Cortar las uñas al bebé

Una actividad tan sencilla como cortar uñas puede volverse muy complicada si se trata de hacérselo a un bebé

Para cortarle las uñas a un bebé lamentablemente no hay una técnica infalible; será cuestión “solamente” de práctica, paciencia y emplear algún truco como los que te proponemos a continuación:

- Si tu bebé aún no ha nacido recuerda llevar unas manoplas o mono que los incluya entre la ropita que lleves para él al hospital: los recién nacidos no controlan bien sus movimientos y puede arañarse la cara.

- Quince días aproximadamente después de su nacimiento podría ser un buen momento para empezar a fijarnos si debemos cortárselas.

- Hay tijeras especiales para cortar las uñas a bebés: son pequeñas, como las tijeras de aseo, pero con la parte cortante más pequeña aún y de punta redonda.

- Si se trata de un niño inquieto puedes probar a esperar a que se duerma para cortárselas.

- Si se deja cortar las uñas con relativa facilidad, tanto mejor, pues se acostumbrará antes a este “ritual”. Puedes ayudarte de algún juguete para atraer su atención mientras lo haces.

- Procura siempre contar con ayuda: para una sola persona al principio puede ser una tarea estresante.
- Si el bebé se pone muy nervioso, llora y se resiste, no le fuerces: sólo conseguirás que haga aspavientos con más fuerza aún.

- Para evitar cortar demasiado, presiona ligeramente la yema de cada dedito y corta lo que sobresalga de uña.

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!

Cerrar