarme cuando recojo el cochecito aparcado junto a otros muchos en un lugar público (la guardería, el supermercado, etc.), le pongo una etiqueta para equipajes con mis datos. Es una solución sencilla y eficaz. Además, así es más fácil de localizar”. Carolina.

3. Cambio de posición de la manilla de la puerta

“Nuestra hija de 20 meses aprendió a colgarse de la manilla de la puerta que da al rellano. Eso le permitió abrirla ¡y precipitarse hacia la escalera! A su padre se le ocurrió una buena idea: desmontar la cerradura para colocar la manilla en posición vertical en lugar de horizontal. Contamos con varios años antes de que nuestra pequeña aventurera crezca lo suficiente como para repetir la hazaña”. Paula.

4. No más platos voladores

“A la hora de comer, los platos de mi bebé solían acabar en el suelo. Por eso pegué una tira de velcro en la bandeja de la trona y la otra en el plato. Ahora ya no se mueve de la mesa”. Valeria.

5. Baños seguros

“Cuando mi hija juega en su piscinita, no le quito los ojos de encima. Pero, para mayor seguridad y para evitar resbalones, he pegado unos adhesivos antideslizantes para la ducha en el fondo de la piscina. Así puede ponerse de pie sin caerse”. Elvira.

6. Herramientas protegidas

“Los padres también somos ingeniosos. Yo he protegido todos los destornilladores y otras herramientas puntiagudas colocándoles en la punta un tapón de corcho. Así puedo hacer bricolaje al lado de mis hijos tranquilamente”. Bruno.

7. Para no perderlos de vista

“Cuando voy a un lugar donde hay mucha gente, aunque esté muy atenta, siempre temo que mi hija se me escape y se aleje de mí. Por eso le compro un globo lleno de helio y se lo ato a la muñeca. Así, si fuera necesario, sería fácil localizarla”. Ana

8. Ya no se pilla los dedos con el baúl de los juguetes

“Para evitar que mi hija se pille los dedos con la tapa del baúl de los juguetes, he pegado en las dos esquinas del baúl unos tapones de corcho. Ahora sus deditos están a salvo”. Miriam.

9. Se acabaron las caídas

“Para poner fin a los resbalones y las caídas a causa de los suelos resbaladizos, dibujo motivos en la parte inferior de los calcetines y en los pies de los pijamas de mis hijos con pintura inflable en tubo. En las tiendas de manualidades las venden de todos los colores”. Sofía.

10. Cómo sellar las puertas

“A los niños pequeños les fascina abrir los cajones. Como los pestillos de seguridad para niños suelen ser caros y estropean los muebles, yo uso gomas grandes para sujetar las manillas de los armarios. Si el modelo no permite pasar una goma, compro colgadores autoadhesivos (son baratos y no dañan tanto los muebles) y los pego en el armario, uno en la puerta y el otro en el marco. Luego uno los dos colgadores con una goma grande. Así ya no hay peligro para sus deditos”. Nancy.

11. Redondear los ángulos de los libros

“¿Te has fijado? Solo los libros para los bebés más pequeños tienen las esquinas redondeadas. Mi hijo de 13 meses es un gran lector y siempre me desesperaba porque solo encontraba libros con los ángulos puntiagudos. Resolví el problema utilizando un sacabocados redondeador de ángulos que había comprado para hacer las tarjetas anunciando su nacimiento. Desde entonces, lo redondeo todo: libros pequeños, catálogos de juguetes, postales, fotos… Así estoy más tranquila”. Natalia.

12. De compras sin peligro

“Rafael aún es demasiado pequeño para sostenerse en el asiento del carrito del supermercado. Cuando no tengo más remedio que llevármelo a la compra, coloco en el asiento del carrito el reductor de asiento de la trona, que es de gomaespuma. Así mi hijo está cómodamente instalado y no se puede caer”. Myriam

13. Protegido de las plantas

“Por mucho que hagamos o digamos, mis hijos se sienten muy atraídos por las plantas verdes. Antes manoseaban la tierra, la tiraban al suelo y se la metían en la boca: había que buscar una solución. Entonces cubrí la superficie con guijarros grandes. Ahora, mis pequeños curiosos ya no pueden dedicarse a su pasatiempo favorito y, además, se conserva la humedad”. Gala.

14. Protección del parque

“La estructura de los parques con red es rígida y el equilibrio de los bebés es todavía muy inestable. Para evitar que mi pequeño se golpee con cualquiera de las cuatro barras, las he cubierto de gomaespuma que compré a un precio muy módico ”. Sandra

15. Etiquetas que no pican

“Las etiquetas cosidas al cuello de la ropa de mi pequeña Caroline le irritan la piel o le producen picor en la nuca. Y suelen ser difíciles de descoser de la ropa fina y delicada de un bebé. Yo lo que hago es pegar una tirita transparente o un trozo de esparadrapo en la etiqueta en cuestión. Y se acabaron los picores y los feos agujeritos en la ropa”. Isabel.

16. Un arnés para el carrito

“A Alba le cuesta quedarse tranquilamente sentada en el carrito del supermercado mientras hago la compra. Varias veces estuvo a punto de saltar por encima. Por eso compré un arnés de seguridad que generalmente se usa para las tronas: es fácil de instalar, no ocupa mucho espacio en el bolso y mi pequeña sabandija está segura”. Carla.

17. Un bebé muy vigilado

“Como tengo un cochecito orientado hacia delante, no veo bien a mi hijo cuando lo paseo. Por eso se me ocurrió poner un pequeño retrovisor de bicicleta en la barra el cochecito. Desde entonces puedo vigilarle todo el tiempo mientras lo paseo. También he añadido un timbre. Es ideal para circular por la ciudad”. María

18. Cochecito antirrobo

“A menudo quería dejar el cochecito a la entrada de una tienda, pero tenía miedo de que me lo robaran si lo aparcaba fuera. Entonces me compré un dispositivo antirrobo para bicicleta y, desde entonces, lo dejo siempre atado en el exterior. Así estoy más libre y tranquila”. Alba.

19. Para ver y que nos vean

“Vivo en el campo y a menudo paso tarde a buscar a mi hija de 3 meses a casa de su niñera. Para ver más, se me ocurrió colocar dos linternas de pinza en el chasis del cochecito, una delante y otra detrás. Desde entonces veo bien el camino y los coches pueden verme de lejos”. Cristina.

20. Una cochecito con bocina

“Basta que tengamos un poco de prisa para que la acera esté atestada de gente. Entonces es imposible abrirse paso con el cochecito. Para no estresarse de camino a la guardería, os recomiendo que pongáis un timbre de bicicleta en el “manillar” y lo hagáis sonar. El truco no falla: el peatón, entre sorprendido y divertido, siempre se aparta”.Diana.

© Enfant.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!