8 consejos para relajarse durante el parto

Cómo conseguir tranquilizarte en el parto

El momento que has estado esperando durante 9 meses por fin ha llegado: las contracciones han empezado y cada vez son más intensas. Ahora es importante llevar a cabo las técnicas de respiración y relajación que has aprendido durante la Educación Maternal. Aunque pienses que no vas a ser capaz, es esto exactamente lo que puede ayudarte al máximo.

¡Es difícil relajarse por completo cuando estás teniendo un bebé! Sin embargo, estos consejos y técnicas te van a ayudar a relajarte durante el parto.:

Técnicas sencillas para relajarse durante el parto

técnicas para relajarse durante el parto

1. Estar bien informada

Es importante que la pareja entienda lo que va a pasar, estar familiarizado con el hospital, y estar al corriente de todas tus opciones. El primer paso es acudir a las clases de Educación Maternal que resuelven dudas y dan información sobre el proceso de parto. Leer libros, hablar con nuevas madres, y conocer los medicamentos que se ofrecen para mitigar el dolor durante el parto. Todo esto va a disminuir el miedo y preocupación ante lo desconocido.

Cuánta más información tengas a tu alcance, menos te sorprenderán los acontecimientos y, podrás saber qué ocurrirá en cada fase. El desconocimiento puede aumentar el nivel de ansiedad durante el parto.

2. Un toque personal durante el trabajo de parto

Un entorno relajante puede ayudarte a que estés más tranquila. Puedes llevarte una foto, un peluche o una manta de tu casa para darle un toque personal al paritorio. También podrías llevarte algo música que sea de tu gusto, aunque se recomienda que sea suave para que ayude a relajarte. Quizás unos calcetines para que no se queden los pies fríos, tu móvil para entretenerte si estás dilatando con lentitud... Cualquier cosa que pueda ayduarte a sentirte menos incómoda, será bien recibida.

3. Escoge a la persona adecuada para el parto

Tener a alguien a tu lado con quien estás totalmente cómoda es fundamental para estar tranquila. La mayoría de las veces, esto significa tu cónyuge o pareja. Pero una serie de futuras mamás elige a otra persona, como su madre o su hermana. Es fundamental que la persona que esté contigo contribuya a facilitarte las cosas y ayude con ligeros masajes en las lumbares, con palabras amables y una gran dosis de paciencia.

Otra opción es un apoyo adicional: una doula o un entrenador de parto, que suele ser una mujer que ha tenido más hijos y que te ofrece cuidados y te informa de la evolución del parto. Si esta es tu opción, debes acudir al hospital y preguntar si es posible que te acompañe junto a tu pareja, porque normalmente solo permiten la entrada de un acompañante durante el parto.

4. Elige la postura en la que estás más cómoda

Si la matrona lo aprueba y no tienes pensado ponerte la epidural, pasea si te apetece, que la posición vertical y activa no sólo ayuda a mantener tu mente fuera de la molestia, sino que puede ayudar a que tu bebé descienda por el canal vaginal. También puedes bailar con tu pareja, realizar estiramientos suaves con la pelota, o incluso ponerte en cuclillas. No es necesario pasar toda la dilatación en cama si no te han puesto la epidural, busca la postura en la que estés más cómoda y cámbiala cuántas veces necesites. 

De hecho, es recomendable no permanecer en la misma posición durante más de una hora y no tumbarse boca arriba.Intenta sentarte en una cama o una silla, acostarte de lado o balancearse sobre una pelota de ejercicios.

7 consejos para relajarse durante el parto

5. Prueba con agua

El agua tibia relaja los músculos tensos, cansados y alivia el malestarque producen las contracciones. El principal inconveniente es que la mayoría de clínicas y hospitales no ofrecen bañera especial para partos. De todas maneras una ducha o un baño corto al inicio del parto pude ayudarte.

6. Haz lo que necesites

No hay un método único para todas las mujeres, hay que saber lo que a ti te hace sentir mejor. Sí la técnica de respiración que has practicado, no parece estar funcionando, prueba con lo que necesites en ese momento (ponerte en una postura determinada, cerrar los ojos y meditar).  Siempre debes de tener en cuenta la aprobación de la matrona o el ginecólogo...

7. Masaje

El masaje libera endorfinas, sustancias químicas para sentirse bien. Un masaje en los pies o el cuello puede hacer maravillas para tener la mente fuera de las contracciones. Si te apetece un masaje, pídeselo a tu pareja, eso puede hacerle sentirse mas implicado en el parto. Puede recorrer la espalda con los dedos desde los hombros hasta las caderas o puede presionar el cóccix con la palma de la mano o con una pelota de tenis en cada contracción.

8. Respiraciones controladas

El uso de técnicas de respiración específicas en un ritmo concreto te ayudarán a mantenerte relajada y desviar tu atención del dolor durante el trabajo de parto.

Ana Tejeda. Matrona

Suscríbete al Club Conmishijos

Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!