Precauciones con el carrito del bebé en la ciudad

Sigue estas medidas de seguridad al pasear por la ciudad con tu bebé.

El carrito es muy práctico, salvo por las aceras muy estrechas, los coches mal aparcados o los tubos de escape… esos innumerables obstáculos que reservan las grandes ciudades al binomio madre/carrito. Una consigna: ante todo, prudencia.

1. Una maniobra delicada: cruzar la calzada

  • Utiliza los pasos de peatones, por supuesto. Espera siempre a que el semáforo de los peatones esté verde: da ejemplo de prudencia a tu pequeño desde el principio.

  • La posición adecuada: el carrito debe estar en la acera, a tu lado, no lo bajes a la calzada mientras esperas a que el semáforo cambie.

  • Si no hay semáforo, tienes que dejarte ver y mirar si la vía está libre. No avances el carrito, eres tú la que tienes que avanzar mientras lo dejas en la acera, sujetándolo con una mano.

2. En la acera, lleva cuidado con las salidas de los garajes

  • Si la acera es bastante ancha, circula por en medio para tener una mayor visibilidad y para estar en el campo de visión del conductor.

  • ¿La acera es estrecha y ves una salida de garaje? Para comprobar que no está saliendo ningún vehículo, para el carrito y colócate un poco por delante. Si hay un coche, el conductor te verá (en cambio no puede ver el carrito, porque es demasiado bajo).

3. Hay un coche aparcado en la acera, ¿cómo pasar?

  • Coches mal aparcados, cubos de basura… por desgracia te topas con obstáculos muy a menudo. La única solución es pasar por la calzada para rodearlos.

  • Deja el carrito en la acera y, sosteniéndolo con una mano, baja para comprobar que tienes vía libre.

4. Pide ayuda con las escaleras

  • Sobre todo, no te lances a hacer acrobacias. La ventaja de la ciudad es que casi nunca estás sola.

  • Si nadie se ofrece de forma espontánea, pide ayuda a un transeúnte. Dile que levante el carrito agarrándolo a la altura de los pies del niño, para que se mantenga en posición horizontal. Tú sujeta las asas y baja con cuidado, de forma rítmica.

5. Si no hay acera

  • ¿Tienes que circular por la calzada? Colócate a la izquierda, de cara a los coches que vienen de frente. Así no te cogerán desprevenida. Y los conductores te verán enseguida y podrán aminorar la marcha.

  • Esta regla es válida cuando la carretera es relativamente estrecha. Si hay curvas, colócate en el lado exterior del giro.

© Enfant.com

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!