Inducción al parto: beneficios y riesgos

Lo bueno y lo malo de la inducción al parto

Cuando la finalización del embarazo es necesaria por motivos de salud, existen varios métodos de inducción al parto. Si la mamá ya ha salido de cuentas, es decir, ha sobrepasado la fecha prevista para el parto, existen algunos consejos que pueden desencadenar el alumbramiento naturalmente. Hay situaciones concretas en las que el médico se ve obligado a recomendar la inducción al parto ya que ve beneficioso finalizar el embarazo para evitar poner en riesgo a la vida de la madre ni la de su bebé.

Motivos para la inducción al parto

Riesgos y beneficios de la inducción al parto

• Cuando el embarazo se ha prolongado 1 o 2 semanas más de la fecha probable de parto.

• Cuando se rompe la bolsa de liquido amniótico y el parto no comienza de manera espontánea en las 12 horas siguientes.

• Cuando hay riesgo de sufrimiento fetal dentro del útero (por una falta de aporte nutricional o una disminución de la cantidad del líquido amniótico).

• Cuando el crecimiento del bebé intraútero es insuficiente.

• Cuando la madre es diabética y se sospecha que el bebé sea demasiado grande o que la placenta esté deteriorada.

• Cuando la madre padezca hipertensión que no se puede controlar con medicación y amenace su bienestar o el de su bebé.

• Cuando el bebé padezca alguna enfermedad grave que precise de su nacimiento a corto plazo.

Los riesgos de la inducción al parto

Algunos de los riesgos son secundarios al tratamiento que se utiliza para producir las contracciones:

Uno de esos mecanismos es la rotura artificial de la bolsa de las aguas de la cual se puede derivar hemorragia, infección de las membranas o de la placenta o un prolapso del cordón (es decir, salida del cordón umbilical por la vagina delante de la cabeza del bebé) dando lugar a la realización de una cesárea urgente.

Otro mecanismo de inducción es con oxitocina, hormona que provoca las contracciones uterinas y a su vez la dilatación del cérvix, y aunque se administra de forma gradual empezando a dosis muy bajas, puede tener como complicación la estimulación excesiva del útero, es decir, que no se relaje el músculo uterino durante más de 2 minutos o provocando mas de 5 contracciones en 10 minutos.

También se pueden dar casos de rotura uterina, sobre todo en aquellas embarazadas con factores de riesgo como cesáreas anteriores, cicatrices recientes o mas de 5 hijos.

Por último puede ser que la inducción fracase pues a pesar de la administración de medicación el cuello uterino no se dilate y haya que finalizar realizando una cesárea.

Ana tejeda
Matrona

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!