5 consejos para escoger bien la mochila portabebés

Es una forma muy cómoda de transportar a tu bebé. ¿Cómo debes elegirla?

Para salir de paseo con tu pequeño o para poder realizar desplazamientos habituales a pie, es esencial tener un portabebés. Además te permite mantener un contacto estrecho con tu hijo.

Consejo n.º 1: Pruébalo primero

A veces, las madres que deben recorrer un trayecto a pie, las que son aficionadas a pasear o las que tienen otros hijos mayores necesitan una mochila portabebés. Si no estás totalmente convencida prueba diferentes modelos antes de comprarla.

Una vez hecha la elección, entrénate en casa y, luego, realiza trayectos cortos. En cuanto a la higiene, tienes que lavar el portabebés de forma regular, y, para la seguridad del pequeño, comprobar las correas y su tensión. Por último, no olvides escoger los accesorios que puedas necesitar: algunas mochilas portabebés tienen babero integrado o una sujeción para el chupete.

Consejo n.º 2: el portabebés ventral para padres activos

El portabebés ventral es muy fácil de colocar y permite llevar al bebé cara a ti o en el sentido de la marcha, aunque esta segunda posición solo es aconsejable a partir de los 4 meses. Lo pueden utilizar los padres y las madres. Este tipo de mochila portabebés puede soportar un peso de 15 kilos.

Consejo n.º 3: la camiseta portabebés para un lapso de tiempo reducido

Este modo de transportar al bebé es muy práctico y sencillo. La parte interior de la camiseta está diseñada por delante como si fuera un pañuelo de porteo: solo tienes que meter dentro al bebé. Es muy práctica en los primeros tiempos. Te permitirá estar en contacto con la piel de tu bebé. Y el padre también podrá ponerse la camiseta y llevar al niño. Sin embargo, no podrás utilizarla durante mucho tiempo. Se recomienda solo para bebés que no superen los 5 kilos.

Consejo n.º 4: el pañuelo de porteo en verano y en invierno

Los pañuelos más flexibles suelen ser extensibles, pero te permiten envolver al niño de un modo más firme, porque la tela es más fina. Escoge el pañuelo en función de la estación: largo y abrigado en invierno y de punto ligero o más corto en verano. Si crees que no vas a dominar la técnica de los nudos, no te preocupes, existen muchos vídeos explicativos y talleres de aprendizaje. Otra opción es el sling, una especie de pañuelo anudado con unos pares de anillos. Independientemente del modelo que escojas, tu bebé se sentirá como en una hamaca.

Consejo n.º 5: el portabebés ergonómico y el Emeibaby para los aventureros

El portabebés ergonómico es especialmente práctico porque puedes colocártelo delante, sobre tu vientre, o a tu espalda. Es apto para niños que ya saben mantenerse sentados y permite transportarlos hasta que alcanzan los 20 kilos. El portabebés fisiológico, por su parte, es un intermedio entre el pañuelo y el portabebés clásico: se ajusta con correas y el bebé viaja en una bolsa de tela con un soporte que resulta agradable. Las correas de los hombros están rellenas por lo que son adecuadas para los paseos.

© Enfant.com

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

  • Cómo elegir la ropa adecuada para el bebé

    Cómo elegir la ropa adecuada para el bebé

  • Cómo elegir una niñera

  • Escoger una hamaca para el bebé

  • Escoger una cuna de viaje

  • Escoger el cambiador

  • Escoger el cochecito adecuado

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!