5 cuentos cortos para aprender a leer en la infancia

Mini cuentos para que los pequeños lectores practiquen la lectura

Leer es uno de los aprendizajes más importantes que hará tu hijo, es la base de todo conocimiento. Además, no tiene por qué ser difícil o aburrido, todo lo contrario, ha de ser algo mágico, apasionante, divertido y placentero.

Todo ello lo conseguirá con mucho refuerzo positivo y las lecturas adecuadas. Te invitamos a leer con tu hijo o con tu alumno estos cuentos pequeños para pequeños lectores. Son cuentos cortos para aprender a leer y no cansar a los niños mientras realizan la lectura.

Ver también: fábulas de animales para niños

Divertidos cuentos cortos para aprender a leer 

Cuentos cortos para aprender a leer

1. Mini cuento para aprender a leer: La liebre y la tortuga

Fábula con moraleja para niños: la liebre y la tortuga

Una liebre se estaba burlando de la tortuga un día por ser tan lenta_

- ¿Alguna vez has llegado a alguna parte andando tan lento?, preguntó con una risa burlona.

- Sí, respondió la Tortuga, y llego antes de lo que piensas. ¿Hacemos una carrera y lo probamos? 

A la liebre le divirtió la idea de correr una carrera con la tortuga, y así, con todos los animales del bosque de testigos, comenzó la carrera. 

La liebre echó a correr y pronto se perdió de vista, y para poner en ridículo a la tortuga y demostrar lo lenta que era, se tumbó en el campo para tomar una siesta hasta que la tortuga la alcanzara.

Mientras tanto, la tortuga siguió avanzando lenta pero sin descanso y, después de un tiempo, pasó por el lugar donde dormía la liebre. Pero la Liebre siguió durmiendo muy tranquilamente, y cuando por fin despertó, la tortuga estaba cerca de la meta. La liebre corrió lo más rápido que pudo, pero no pudo alcanzar a la tortuga a tiempo, que ganó la carrera.

Moralejano se debe uno burlar de los demás, ni presumir o ser vanidoso.

Ver también: más fábulas de Esopo

2. La cigarra y la hormiga: cuentos cortos para aprender a leer

Fábula de la cigarra y la hormiga

Un día de finales de otoño, una familia de hormigas trabajaba secando el grano que habían almacenado durante el verano, cuando una cigarra hambrienta, con el violín bajo el brazo, se acercó y suplicó humildemente a una de ellas que le diera un poco de comida. 

- ¡Qué!,  gritño la hormiga sorprendida, ¿no has guardado nada para el invierno?, ¿qué has estado haciendo todo el verano?

- No tuve tiempo de almacenar comida, se quejó la cigarra; Estaba tan ocupada tocando música en mi violín que casi sin darme cuenta, el verano se había ido.

La hormiga se encogió de hombros y respondió: 

- ¿Haciéndo música, no?, pues ahora, solo te queda... bailar.

Y dándole la espalda continuó con su trabajo.  

Versión larga del cuento: la cigarra y la hormiga

3. Cuento corto: La zorra y la cigüeña

fábula de esopo con animales

La zorra simempre había comentado que la cigüeña era muy boba y le gustaba reírse de ella ante los demás.

Un día la invitó a cenar a su casa y preparó una deliciosa comida. Cuando llegó la cigüeña y se sentó a la mesa, se dio cuenta de que la zorra había puesto toda la comida en platos muy grandes y planos, así que, no podía llevarse ni un solo bocado porque su largo y fino pico le impedía comer en estos recipientes.

La cigüeña no protesó, miró a la zorra, le agradeció la invitación y se fue. Y allí quedó la zorra, muerta de la risa.

Pocos días después, la cigüeña invitó a cenar a la zorra. La zorra aceptó pensando que era tan boba que no podría siquiera sentir rencor.

