¿A qué sabe la luna? Libro con valores para los primeros lectores

Libros tiernos y con encanto para niños pequeños

¿A que sabe la luna? Es uno de esos libros muy populares, que debe formar parte de la biblioteca infantil de todo niño que haya soñado alguna vez con llegar a tocar la luna.

La editorial Kalandraka acertó de pleno cuando decidió publicar, en 1999, este libro para niños a partir de 5 años. Su autor e ilustrador, Michael Grejniec, ha tenido tanto éxito desde entonces, que ha sido traducido hasta al euskera. Lo cierto, es que este libro se ha convertido en uno de los clásicos de la literatura infantil, con una historia tan simple como bonita, que tiene como protagonista a la grande y redonda luna.

¿A qué sabe la luna? Un libro para niños sobre la cooperación y la diversidad

A qué sabe la luna, libro con valores

Los animales tenían un deseo común: averiguar a qué sabía la luna, pero ninguno pudo alcanzarla jamás. Hasta que, un buen día, la tortuga decidió subir a la montaña más alta para poder tocar la luna, pero, evidentemente, tampoco llegó. Así que le pidió al elefante que se subiera sobre ella, pero él tampoco llegó, así que le pidieron a la alta jirafa que se subiera encima del elefante… y, así sucesivamente, hasta que llega el animal más pequeño e insignificante de todos, el ratón. Ya no te contamos más para no desvelarte el precioso final el autor, que además hace un guiño divertido en la última página. 

Se trata de una historia de cooperación, donde podremos enseñar al niño que lo importante no es ser el mejor para poder alcanzar nuestra meta, sino que, a veces, es suficiente con que todos pongamos algo de nuestra parte.

También enseña el valor de la amistad, de la diversidad y del trabajo en equipo; pero, también, de la ilusión que produce un sueño compartido e, incluso, que la picaresca está en todas partes, incluida en la luna.

A pesar de que el niño pueda, o no, entender a fondo todas estas moralejas, lo cierto, es que es un libro que les encanta. Les gusta la estructura de repetición de las frases, de acumulación de animales, la simpleza de la historia contada con palabras sencillas, el humor de la luna que quiere jugar con los animales subiendo cada vez un poco más para que no la alcancen y, como no, las preciosas ilustraciones hechas con papel-couché, que producen la irremediable atracción a querer acariciar la luna en cada página del libro.

¿A qué sabe la luna? Invita a la reflexión sobre cómo, seamos como seamos, todos somos importantes. Incita al niño a pensar que los sueños siempre pueden conseguirse, aunque sean algunos tan difíciles como morder a la luna y que, con empeño, todo puede alcanzarse, por muy lejos que nos parezca.

En este libro hay tantas metáforas que, uno al cerrar la tapa, le entran ganas de quedarse mirando al infinito para recopilar toda la información que ha recibido sin apenas darse cuenta.

¡Esperemos que a los niños les cause las mismas inquietudes! Aunque, sino es así, no importa, la historia es tan divertida que no hay niño que se resista. Es perfecto para leer, y perfecto para contar.

Por cierto, de regalo viene un poster medidor para colgar en la habitación e ir marcando cómo nuestros hijos se hacen mayores.

A qué sabe la luna, libro para niños

Datos Prácticos

Título: ¿A qué sabe la luna?
Autor e ilustrador: Michael Grejniec
Editorial: Kalandraka
Edad: A partir de 5 años
Temática: Valores 
Tapa dura
Páginas: 36

Crítica y fotografías: Patricia Fernández (periodista, madre y blogger)

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!