Molestias pélvicas y embarazo

Molestias pélvicas y embarazo

Durante el embarazo, la pelvis se dilata debido a la acción de la hormona relaxina, con el objetivo de facilitar el paso del bebé durante el parto.

Además, en las últimas semanas de la gestación, el bebé se encaja en la pelvis materna, de tal modo que puedes sentir presión y malestar a nivel pélvico.

Molestias pélvicas y embarazo

Recomendaciones:

-  Cuando experimentes dolor pélvico, cambia de posición. Permanecer mucho tiempo de pie o sentada puede agravarlo.

-  Realiza ejercicio regularmente (caminar, nadar…) y descansa cada vez que sientas la necesidad de hacerlo.

-  Evita hacer esfuerzos excesivos. En la recta final del embarazo, es conveniente adaptarse a un ritmo de vida tranquilo.

-  En las sesiones prácticas del programa de Educación Maternal, algunas matronas utilizan pelota inflable (swiss ball). Puedes adquirir una, pues permite adoptar posiciones confortables.

-  Si el dolor se intensifica, comunícaselo a tu médico. En ocasiones, el empleo de un cinturón para embarazadas puede aliviar la presión en la pelvis.

-  Asimismo, el tratamiento por parte de un fisioterapeuta puede contribuir a aliviar los síntomas.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!