Cómo influye el tamaño del bebé en el parto

Mi bebé es grande, ¿cómo afectará en el momento del nacimiento?

Cuando se acerca el parto, es posible que te preocupen temas como las complicaciones derivadas del parto o la incapacidad para parir. En ocasiones, las personas de tu entorno (familiares, amigos, compañeros de trabajo) aumentan tu nivel de preocupación con sus opiniones y predicciones sobre cómo será el parto. Sn embargo, las vivencias negativas o la desinformación de tus allegados, lejos de ayudarte a estar tranquila y confiada, pueden llevarte a creer que no serás capaz de dar a luz.

Algunas mamás se preguntan cómo influye el tamaño del bebé en el parto y se preguntan si dolerá más dar a luz a un bebé grande, si serán capaces de hacerlo o si habrán de practicarle en cada cesárea. Veremos cómo afecta la longitud y peso del bebé a la hora de dar a luz.

¿El tamaño del bebé en el parto puede ser un problema?

Bebe grande en el momento del parto

Recuerda que cada parto es diferente; las experiencias ajenas no se pueden generalizar. Si bien es cierto que un adecuado aumento de peso (de 9 a 13 Kg) contribuirá a que el parto se desarrolle sin complicaciones, éste no es el único aspecto a tener en cuenta a la hora de parir.

Cuestiones como la disposición de los huesos de la pelvis materna o la posición del bebé también adquieren gran importancia. En cualquier caso, no se puede predecir de antemano si el parto evolucionará con normalidad. 

La mayor parte de los bebés nacidos a término pesan entre 2,5 y 4,5 kilos. Este último dato puede resultarte alarmante porque ciertamente parece un bebé muy grande. Sin embargo, si tu bebé es largo y pesa más de la cuenta, no es algo que te sorprenderá en el mismo momento del parto. Durante los controles prenatales, tu médico irá estimando el crecimiento de tu bebé para garantizar que está teniendo un desarrollo normal. 

De esta forma, puede valorar unas consideraciones a tener en cuenta si es más pequeño de lo normal o si pesa demasiado para la edad gestacional, en cuyo caso, podría estar dándose un caso de diabetes en el embarazo. 

Tu médico también controlará el nivel de líquido amniótico presente, aunque todas estas consideraciones son aproximadas y, el peso real, no se sabrá hasta después del nacimiento. 

Mi bebé es grande, ¿por qué?

Si durante los controles de rutina, el médico estipula que es más grande de la media, puede ser debido a distintos factores: 

  • Los bebés varones pueden ser más grandes que las niñas.
  • Los padres son altos.
  • El embarazo ha pasado de la semana 40.
  • La madre ha sufrido diabetes gestacional.
  • La madre ha aumentado considerablemente de peso en el embarazo.
  • La madre tiene sobrepeso.

¿Cómo es dar a luz a un bebé grande?

La mayoría de los bebés grandes que pesan entre 3,5 y 4,5 kilos no tienen por qué tener un parto difícil si está controlado. Sin embargo, si el tamaño del bebé en el parto es más grande de la media, puede llevar más tiempo y se pueden dar ciertas complicaciones que lleven a culminar el parto con fórceps o ventosas, a realizar una cesárea o a que la madre sufra lesiones en la zona del perineo durante el parto. Puede ocurrir así mismo que se produzca una ditocia de hombros. La distocia de hombros ocurre en un parto vaginal cuando la cabeza del bebé ha salido, pero uno de los hombros queda atascado detrás del hueso pélvico de la madre. Los hombros del bebé deben soltarse rápidamente para que el cuerpo del bebé también pueda nacer y pueda comenzar a respirar.

Los bebés grandes pueden nacer mediante un parto vaginal normal, pero es mejor que la mamá dé a luz en un hospial donde pueda acceder a servicios médicos especializados, por si hubiera complicaciones.

En cuanto a sufrir o no mayor dolor si el bebé es grande, no hay forma de asegurarlo, cada parto es único e influyen cuestiones como la disposición de los huesos de la pelvis de la mamá, su umbral de dolor, la posición del bebé, etc.

¿Necesitará cuidados mi bebé si es grande?

Dado que muchos bebés grandes nacen de madres con diabetes, algunos bebés necesitarán ayuda para regular su azúcar en sangre después de nacer. Más adelante, el bebé puede tener más riesgo de tener obesidad infantil o sobrepeso.


Algunos bebés que nacen con mucho peso, necesitan ayuda para respirar tras el nacimiento, por lo que podría ser ingresado para recibir cuidados intensivos. 

También existe un mayor riesgo de ictericia (coloración amarillenta de la piel) entre los bebés grandes.

¿Cómo evitar tener un bebé grande?

En ocasiones no depende de lo que la mamá pueda o no hacer, pero cuidarse durante la gestación y mantener estas pautas puede ayudar: 

  • Llevar al día los controles prenatales para controlar una posible diabetes en caso de ser diagnosticada.
  • Llevar una dieta sana y equilibrada.
  • Mantener una evolución adecuada del peso. 
  • Evitar el alcohol y el tabaco. 
Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!