A la hora indicada, la zorra se presentó en la casa de la cigüeña y se sentó a la mesa para poder disfrutar de la comida. Pero, se dio cuenta de que todos los alimentos estaban servidos en tarros y vasijas de cuello muy largo, tanto que solo cabía el pico de una cigüeña, y no el hocico de una zorra.

La cigüeña comenzó a comer con apetito y, cuando hubo terminado, le dijo a la zorra que la miraba con disgusto: 

- ¿Ves? Es una comida tan sabrosa como la que tu preparaste.

Moraleja: no hagas nunca a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.

Ver también: fábulas cortas para aprender a leer

4. El bosque encantado: Cuentos pequeños para niños pequeños

El bosque encantado

Había una vez, un bosque bellísimo, con muchos árboles y flores que alegraban la vista a todos los niños que jugaban allí. Todo era paz y tranquilidad. Hasta que un día la tierra empezaba a temblar y en el bosque apareció un brujo muy malvado. No quería que nadie fuera felíz.

Por esto, cuando escuchó la risa de los niños y el canto de los pájaros, se enfureció de tal manera que rápidamente, tocó con su varita mágica al árbol, y este empezó a dejar caer sus hojas y a perder su color verde pino. Lo mismo hizo con las flores, el césped, los animales y los niños.

Después de hacer su gran y terrible maldad, se fue riendo, y mientras lo hacía repetía:

- ¡Nadie tendrá vida mientras yo viva!

Pasaron varios años y nadie se atrevió a pisar ese oscuro y espantoso lugar, hasta que una paloma llegó volando y cantando alegremente, pero se asombró muchísimo al ver ese bosque, que había sido hermoso se había convertido en un lugar horrible. 

- ¿Qué pasó aqui?... Todos perdieron su color y movimiento... Está muy tenebroso ¡Cómo si fuera de noche!... Tengo que hacer algo para que éste bosque vuelva a hacer el de antes.

Y despues de meditar un rato dijo:

- ¡Ya sé!

La paloma se posó en la rama seca de un árbol, que como por arte de magia, empezó a recobrar su color natural y a moverse muy lentamente. Después se apoyó en el lomo del conejo y empezaron a levantarse sus suaves orejas y, poco a poco, pudo notarse su brillante color gris claro.

Y así fue como a todos los habitantes del bosque les fue devolviendo la vida. Los chicos volvieron a jugar y a reir otra vez, ellos junto a los animalitos les dieron las gracias a la paloma, pues, fue por ella que volvieron a la vida. La palomita, estaba muy feliz y se fue cantando. ¡Y vino el viento y se llevó al brujo y al cuento!

FIN

5. Cuento corto para que los niños practiquen la lectura: La lechera

cuento La lechera

Había una vez una niña que iba con su cántaro de leche, bien puesto a la cabeza, de camino hacia la ciudad. En su paseo comenzó a imaginar el dinero que podría sacar al vender la leche y lo que haría con él. 

Así equipada, revolvía en su imaginación lo que sacaría de la leche y la manera de emplearlo.

- Compraré una docena de huevos, mis gallinas los incubarán, y cuando nazcan los doce pollitos, los cambiaré por un hermoso lechón. 

- Una vez criado, seguía imaginando, será un cerdo enorme. Entonces regresaré al mercado y lo cambiaré por una ternera que cuando crezca me dará mucha leche a diario que podré vender a cambio de un montón de dinero. 

Al pensar en todo lo que haría con un simple cántaro de leche, la niña comenzó a brincar de alegría.  Sin embargo, tropezó con una piedra del camino y el cántaro salió volando por los aires y se estrelló en el suelo en mil pedazos y derramando toda la leche. 

- ¡Adiós dinero! !Adiós vaca! ¡Adiós cerdito! ¡Adiós polluelos!, dijo la niña mirando con ojos tristes su fortuna por los suelos.

Moraleja: no hay que soñar con lo que no se tiene, sino vivir el presente.

FIN

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!